Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fiestas La Isleta abre la celebración de su patrona

"El Carmen nos lleva al mar y al Puerto"

Antonio Morales da inicio a la recién declarada Fiesta de la Ciudad de Las Palmas de Gran Canaria

"El Carmen nos lleva al mar y al Puerto"

El presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales Méndez, fue el encargado de leer el pregón con el que comenzaron ayer las Fiestas del Carmen 2016 que, por primera vez, serán consideradas como Fiestas de la Ciudad de Las Palmas de Gran Canaria. En un abarrotado salón parroquial de la iglesia del Carmen de La Isleta, el dirigente insular hizo hincapié en el pasado y el presente del barrio capitalino, así como en la importancia que tiene la festividad de la patrona de los marinos para los grancanarios.

Antes de proceder a la lectura del pregón con el que se dan por comenzados oficialmente los fastos, el párroco Agustín Sánchez Pérez fue el primero en tomar la palabra. Tras su intervención, Morales inició su discurso en el que paseó por la historia de la celebración durante más de 20 minutos en un acto que también estuvo presidido por el alcalde capitalino, Augusto Hidalgo.

Para el presidente del Cabildo, las fiestas son una ocasión excepcional en la que se mezclan valores "culturales, religiosos, comunitarios, estéticos, etnográficos y emocionales". A su vez resaltó la festividad como un todo en el que no se puede excluir ni a la Virgen, ni a La Isleta, ni al mar: "El Carmen nos lleva al mar y al Puerto". "La fiesta es necesariamente alegría, una actitud ante la vida", expresó antes de añadir que es necesario que el pueblo capitalino abra "el alma para que se impregne de cambio y de esperanza" hacia lo que vendrá.

En un discurso plagado de alusiones a grandes figuras del entorno de La Isleta, como el periodista Vicente Llorca, la viajera inglesa Olivia Stone o los poetas Tomás Morales y Saulo Torón, Antonio Morales destacó en varias ocasiones el "honor" que supone para él pregonar estas fiestas, que considera "a la altura" del barrio y de la capital. También aseveró que la Virgen "no necesita ningún reconocimiento oficial" por parte del Ayuntamiento, en referencia a que la celebración del Carmen haya sido reconocida como Fiesta de la Ciudad, ya que se lo dan "los devotos".

"La Isleta es un corazón que late en nuestra capital y nuestra isla", explicó el político, que considera que todo ciudadano tiene "alguna deuda con este pueblo que construyó el mejor puerto del Atlántico Sur e inventó el cambullón para salir del aislamiento".

Este orgullo por el barrio de la península grancanaria se dejó ver en otros momentos del discurso: "La Isleta tiene futuro por su historia y su presente, y puede sentir orgullo de su paisaje y paisanaje", en referencia a su belleza natural y también a la idiosincracia de sus gentes.

Asimismo, valoró la trascendencia del barrio marinero como garante de la unidad de "culturas y sentimientos para alumbrar la tolerancia". Por sus calles, según Morales, han pasado "gentes del interior de la Isla, de las ocho Islas del Archipiélago y de múltiples lugares de todo el planeta". Y aludió a la apertura del barrio "al mundo", convirtiéndose en lo que él entiende como una "avanzadilla cultural y social". Y es que, tal y como manifestó durante las celebraciones, "La Isleta es un barrio con más colores aún de los muchos que diariamente exhibe", y sus calles son "todavía más públicas".

El presidente apeló a un sentimiento de devoción que llega en el mes de julio para "celebrar una promesa que se hereda de generación en generación" para honrar a "la Virgen del mar, de los marineros, de los portuarios y de La Isleta". Es, confirmó, "una llamada al corazón" que se experimenta desde que "uno aprende a caminar". Los jóvenes, según Morales, han de imitar las cuatro características de todo isletero: "solidaridad, rebeldía, sinceridad y canariedad".

Para terminar su alocución, hizo un llamamiento especial a la unidad, a celebrar juntos "esta fiesta grande", defendiendo las tradiciones y legándolas a las generaciones venideras. "Un pueblo que no conoce y valora su historia está condenado a repetir errores y disolverse sin personalidad", recalcó con gran emoción. "Les llamo a participar, a festejar, a expresarse, a compartir las emociones y los sentimientos más sinceros y auténticos", expresó. Tras estas palabras, dio paso al pasacalles con los papagüevos por el barrio capitalino, dando por iniciadas las Fiestas del Carmen 2016.

Compartir el artículo

stats