Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Serbia y otros 40 países, en la ARC

El embajador del Estado balcánico en España visita el 'Nadja', el primer barco serbio que participa en la regata

Cóctel en el Club Náutico.

Cóctel en el Club Náutico. JOSÉ CARLOS GUERRA

¿Qué tiene que ver el exentrenador del Athletic Club, Málaga, Celta y Espanyol, entre otros equipos de fútbol, de hace tres décadas, Milorad Pavic, con la Atlantic Rally for Cruisers (ARC)? ¿Y un país como Serbia que carece de mar con esta regata en la que más de dos centenares de embarcaciones parten con el propósito de cruzar el océano Atlántico? La respuesta está en un nombre: Nadja. Este catamarán está capitaneado por el balcánico Nikola Pavic, hijo del técnico ya fallecido. Por primera vez en 30 años, una tripulación netamente serbia participará en la competición que mañana sale de la capital grancanaria con destino Santa Lucía. Serán más de 1.250 participantes de 41 nacionalidades diferentes que estos días preparan los últimos detalles antes de iniciar la aventura.

La participación de la primera marinería del país balcánico trae consigo expectación entre sus compatriotas. Tanto que parte del equipo está grabando un programa de televisión que se emitirá en un canal de caza y pesca e incluso el embajador de Serbia en España, Danko Prokic, se encuentra de visita por la Isla para estar junto al equipo antes de partir hacia el inmenso Atlántico. El diplomático, acompañado por el cónsul honorario en Las Palmas de Gran Canaria, José María Domínguez Silva, conoció ayer los entresijos de la embarcación. Prokic mostró su satisfacción por comprobar cómo el país está representado en la prueba. En su opinión, demuestra la importancia que el deporte tiene en el estado de la extinta Yugoslavia en una modalidad poco común en el país. Aunque precisó que, si bien no tienen aguas marítimas, "nos gusta el mar". Y puso como ejemplo los equipos de waterpolo, los deportistas de natación o que en el río Danubio se celebran algunas pruebas de vela.

Milan M. Colic, uno de los miembros de la tripulación y amigo personal del diplomático, se encargó de explicar las diferentes partes del Nadja. Colic es asimismo uno de los culpables de que Serbia esté representada en la ARC. "Hace 20 años dije en una entrevista dije que uno de mis sueños era atravesar el Atlántico", afirmó. Ahora, dos décadas después, ese sueño se hace realidad. Aunque para ello este grupo de amigos balcánicos ha tenido que prepararse concienzudamente. "Cuando me lo propuso Milan", comentó Pavic, "le dije que había que trabajar mucho para conseguirlo". Y desde entonces se han puesto manos a la obra para lograr financiación -llevan la marca de una empresa lechera-. "Hemos conseguido ser autosuficientes, podemos producir nuestra propia electricidad y también contamos con un desalinizador" de agua.

¿Y por qué hacerlo enrolado en la ARC? Pavic explicó que esta competición cuenta con una "muy buena organización". "Además, nos obligaba a hacer todo lo necesario para cruzar el Atlántico que si lo hacemos por nuestra cuenta nunca hubiésemos sido capaces, porque existe un control técnico muy estricto", añadió. En definitiva, "tenemos mayor seguridad porque además contamos con un GPS en el que van controlando nuestra posición".

Por delante, los ocho tripulantes tienen 21 días para cruzar el océano. "Si lo hacemos en menos de 17 será un éxito para nosotros", apuntó Pavic, que recalcó que para ellos "esto es una experiencia, no es una competición porque nuestro barco es un autobús" debido el excesivo peso que llevan. Esto además les impedirá arriar todas las velas el próximo domingo durante la salida si las condiciones meteorológicas, como se prevé, no son favorables. Y es que han cargado 750 kilos de comida. Asimismo, cuentan con equipo suficiente para ir capturando pescado con el que poder sobrevivir a la trigésima edición de la ARC, que este año registra un récord de participación con un total de 268 embarcaciones que, mañana a las 12.30 horas, se echarán a la mar.

Compartir el artículo

stats