Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

De playa en la capital

"En Las Canteras no hay abogados ni arquitectos, somos todos iguales"

"Un extranjero en la playa de la Concha preguntó si yo era el de Las Canteras cuando me vio un día por allí", asegura Paco Lemes, exjugador de la Unión Deportiva Las Palmas

Paco Lemes disfruta cada día de Las Canteras con su familia.

Paco Lemes disfruta cada día de Las Canteras con su familia. YAIZA SOCORRO

¿Por qué elige Las Canteras?

Como aquí no se vive en ningún sitio, esto es el paraíso. Te lo digo yo que me gusta viajar y conozco casi todo el mundo. Encima en Las Canteras tenemos una barra donde la playa, cuando baja la marea, se hace una piscina natural con agua transparente. Hay días que incluso me cuesta ir al centro de la ciudad, lo tienes todo a mano aquí. Este es el sitio que todo el mundo desea para vivir bien, pues yo vivo bien desde hace muchos años gracias a Las Canteras. Cuando ya empecé en el fútbol, tuve una lesión de tobillo y vine a Las Canteras para curarme, y ya desde ese momento he venido cada día para disfrutarla. Hay un refrán que dice que en Las Canteras vale más un minuto que ninguno, y yo siempre he venido aunque sea un minuto a la playa para remojarme los pies o verla. A mí el alcalde me puede cobrar un impuesto por venir todos los días, si quiere.

¿Qué es lo que la playa puede mejorar?

Todo se puede mejorar. Ahora se ha dejado un poquito la limpieza de la playa y el tema de la arena, que se ha ido en la Playa Chica y el Charcón y han aparecido muchas piedras y la gente no puede pasear por esas zonas. Tienen que buscar la solución para llenar de arena aquella zona. También el tema de que las mesas de los restaurantes ya están al borde de la avenida y la gente no ve ni la playa. Hay accesos a los edificios que hasta la gente se te mete dentro de la entrada de tu casa y resulta que incomoda porque no ponen las sillas como debieran estar. La mayoría no tiene siquiera permiso para poner tantas sillas. Desde el Hotel Cristina hasta la playa Chica, la gente se tiene que salir de la orilla de la avenida para irse al centro porque todo está lleno de mesas.

¿Qué es lo más raro que ha visto en la playa?

He visto cosas rarísimas y de todo tipo, hasta a una señora que vino hace muchos años y se pasó cerca de 15 días bautizando a todo el mundo que se iba a bañar. Un amigo mío inglés me dijo: "Si cojo a toda la gente rara que conozco de Las Canteras, lleno la playa de un lado al otro". En Las Canteras somos todos iguales: no hay abogados, ni arquitectos, aquí está el ser humano y se quita la ropa y somos iguales. La educación de Las Palmas se basa en la playa de Las Canteras, y aquí solucionas el mundo, la política, el deporte. Todo el mundo es bueno aquí.

¿Me puede decir tres perfiles típicos de Las Canteras?

Está la zona de la Puntilla hasta el hotel Cristina, que son los vecinos de la zona de La Isleta, normalmente. Este es el sitio que, de por sí, más le gusta a la gente porque es una zona privilegiada en donde hay muchos restaurantes y la montaña tapa el viento. Ya desde el Hotel Cristina hasta la Playa Chica, viene una juventud del centro de la ciudad. En la playa Chica, viene la gente, digamos de la parte baja de Guanarteme. Y por la zona de la Cícer viene la gente de Guanarteme, y ahora la gente joven se está poniendo mucho por la comodidad y el Auditorio y el aparcamiento fácil, vienen muchas familias.

¿Cuál es su primer recuerdo de la playa?

Yo desde que era niño venía a la playa. Por aquella época, los guardias se ponían en la avenida y no nos permitían jugar a la pelota. Y desde que era chico, yo jugaba mucho al fútbol y destacaba, y recuerdo que siempre había varios guardias que venían y estábamos jugando todos los chiquillos y siempre me cogían a mí. Y me decían que era que llamaba más la atención por el negro mío, hasta que se hicieron mis amigos y ya no me decían nada.

¿Y alguna anécdota que recuerde con especial cariño?

Yo fui entrenador de los niños de la UD Las Palmas y los llevé un día a San Sebastián a jugar un torneo. Estábamos en la playa de la Concha jugando un partidito y los padres se quedaron en la avenida guardando la ropa. Vino un matrimonio extranjero y le preguntaron a los padres si eran familia de los que estaban jugando, y ellos dijeron que sí, y el extranjero le dijo si el señor calvo que estaba con ellos era el de la playa de Las Canteras. Es bonito de recordar porque un extranjero en San Sebastián se estaba preguntando si yo era el de Las Palmas.

Compartir el artículo

stats