Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Hoteleros y comerciantes rechazan el centro de metadona del Puerto

Empresarios y vecinos de Santa Catalina recogen firmas para pedir al alcalde que frene el dispensario - Temen por la seguridad de la zona

Fachada del futuro centro de metadona, en la calle 29 de abril

Fachada del futuro centro de metadona, en la calle 29 de abril

Los hoteleros de la capital grancanaria y el resto de empresarios de la zona de Santa Catalina acaban de sumarse al rechazo expresado por un grupo de vecinos y comerciantes a la instalación de un centro de metadona en la calle 29 de abril. Vecinos y empresarios de la zona han iniciado acciones para bloquear la apertura del centro, prevista para los próximos meses.

La primera acción de protesta se basa en una recogida de firmas promovida por la asociación de vecinos Istmo de Santa Catalina, que serán llevadas a partir del próximo 29 de agosto al alcalde Augusto Hidalgo y al concejal de Urbanismo, Javier Doreste, para que tomen cartas en el asunto e impidan la apertura del centro, que ha sido impulsado por la Asociación Calidad de Vida, cuya labor está subvencionada por el Gobierno canario.

En la plataforma Change.org se han recogido ya 239 firmas en siete días, aunque María Dolores León, presidenta de la asociación vecinal, aseguran que son muchísimos más las que se han obtenido en los hoteles y comercios. Orlando Bonilla, presidente de la Asociación de Hoteles y Establecimientos Extrahoteleros de Las Palmas de Gran Canaria (Ahelpa), mostró ayer su oposición frontal al centro, al considerar que, por las características de sus usuarios, es incompatible con una zona turística, a escasos metros de una decena de hoteles. En el mismo sentido se pronunció el presidente de la Asociación de Comerciantes Puerto-Canteras, Nicolás Ortega, quien consideró que los dispensarios de metadona deben localizarse junto a los centros de salud y en los barrios donde hay más población con problemas de adicción a las drogas, "sobre todo porque el servicio es más eficaz cuanto más cercano" de sus usuarios está.

A juicio de Bonilla, "un centro de metadona no ayuda a dar una imagen de seguridad a la zona, en la que demás se han hecho varias inversiones para mejorar su aspecto. Ya tenemos el Gánigo y el comedor social de las Hijas de la Caridad y la ciudad tiene que dar al turista una buena imagen". En el texto distribuido para recoger las firmas, los vecinos expresan su " profunda inquietud" y rechazo a un equipamiento de "esas características tan conflictivas". Destacan que el Ampa del colegio del Carmen ha manifestado su preocupación por el "impacto" que el trasiego de los usuarios del dispensario puede ocasionar en los niños. Vecinos y comerciantes reclaman además que "no se ponga en riesgo constante" su "seguridad, tranquilidad y buena convivencia" y recuerdan que ya "sufren los problemas derivados del comedor social. Los colectivos demandan que los centros de dotación de metadona se sitúen en los centros de salud o ambulatorios, "más acordes para tratar la enfermedad de sus usuarios, sin arriesgar la seguridad y convivencia" vecinal.

Compartir el artículo

stats