Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los últimos coletazos de la Navidad Un regalo para consumir en un día

Directa desde Gando a gastar 6.000 euros

Encarna Fernández recibió en un bar de Almería la noticia de que había ganado el premio de la jornada de compras en los locales de Mesa y López

Directa desde Gando a gastar 6.000 euros

Directa desde Gando a gastar 6.000 euros

Encarna Fernández, vecina de Lomo Los Frailes y trabajadora en una correduría de seguros, acudió a finales del año pasado a la Clínica Dental Pío XII, en la capital grancanaria, para una limpieza bucodental, que se alargó más de lo previsto y a la que al pagar con las prisas, al parecer, rellenó un formulario para participar en el sorteo Gane 6.000 euros a gastar en un solo día, que organiza la Asociación de Empresarios de Mesa y López.

Encarna se encontraba desayunando en un bar de Almería, de donde procede su familia, el 30 de diciembre, día del sorteo, junto a su marido Jordi Mas y su hija Paula, de 14 meses, cuando le dieron la noticia. "Pensé que me estaban tomando el pelo por teléfono", cuenta. "No sabía ni que formaba parte de ese sorteo", añade Encarna, que reconoce que le sorprendió ser ganadora de un premio que ni sabía que existía y que lleva celebrándose más de 13 años. "No podíamos creerlo", explica su marido, Jordi.

Por suerte, la asociación esperó a la vuelta de la pareja para que pudiesen disfrutar de su día de compras. Así pues, el domingo aterrizaron en Gran Canaria Encarna, Jordi y la pequeña Paula para prepararse para gastar 6.000 euros en menos de 10 horas, con la única norma de no exceder los 600 euros por comercio. "No es fácil", asegura Jordi, que confiesa que siempre ha fantaseado con algo así, "como todos", añade. "Pero la verdad es que tienes que trazar una ruta, un plan", comenta Jordi, originario de Barcelona pero criado en Gran Canaria. "Si no lo gastas todo lo pierdes", explica.

De esta suerte, Encarna y Jordi dejaron ayer a Paula a cargo de su niñera en Lomo de los Frailes y arreglaron con sus respectivos trabajos para tener el día libre y poder embarcarse en una aventura "inesperada" para comenzar el año. La andanza comenzó en La Caixa en la calle Néstor de la Torre, donde se hizo entrega del cheque de 6.000 euros a Fernández y se le explicaron las normas de esta gymkhana de compras.

Muchos se preguntarán qué es lo primero que hace uno cuando le entregan un cheque con una cifra significante de dinero. Pues atender a los medios. Y así, Encarna, abrumada por las cámaras y los focos, atendió a los medios televisivos antes de poder siquiera abandonar la entidad bancaria. "No sé ni qué he dicho ante las cámaras", reveló más adelante. "Estaba muy nerviosa", confesó.

Cual estrella del cine, con la cartera llena, Encarna y Jordi se montaron en una limusina Mercedes que les acompañaría durante su peripecia comercial. "Primera parada la Clínica Dental Pío XII por favor", decide Encarna. El destino de los primeros 600 euros sería pagar un tratamiento dental para la afortunada en el mismo local donde le tocó el premio.

Tras el agradecimiento a la clínica, tocaba un recorrido de infarto para gastarse los 5.400 euros restantes. Otros 600 euros fueron a parar a una tienda de electrodomésticos, donde la pareja compró una secadora, para ahorrarse tender la ropa, "sobre todo la de la niña, que es muy pequeña", comentó Jordi. La historia de la secadora tiene su gracia. Jordi, cuando trazaba su estrategia de conquista de Mesa y López, llamó a varios establecimientos para adelantar parte de las compras, y la de la secadora iba a ser un punto de inflexión. Había que renegociar el precio, ya que la máquina costaba 750 euros. "Por teléfono, explicando lo del premio, el de la tienda aceptó dejármelo en 600", explica Jordi.

Con los 4.800 euros restantes en el bolsillo, la pareja puso rumbo a la juguetería Nikki, donde compraron todo tipo de caprichos para su pequeña. "Tenemos que aprovechar esta oportunidad por ella", comentó Fernández. Cocina, muñecas, bici, y demás juguetes para Paula. Aprovecharon también para adquirir regalos para los amigos que han sido padre recientemente. 480 euros en total se dejaron en la juguetería. No iban a mal ritmo, 1.680 euros en apenas tres paradas en menos de 40 minutos. A este paso, el premio daba la impresión de que iba a ser un visto y no visto.

Tras esta salida al estilo Fernando Alonso, la pareja decidió hacer una pausa para café a medio día en la cafetería Montecarlo, donde su amigo Alejandro invitó a la pareja y a los periodistas a las bebidas. Tras la parada en boxes, Jordi y Encarna pusieron rumbo a Intimissimi, para después pasar por Multiópticas en busca de gafas para ambos. Otros 600 euros fueron a parar a una agencia de viajes. "El destino está aún por decidir", explican, pero desvelan que les ronda en la cabeza la idea de hacer un crucero.

Y para retratar el viaje, hicieron escala en Duke Fotografía, donde se compraron una cámara para inmortalizar los primero años de su hija. De ahí, fueron a Carolina Boix, donde Encarna compró a gusto sus caprichos. La peluquería Antonia Crespo fue la última parada de la pareja antes de la hora de comer, donde adquirió vales para tratamientos de keratina.

El Pote, un restaurante de alta cocina española, fue el establecimiento escogido para reponer fuerzas, aún quedaban cinco horas de compras. "Esto cansa", aclara Fernández. Durante la comida aprovechan para trazar la hoja de ruta de la limusina. "Mercado central, Guess, La Madera, Rocasa y la joyería Valessi te parece bien", propone Jordi a su mujer. "Vale, vamos a ello", responde ella, que ya se sube a la limusina al más puro estilo Angelina Jolie. Al llegar las 19.05, la pareja ya había gastado los 6.000 euros y habían excedido la cuantía en 150 más, que pusieron ellos de su bolsillo. "Una experiencia bonita", comentó Encarna, "pero estresante y agotadora", añadió.

Compartir el artículo

stats