Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los empleados de Sercanarias exigen que Emalsa asuma el alcantarillado

Los 60 empleados amenazan con una huelga indefinida en caso de no recuperar el convenio colectivo que les congelaron hace cuatro años - Hidalgo espera decidir qué empresa se hará cargo del servicio antes de acabar el año

Los trabajadores de Sercanarias, ayer, durante la manifestación.

Los trabajadores de Sercanarias, ayer, durante la manifestación.

Los empleados de Sercanarias, la compañía de los socios privados de Emalsa, Saur y Sacyr, piden que la Empresa Mixta de Aguas de Las Palmas asuma directamente el alcantarillado de la ciudad. La plantilla al completo se volvió a concentrar ayer frente a las Oficinas Municipales para protestar por la gestión de la red de saneamiento de la que Sercanarias ya no se hará cargo cuando esta salga a concurso.

El comité de trabajadores, a través de su presidente, Luis Rodríguez, también reclamó a la Alcaldía que intervenga para recuperar los derechos perdidos del convenio colectivo que fue congelado hace cuatro años. La petición vino acompañada además de una huelga de un día que finaliza hoy a las siete de la mañana. Según Rodríguez, esta será la tónica durante las próximas semanas sin descartar una huelga indefinida en caso de no conseguir resultados.

"Hubo una negociación con la empresa y nos redujeron el salario con la promesa de que al pasar este periodo recuperaríamos todos nuestros derechos, pero ahora Sercanarias se respalda en que no va a seguir con el servicio porque así lo decidieron el Consistorio y Emalsa", explicó Rodríguez. Además de la bajada de sueldo, entre los derechos que han perdido los trabajadores están las ayudas para estudios de sus hijos, así como la posibilidad de pagar a plazos un anticipo de 600 euros de la nómina. "Ellos dicen que no nos van a devolver nada porque saben por escrito que no van a seguir con la prestación del servicio".

Según recordó el presidente del comité, desde finales del año pasado, el convenio colectivo de los empleados de Sercanarias está vencido "y se suponía que en marzo se sabría qué nueva empresa va a hacerse cargo de la gestión del alcantarillado, pero estamos ya en julio y aquí nadie sabe nada". De manera que, además de recuperar los antiguos derechos laborales, "al igual que pasó con Sagulpa", el comité espera salir pronto "de la incertidumbre" de no saber quién va a coger el servicio y cuáles van a ser las condiciones. "Somos víctimas de la politización del servicio, que además está funcionando fatal porque tiene la misma plantilla de 60 trabajadores desde hace una década, cuando la ciudad ha crecido, y los camiones están en muy mal estado. Por eso también pedimos que haya una mejora de la flota, ya que nos echan a nosotros la culpa de todo lo que sale mal".

Rodríguez aseveró que de todo ello tiene constancia el Gobierno local con cuyo alcalde, Augusto Hidalgo, y concejala responsable del área, Inmaculada Medina, se han reunido en numerosas ocasiones. "Ellos dicen que tenemos razón, pero que están en negociaciones con Emalsa. El Ayuntamiento dice que quiere más transparencia y nosotros consideramos que para ello tiene que ser la Empresa Mixta de Aguas la que se haga cargo del servicio".

Por su parte, el regidor municipal reiteró la postura del tripartito en el programa Hoy por Hoy El Drago de la Cadena Ser donde hizo hincapié en que el Consistorio no forma parte de la negociación al tratarse de una subcontrata de Emalsa. "A ellos les han recortado todo tipo de medidas sociales e incluso retributivas, según tengo entendido, durante la época de crisis cuando gobernaba el PP, el convenio caducó en 2012 y no hubo huelgas ni movilizaciones", señaló Hidalgo, quien aseguró que le preocupa la situación al tratarse de una compañía que presta un servicio público.

"Nosotros denunciamos su contrato antes del 31 de diciembre y, por lo tanto, podemos quitárselo en cualquier momento, pero todavía no hemos sacado un concurso nuevo porque estamos negociando con el sector privado y con socios privados todos los líos que nos dejó el gobierno anterior", arguyó el alcalde que, según añadió, confía en que "antes de que acabe el año esté la ruta marcada" y así tomar la decisión de quién llevará próximamente el saneamiento.

Unidos xGC también se manifestó ayer al respecto. Su portavoz, Ángeles Batista, comentó que Hidalgo tiene que mover ficha a favor de los trabajadores de la empresa Sercanarias porque fue él personalmente quién ha obligado a Emalsa a no renovar el contrato de mantenimiento". Desde el punto de vista de la concejala, el alcalde "ha dejado a los trabajadores en una situación de desamparo para poder negociar su convenio colectivo", por lo que "debe asumir su responsabilidad ya que la empresa sigue prestando el servicio a pesar de todo mientras ha perjudicado a los empleados".

Compartir el artículo

stats