Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sercanarias deja el saneamiento pero conserva otros contratos con Emalsa

La filial factura 2,2 millones al año por otros servicios como fontanería o el transporte de lodos

Sercanarias deja el saneamiento pero conserva otros contratos con Emalsa

Sercanarias deja el saneamiento pero conserva otros contratos con Emalsa

Sercanarias, la filial de los socios privados de Emalsa, renunciará al contrato de saneamiento de la red de alcantarillado, pero seguirá gestionando muchos otros servicios que le ha subcontratado la compañía mixta del agua de la capital grancanaria en los últimos siete años. La empresa facturó en 2013 a Emalsa un total de 7,10 millones de euros, de los que 4,86 millones corresponden al servicio de saneamiento, el contrato más cuantioso. La filial creada expresamente para subcontratar trabajos a Emalsa -el primer teniente de alcalde Javier Doreste llegó a afirmar en septiembre pasado que se había montado pasa "saquear" a la empresa mixta- perderá una cantidad sustanciosa, pero conservará un buen número de trabajos, cuyo importe supera los 2,2 millones de euros.

El gobierno tripartito espera que el próximo consejo de administración rescinda el contrato de saneamiento el próximo mes de diciembre, para evitar su prórroga. Los socios privados aseguraron en el último consejo de administración que Sercanarias no se presentará al próximo concurso de limpieza y mantenimiento de la red de saneamiento. El concejal de Aguas, Roberto Santana, confirmó que ello no afectará al resto de servicios que gestiona la filial de Saur y Valoriza, que tienen el control del 66% de Emalsa.

La fiscal de Delitos Económicos, Eva Ríos, llegó a contabilizar en 2013 hasta 19 servicios que Emalsa subcontrató con la filial, la mayoría de los cuales mantiene en la actualidad, entre ellos, el segundo más sustancioso que tiene que ver con el arreglo de las averías. Sólo los trabajos de jardinería, desbroce y limpieza de espacios libres han sido adjudicados a otra empresa, según fuentes cercanas a Emalsa.

Las irregularidades detectadas en el alquiler de la sede y las subcontrataciones con Sercanarias, incluido el polémico servicio de saneamiento, constituyeron los principales elementos que llevaron a la fiscal a pedir la imputación de quince ejecutivos de la Emalsa por un presunto delito societario y perjudicar los intereses de la empresa mixta. La denuncia está siendo investigada por el Juzgado de Instrucción número seis y la fiscal tiene previsto interrogar en breve al que fuera interventor de Emalsa, Rafael Bolívar, para que informe sobre los incumplimientos de la concesión.

La denuncia de la Fiscalía destaca, además del contrato de saneamiento, las irregularidades detectadas en otras ocho subcontrataciones en las que encuentra indicios de que causan perjuicio a Emalsa.

Entre ellos figura el contrato de transporte de lodos, que fue renovado el pasado año con los votos en contra de la representación municipal. Entre otras cosas, concluye que se podría haber conseguido un "mejor precio" para el servicio - que se encarga de trasladar los residuos sólidos que quedan tras la depuración- si se hubiera convocado un concurso público. Se pregunta también cómo es posible que si el objetivo del contrato consiste en los viajes al vertedero, a los que se les fija un precio, se añadan otros conceptos como "viajes extra" a Salto del Negro. El servicio de fontanería y reparación averías experimentó en cuatro años un desmesurado incremento de su facturación. Tanto es así, que pasó de 110.878 euros en 2009 a 1,55 millones en 2012, quince veces más en tres años. Este aumento lleva a la fiscal a preguntarse si es que "se está reparando lo ya reparado". "La inconcreción de los términos del contrato y la falta de control real de su ejecución apuntan de nuevo a una operación no beneficiosa para Emalsa", sostiene. En parecidos términos se pronuncia en torno al contrato de trabajos de corte y restitución del agua y destaca que "no hay informes técnicos" que acrediten la conveniencia de externalizar el servicio. Sercanarias llega a facturar a Emalsa hasta las "visitas fallidas", en los casos en los que acudía a realizar un servicio y no podía prestarlo.

Compartir el artículo

stats