Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vecinos de Ciudad Jardín temen que la peatonalización elimine accesos

Los residentes aplauden la eliminación del tráfico pero quieren participar en el diseño

Casas de la colonia ICOT, en el barrio de Ciudad Jardín.

Casas de la colonia ICOT, en el barrio de Ciudad Jardín.

Los vecinos de Ciudad Jardín se muestran conformes con la peatonalización del barrio que proyecta el Ayuntamiento de la capital grancanaria, pero temen que dicha actuación, que forma parte del Plan Especial de Protección de la zona, acabe con los accesos del barrio y genere problemas al cerca de un centenar de chalés que carecen de garaje. Tanto Mario Hernández Sanginés como Isabel Torón, máximos dirigentes de la asociación de vecinos Defensa de Ciudad Jardín, expresaron su confianza en que el concejal de Urbanismo, Javier Doreste, y el de Movilidad, José Eduardo Ramírez, tengan en cuenta las opiniones de los vecinos a la hora de realizar el estudio de movilidad que fijará qué calles del barrio se van a peatonalizar.

Torón, que estos dos últimos días ha recibido múltiples llamadas de vecinos preocupados por las consecuencias de la eliminación del tráfico en el barrio, explicó ayer que la asociación ha solicitado una reunión con Doreste y Ramírez para hablar del asunto, del que ya habían sido informados.

"Estamos de acuerdo con todo lo que sea mejorar la calidad de vida. Nos parece perfecto peatonalizar algunas calles, pero hay que planificarlo muy bien" para que la eliminación del tráfico no afecte a los accesos al barrio o provoque que algunos residentes se queden sin sitio para aparcar sus coches, sostuvo Hernández Sanginés, que consideró que se debería mantener la circulación en calles como Maestro Valle, porque es una importante vía de acceso a la zona y es "fundamental" para las clínicas que hay en ella. Sanginés no ve problemas, por ejemplo, en que se elimine el tráfico en calles como Camilo Saint Saëns, pero cree que hay que hay tener cuidado con otras que son estrechas, porque "no se puede bloquear el acceso a las casas. Hay que tener en cuenta también que hay muchas casas, alrededor de 90, que no tienen garaje aunque sean chalés. En su inmensa mayoría son casas racionalistas. La peatonalización es positiva, porque mejorará la zona y la gente podrá pasear, pero el Ayuntamiento tiene que facilitar los accesos. La peatonalización es sinónimo de calidad de vida, pero no se puede segar la vida de los ciudadanos". Tanto a Sanginés como a Torón les parece magnífica la idea de proteger el patrimonio racionalista que diseñó Miguel Martín-Fernández de la Torre. "El concejal va a contar con nuestro apoyo, pero le vamos a exigir que preserve toda la arquitectura racionalista", señalaron. "Me parece estupenda la idea del Ayuntamiento de proteger la arquitectura racionalista. Es lo que siempre hemos pedido, porque hay muchos ejemplos de ataques gravísimos que se han cometido, pero esperamos que tanto las medidas para proteger estas casas como todo lo referente a la peatonalización sean consensuadas con los vecinos. La gente me ha llamado muerta de miedo", indicó Torón.

"Nos parece estupendo que el Ayuntamiento sea sensible y que el concejal de Urbanismo se ocupe de una vez de Ciudad Jardín", afirmó la dirigente vecinal, quien reconoció que las peatonalizaciones son impopulares siempre al principio.

"Cuando se habló de peatonalizar Triana, los vecinos se opusieron y ahora no se concibe esta zona con tráfico", sostuvo Isabel Torón, quien considera necesario que Doreste y Ramírez se sienten con los vecinos y se planifique la eliminación del tráfico del núcleo central, una medida en la que cree que hay que tener en cuenta la existencia de múltiples colegios y hospitales.

Reclamó también la puesta en marcha de una línea de subvenciones para promover la rehabilitación de los inmuebles racionalistas y la eliminación de los añadidos para recuperar su diseño original. "También pedimos mano dura de aquí en adelante para que se respete la obra" de Miguel Martín, resaltó.

Compartir el artículo

stats