Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ratones en Triana

Vecinos y empresarios de la calle Munguía soportan desde hace más de un año los malos olores y los roedores que vienen de un solar

Primero fueron los malos olores y ahora las ratas. Y todo ello desde hace más de un año. Esta es la situación en la que viven los vecinos y empresarios de las calles Munguía y Francisco Gourié, en pleno corazón de Triana, a causa de la basura que se acumula en un solar situado frente al número 3 de la calle Munguía, ocupado por una pareja sin techo y un perro.

La queja vecinal saltó a la luz pública en julio de 2015, aunque el problema viene de más atrás. De momento no han obtenido respuesta a sus quejas. Al mar olor que venían soportando se han sumado ahora los ratones, que salen del solar y campan a sus anchas en cuanto cae la noche y la zona queda desierta.

El diseñador de moda José García acaba de alquilar un piso frente al solar y teme que tendrá que marcharse, porque no es una buena imagen para la clientela que se asome por los ventanales de madera y vea un terreno lleno de basura, muebles viejos y otros objetos, de donde sale un olor nauseabundo. "Es un foco insalubre y de infección; si se prende algo en la esquina, Triana sale ardiendo, aquí hay mucha casa de madera, está el cableado eléctrico suelto", argumenta.

Los ratones también han sido vistos por José, empleado de la frutería Chira, ya que el establecimiento abre muy pronto. "Hay clientes que nos han dicho que no vienen por el tufo que siempre hay en la calle, principalmente cuando hace calor", asegura, mientras confiesa que los animales no se han colado en el local porque han extremado las precauciones.

El negocio, abierto hace nueve años, lleva soportando no solo los olores que provienen del solar -cerrado con una tapia por la que saltan los sin techo- sino la escandalera que, de vez en cuando, ocasionan los indigentes que pululan por la zona pidiendo a coches y transeúntes, y que han tomado el recodo de plaza que queda en la trasera de la antigua churrería La Madrileña y que da a Francisco Gourié como punto de encuentro.

Tanto es así que los vecinos conocen la plaza como la de "los mendigos" pese a que la calle es uno de los límites de naciente a poniente, junto con Primero de Mayo, del barrio de Triana, declarado Bien de Interés Cultural en su categoría por su conjunto arquitectónico.

Algunos de los sin techo duermen también a las puertas de la inmobiliaria que está junto a la frutería y en la misma calle Francisco Gourié. Y, por el día, cuelgan todos sus enseres en la valla metálica de uno de los aparcamientos que hay en la vía. La panorámica es perceptible por cualquiera que pase por la zona y los turistas, muchos de los cuales atraviesan por el callejón cuando descienden de los tuc-tuc o de las guaguas.

Los empleados de la pizzería Pendolino también se quejan de los malos olores y de los ratones que salen del solar contiguo a otro que está cerrado. Pero con una gran puerta de metal, en cuanto ellos comienzan a recoger el negocio.

Se da la circunstancia que el Plan de Protección Especial Triana-Vegueta contempla el uso residencial sobre la plazoleta donde se acomodan a diario los sin techo -antes tenía el de espacio libre-, y la trasera del edificio de la Madrileña y de los solares contiguos. El edificio que se construyera podría tener ocho plantas.

También se prevé la construcción de un aparcamiento, justo al lado, sobre el terreno que hoy está ocupado por párquines al aire libre, algunos de los cuales son de titularidad municipal, en la misma calle Francisco Gourié.

El Ayuntamiento confirmó ayer que Urbanismo ha abierto un expediente a los dueños del solar. De momento se ha logrado localizar a uno de los herederos del mismo, que pagaba el IBI, al que se le ha notificado que tiene la obligación de limpiar el hueco. La notificación también ha sido publicada en el Boletín Oficial de Las Palmas para que el resto de los propietarios sean conscientes del problema y de su deber como ciudadanos.

Si no responden, el Ayuntamiento pasará al siguiente paso establecido por ley para de este tipo de procesos, en los que solicitará la ejecución subsidiaria a través de la vía judicial. Pero mientras tanto, los vecinos tendrán que esperar.

Desde la Concejalía de Cohesión Social indicaron, por su parte, que los Servicios de Intervención de calle son conscientes de que por la zona purulan indigentes pero no conocen en concreto a las personas que habitan, puesto que el solar está tapiado. Afirman que salvo que las personas solicitaran ayuda, ellos no pueden intervenir pese al asesoramiento y ayuda que desde el servicio de calle se ofrece a los sin techo.

Compartir el artículo

stats