Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un zumbido con tarjetas rojas

El tripartito tumba la petición del PP y vecinos para parar la depuradora de Tamaraceite. Aprobada la tarifa del taxi, con la división del sector

"Antes de hablar, les tengo que presentar nuestra pesadilla", dijo Belén Palma. El zumbido duró apenas unos segundos -el tiempo que tuvo el servicio de orden para darse cuenta de que no era una interferencia del micrófono y mandarlo a parar-, pero fue suficiente para que los concejales comprobaran la "tortura", por utilizar la palabra que eligió la vecina en su intervención para definir lo que han pasado los residentes de Las Majadillas y Lomo Los Frailes, con el guineo sordo de la depuradora de Tamaraceite, que está investigando una juez tras la denuncia en la Fiscalía. Palma intervino, tras el debate de la moción defendida por el Partido Popular, en la que pedía la paralización de la planta hasta que se elimine la contaminación acústica, pero la negativa de los miembros del tripartito impidió que esta saliera adelante. La vecina recriminó al gobierno municipal haber recibido una planta a sabiendas de que tenía múltiples deficiencias, entre ellas las del ruido del que, aseguró, ya tenía constancia el Ayuntamiento, desde el 13 de abril, fecha en la que puso la primera reclamación. Insomnio, irritabilidad, estrés y problemas acústicos son algunos de los trastornos que han sufrido, se quejó la afectada, que recriminó al gobierno haber "lanzado un bono social deportivo para cuidar la salud de la gente, mientras nos quitan la nuestra".

Después le llegó el turno a las nuevas tarifas del taxi, que han sido aprobadas con un simulacro de estudio económico hecho de prisa y corriendo, según denunciaron los partidos de la oposición y con una treintena de taxistas virados de espaldas y esgrimiendo la tarjeta roja. Eran miembros de cinco asociaciones de autónomos, que mostraron de esta manera su desacuerdo con la nueva tarifa,y acusaron al edil de Movilidad, José Eduardo Ramírez, de no consensuarlas con el sector . Criticaron que se encarezcan las carreras de menos de un kilómetro , ya que los viajes más largos se quedan igual o se reducen en céntimos. Mientras los críticos mostraban sus tarjetas rojas, Francisco Reyes, el presidente de la ATAT, la asociación mayoritaria de titulares de licencias, expresó su apoyo al cambio tarifario y exigió más medidas contra el intrusismo. La oposición pidió, sin éxito, a Ramírez que dejara las tarifas sobre la mesa.

Compartir el artículo

stats