Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Clases marinas al ritmo de Chopin

El velero escuela polaco recala en el puerto de La Luz para que sus 37 alumnos conozcan la Isla

Mástiles en el Santa Catalina.

Mástiles en el Santa Catalina. LP / SABRINA CEBALLOS

Con el casco pintado de blanco y rojo, como la bandera de Polonia, el velero Fryderyk Chopin, en homenaje al músico, surca los mares de medio mundo. En su interior, decenas de jóvenes descubren las culturas que se reparten por el planeta mientras reciben clases entre los 55 metros de eslora. Este barco partió el año en alta mar y realizó su primera parada de 2016 en el puerto de La Luz, adonde llegó el pasado sábado para atracar durante dos días. En la tarde de ayer puso rumbo para proseguirá un viaje hacia Cabo Verde y que tendrá como destino final el Caribe.

A bordo, un total de 44 tripulantes, de los que 37 son alumnos, todos ellos de nacionalidad polaca y con edades comprendidas entre los 16 y los 20 años. El objetivo de estas expediciones es que los chicos conozcan las tradiciones que se reparten por cada una de las paradas que realizan, además de aprender las labores de los marineros combinadas con otras materias como las matemáticas, la historia o la lengua.

En la Isla no han parado de hacer actividades. La consignataria Canarship les preparó una excursión el pasado domingo para conocer Gran Canaria en todo su esplendor. Con el buen tiempo que estos días predomina en el Archipiélago, los jóvenes descubrieron las dunas de Maspalomas, pueblos cumbreros como Ayacata o Tejeda, y acabaron recorriendo las calles del casco antiguo de la capital grancanaria, donde además aprovecharon para realizar compras en los comercios de Triana.

Este campus flotante ha visitado con anterioridad ciudades como La Línea de la Concepción, Málaga, Motril o Atenas, y países como Malta e Italia. Hasta llegar a Las Palmas de Gran Canaria, donde además ha tomado los víveres necesarios para afrontar los próximos días de navegación hasta la isla caboverdiana de Sao Vicente, donde la tripulación espera arribar dentro de diez días y continuar hasta Martinica, donde finaliza la instrucción.

El Fryderyk Chopin es un asiduo al puerto de La Luz. Este es el tercer año consecutivo que visita el recinto portuario y volverá a repetir durante este 2016 ya que el próximo 20 de noviembre está previsto que esté de nuevo por las aguas de la bahía capitalina. En esa ocasión, la compañía 3Oceans, encargada de los cursos, pondrá fin a uno de ellos y también dará comienzo al siguiente. Para ello, un máximo de 30 estudiantes tendrán que abonar los 2.654 euros que cuestan los dos meses que dura el periodo lectivo a bordo del Fryderyk Chopin.

El viaje, que se denomina Escuela Azul, llevará a los estudiantes a Cabo Verde, para continuar hacia el Caribe y finalmente la isla francesa de Martinica, donde finalizará el trayecto. Este trayecto es uno de los más demandados entre los que ofrece la empresa polaca, que también programa rutas por los mares del Norte y Báltico durante el verano

El bergantín está preparado con una decena de camarotes para los alumnos, así como dos salas donde se imparten las clases, una de ellas al aire libre y otra en el interior del buque. Asimismo, el velero, botado en 1992 en el puerto polaco de Gdansk, cuenta con dos mástiles de 37 y 38 metros de altura. Tiene un peso de 308 toneladas y está propulsado además por un motor de 527 cv gracias a un tanque con capacidad para 17 toneladas de combustible que permite una autonomía de 65 días.

Compartir el artículo

stats