Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una marquesina reflejará la ciudad y el mar en el Parque Marítimo

La segunda fase de acondicionamiento del litoral entre el muelle Santa Catalina y la Base Naval se iniciará en verano

Infografía sobre la segunda fase del Parque Marítimo entre el muelle Santa Catalina y la Base Naval, diseñada por Romera y Ruiz Arquitectos. LA PROVINCIA / DLP

Una marquesina en forma de dos grandes velas que simulan a la vela latina canaria para dar sombra será el elemento principal que caracterizará a la segunda fase del Parque Marítimo entre el muelle de Santa Catalina y la Base Naval, que este martes fue presentada por el concejal de Urbanismo, Javier Doreste, en las Oficinas Municipales. La peculiaridad de esta cubierta, que formará casi una plaza a la altura del intercambiador, es que reflejará como un espejo la ciudad y toda la bahía, tanto si la persona está en tierra como dentro del mar.

La obra, que da continuidad al frente marítimo que se diseñó hace tres años para el espacio comprendido entre el muelle de llegada de cruceros y la Base Naval, y cuya primera fase está ya finalizada, consistirá, básicamente, en el cierre de la escollera mediante la construcción de un paseo lineal de 115 metros de longitud que funcionará como mirador con una barandilla de cristal en el lado del mar.

El proyecto, que ha sido diseñado por Romera y Ruiz Arquitectos, incluye además un pequeño graderío y diversas plataformas bajo el nivel actual del paseo que permitirán la accesibilidad con el fin de acercar a los viandantes al mar. Un jardín costero con plantas autóctonas y adaptadas al litoral marítimo rematará la actuación, que se prolongará, posteriormente, hacia la Base Naval cuando se inicie la tercera y última fase de acondicionamiento de este espacio público.

La inversión prevista para este actuación, que abarca una superficie total de 1.750 metros cuadrados, es de más de 1, 9 millones de euros con cargo al Fondo de Desarrollo de Canarias (Fdcan). El concejal de Urbanismo señaló ayer que el proceso de licitación comenzará previsiblemente el próximo mes de junio, después de que el Ayuntamiento y el Cabildo insular hayan firmado el convenio del Fdcan, y que, si todo marcha como esta previsto, la obra podría estar acabada a principios del año 2019.

Tres fases

La idea de aprovechar el litoral marino del entorno de Santa Catalina como espacio de ocio y esparcimiento surgió en la pasada legislatura, bajo el mandato del Partido Popular y de facilitar el tránsito de los cruceristas a la playa de Las Canteras y el entorno de Mesa y López. De ahí surgió el Parque Marítimo, que se realiza en tres fases, y que ocupará una superficie total de 6.392 metros cuadrados.

Doreste explicó ayer que el proyecto estaba sin diseñar cuando entraron en el Consistorio y que la única variante que incluyeron fue que tuviera puntos de sombra y que se eliminarán obstáculos para que fuera accesible para todos.

La primera fase, la más pegada al muelle Santa Catalina, se abrió al público en abril 2016 después de siete meses de trabajo y tras una inversión de 713.000 euros, financiados con el Plan de Cooperación de 2015 entre el Ayuntamiento y el Cabildo insular. La actuación fue sobre una superficie total de 1.262 metros cuadrados y consistió en cerrar la escollera mediante la construcción de un solarium y un graderío que, con el paso del tiempo, se ha convertido en un punto de esparcimiento entre el parque Santa Catalina y el Puerto, donde contemplar los cruceros que llegan a la ciudad, descansar o como punto de encuentro entre los jóvenes que acuden a la plaza de Canarias a practicar patinaje ya que está libre de coches.

Aunque en un primer momento se estimó construir una piscina natural, posteriormente, se desestimó la idea por entender que en una ciudad con varias playas no era necesario un espacio de este tipo. "Hubiera significado una privatización de ese espacio y un obstáculo para que los visitantes no recorriesen la ciudad", dijo el edil Doreste en clara referencia a que los cruceristas habrían optado por quedarse aquí al bajar del barco, en vez de conocer otras zonas.

Con la segunda fase, que se iniciará en unos meses, y la tercera, que podría empezarse al mismo tiempo que se finaliza este segundo tramo, se terminaría el Parque Marítimo, que ocuparía una superficie total de 6.392 metros cuadrados, dividido en tres alturas y que tendría forma geométrica como homenaje a la tradición de la vela latina canaria, y en el que habrá espacio para un carril bici, para los paseantes y para que pueda entrar un vehículo de emergencia.

El arquitecto Pedro Romera, miembro de Romera y Ruiz Arquitectos, que también estuvo presente en la presentación de esta segunda fase, comentó que en la construcción del jardín han participado 23 personas entre botánicos, geógrafos, arquitectos y paisajísticos para dotar a este litoral de un "espacio público de calidad en el que poder desarrollar diversas actividades" y un referente para poner en valor el paisaje canario ya que se incluirán plantas y flores autóctonas adaptadas al ambiente marino como bejeques, tabaibas dulces o perejil de mar

El Parque Marítimo se alineará, en la tercer fase, con el Museo Naval que hay en la propia Base militar, un espacio que el Consistorio quiere para la ciudad. El edil, que no quiso hablar sobre como van las negociaciones, solo indicó: "No renunciamos a ello".

Compartir el artículo

stats