Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un 'ciberacosador' acepta cinco años de cárcel por el abuso de 12 chicas

Guillermo Sabina indemniza con 136.000 euros a las menores

Guillermo José Sabina, ayer, durante el juicio celebrado en Penal número 4. LP / DLP

Guillermo José Sabina Rodríguez, de 36 años, logró que lo absolvieran pese a abusar de 12 menores desde su ordenador. Pedían para él más de 40 años de cárcel, pero el Juzgado de lo Penal 1 creyó que se vulneraron sus derechos al acceder a los perfiles sociales y lo dejó libre, sin responsabilidad penal por ese acoso masivo a chicas repartidas por toda la geografía nacional. La Fiscalía de Delitos Informáticos recurrió la sentencia, la Audiencia de Las Palmas ordenó repetir el juicio y el Juzgado de lo Penal número 4 condenó ayer a Guillermo Sabina como autor de 12 delitos de agresión sexual (seis continuados), uno de grabación de imágenes y otro delito de corrupción y prostitución de menores, según la sentencia de conformidad dictada por el magistrado Luis Liñán.

El fallo judicial recoge el acuerdo alcanzado con la Fiscalía de Las Palmas, la defensa y la acusación particular. Sabina, que actuaba desde Santa Cruz de Tenerife, ha consignado en el Juzgado 136.000 euros para indemnizar a las víctimas por los daños y los perjuicios morales causados.

A pesar de la elevada pena de cárcel a la que se enfrentaba Guillermo Sabina, casi 40 años, sólo cumplirá cinco años de prisión. El Código Penal, en ese sentido, establece que se cumple sólo el triple de la pena máxima cuando concurre una pluralidad de delitos, como sucede en este caso. La pena más grave es de un año y nueve meses de cárcel por cada uno de los delitos de agresión sexual continuada a los que ha sido condenado. De ahí que el límite de permanencia en prisión sea de cinco años.

Los otras condenas son de un año y nueve meses por corrupción de menores, otro año y nueve mese por grabar las imágenes y, por el resto de las agresiones sexuales no continuadas de diez meses, cinco meses, otros cinco meses y tres meses de prisión.

La sentencia también impone diferentes prohibiciones al condenado, entre ellas crear perfiles y hacer uso de las redes sociales durante cinco años. Tampoco podrá acercarse ni comunicarse con las víctimas por ningún medio.

El Juzgado de lo Penal ha requisado el ordenador desde el que Guillermo Sabina abusó de las menores, con edades comprendidas entre los 15 y los 18 años. El equipo informático ha pasado ahora al Grupo de Delitos Tecnológicos del Cuerpo Nacional de Policía en Las Palmas.

Sabina se hacía pasar por una agencia de modelos para contactar con la chicas, con la finalidad de grabarlas y de difundir las imágenes si no les proporcionaban más material sexual. "Tengo agregados todos tus contactos, voy a ir a por ti", amenazaba a las jóvenes que rechazaban su exigencia. Los chantajes ocurrieron en 2010.

Compartir el artículo

stats