Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista a Gustavo del Castillo

"Queremos solucionar la fractura entre la náutica y el resto del club"

"En la náutica vamos a introducir mejoras a nivel organizativo y de comunicación con el socio", indica el candidato a comodoro del Real Club Náutico de Gran Canaria

Gustavo del Castillo, candidato a comodoro del Club Náutico.

Gustavo del Castillo, candidato a comodoro del Club Náutico. JOSÉ CARLOS GUERRA

¿Desde cuándo lleva inmerso en el club?

Desde que nací. Vine al club antes que a mi casa [Risas]. Mis padres, cuando salieron de la clínica, me trajeron al club antes que a mi casa; es una anécdota que cuentan siempre mis padres. De toda la vida, vamos.

Con su trayectoria deportiva y en el club, se sentirá preparado para ser comodoro.

Siempre es un reto. He vivido un montón de etapas en el club, y la última ha sido un poco convulsa en el tema de la náutica. El club lo conozco, así como al personal y creo que es muy mejorable la situación y cómo está funcionando ahora.

Se refiere a la etapa de Óscar Bergasa, ¿no?

Creo que desde el principio, aunque pusieron mucha voluntad, tuvieron muchos problemas con la náutica porque no dieron un papel importante al comodoro desde el principio. El primer comodoro estuvo tres meses y los siguientes no tuvieron continuidad. Y luego Bergasa es una persona que, aunque tiene buena fama como gestor y es un reconocido economista, en el tema de la náutica no tenía experiencia. Les faltó alguna persona que conociera de primera mano el asunto.

¿Qué cosas considera que hay que mejorar?

A nivel náutico muchísimas cosas. Ahora mismo hay cierto descontento por parte del socio, tanto del que es usuario de la náutica como del que no lo es. Se han llevado a cabo eventos que no han tenido la organización que debieran y eso también ha afectado a la parte del club que no es náutica. El objetivo es que todo esto vuelva a funcionar en un mismo sentido y dirección, porque los medios hoy en día son mucho mejores que los que había antes; el personal en tema de náutica es importantísimo, y queremos que no exista esa división entre lo náutico y lo no náutico.

¿Qué medidas tiene pensado adoptar para lograrlo?

Hasta que no entremos y veamos al detalle todos los números y demás no creo que deba hablar de medidas concretas. De lo que sí puedo hablar es de que intentaremos solucionar la fractura que hay entre la náutica y el resto del club, porque entiendo que la náutica, sin el apoyo del club, no hace nada por sí sola. Básicamente es poner a funcionar otra vez toda la maquinaria que conlleva la náutica, que ahora mismo está un poco en desorden.

¿Cómo valora la plancha de la candidatura de la que usted forma parte?

La verdad es que fue una de las cosas que me atrajo cuando me lo propuso Adolfo López. Él me dio total libertad a la hora de elegir el equipo náutico, es decir, el vicecomodoro y el vocal. La verdad es que he tenido suerte, porque cuento con Fernando Marrero, que ya fue vicecomodoro durante la época de Juan Marrero Portugués, y es una persona que ha navegado en muchas clases y ha vivido el club desde hace muchos años. Y, por otra parte, está Rosa Galindo, que va de vocal náutico; no tiene experiencia como regatista, pero ha vivido la parte de usuaria de la náutica, porque tiene hijos navegando. Me interesaba contar con varios puntos de vista, y creo que entre los tres tenemos una ventaja importante en ese sentido.

Al fin y al cabo la náutica es lo más importante del club, ¿no?

Los estatutos así lo dicen. Una de las actividades principales del club es el fomento y la práctica de los deportes de mar, si bien sabemos y somos conscientes de que si el club no funciona en las demás áreas, sobre todo en la económica, la náutica tampoco tendrá mucho desarrollo.

¿A qué niveles quiere introducir mejoras en la náutica?

Sobre todo a nivel organizativo, y de comunicación con el socio, que creo que es lo que ha faltado en los últimos años. Parece que la náutica ha ido por un lado y el resto del club ha ido por otro. La idea es que vuelva todo a funcionar y que el socio esté continuamente informado de todas las actividades náuticas que hay. Los padres se tienen que involucrar, y para eso hay que tenerlos informados en todo momento; hay que contar con ellos en primera persona, no solamente para pedirles ayuda económica cuando es necesario. Muchos padres de niños en categorías optimist, 420, piragua y demás nos han transmitido más o menos la misma idea: que hay falta de comunicación y organización. Yo creo que son cosas que no son muy difíciles de solucionar.

¿Considera que hay un buen nivel en las distintas categorías del club?

A nivel de regatas nacionales y demás, en categorías inferiores, el nivel no es malo, pero me gustaría volver a recuperar en muchas clases el sitio que teníamos antes, cuando éramos una referencia a nivel nacional e internacional.

¿Y eso cómo se puede lograr?

Reciclándose. Mi propuesta es ver qué modelos están funcionando en la Península o a nivel internacional y aplicarlos aquí. Está visto que los modelos empleados en los últimos años no están dando los resultados que históricamente hemos tenido y eso será por algo.

¿Para usted qué significa la figura del comodoro?

Teniendo en cuenta los estatutos es una figura importante. Es el encargado de la organización de todas las actividades náuticas de la Sociedad y de hacer que éstas sean compatibles al funcionamiento del club, es decir, no puede ir por un lado la náutica y por el otro el resto de áreas. A pesar de que es un club náutico, la náutica sobrevive gracias a que tenemos una masa social muy grande. No podemos estar de espaldas a eso, sino que hay que estar en continua comunicación y colaboración, pues estamos en el mismo barco.

¿Le gustaría que la ciudad se convirtiese en sede deportiva para que los deportistas acudan aquí a entrenarse?

Claro. Es una realidad y, en invierno, es una ventaja que tenemos respecto a otras comunidades autónomas y otros países, que en esos meses no pueden organizar competiciones como las que se organizan aquí. De todas maneras, tampoco podemos comprometer los presupuestos del club, ni comprometer la promoción de la vela a nivel de base por eso; hay que hacer números y buscar formas de financiación también, que últimamente se han perdido. Hay que conseguir que mantener el circuito de invierno aquí sea sostenible, no endeudarnos, ni que suponga una molestia al socio por falta de planificación y organización.

¿Qué le gustaría transmitir al socio para avalar que ustedes son la alternativa?

Con respecto al equipo, quizás somos, de las tres candidaturas, los que más miembros conocedores del club tenemos, personas que vivimos el club en el día a día. En el tema de la náutica yo también creo que llevamos un equipazo. Además, los miembros de la candidatura somos sobre todo gente joven con mucha preparación y ganas, mezclado con algo de veteranía que siempre es necesaria. Entendemos que al club le hace falta un impulso importante ahora mismo. En los últimos años ha habido muchas confrontaciones también, y la nuestra es una plancha ajena a esos bandos que había; somos neutrales y no tenemos problemas con nadie.

Compartir el artículo

stats