Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jornadas Masonería 3.3 en Las Palmas de Gran Canaria

La discreción de los masones

La Gran Logia de España celebra en el edificio Quegles los tres siglos de la masonería moderna

La Gran Logia de España, en colaboración con la Gran Logia Provincial de Canarias y el Ayuntamiento, ha organizado con motivo de los tres siglos de historia de la masonería moderna unas jornadas divulgativas, bajo el título Masonería 3.3 en Las Palmas de Gran Canaria. 3 meses 3 siglos de historia, para dar a conocer la filosofía de esta organización fraternal, su historia, simbología, las diversas logias existentes, así como otros aspectos relevantes de esta sociedad, cuyo origen se remonta a los gremios de constructores de la Edad Media.

La masonería moderna, tal y como la conocemos actualmente, sin embargo, tiene su origen en Londres (Inglaterra) en 1717 -de la cual procede la Gran Logia de España-, de ahí la celebración de estos tres siglos de historia. Las jornadas, que se celebran en el palacete Rodríguez Quegles hasta el 22 de junio con diversas charlas de expertos, se completa con una pequeña exposición sobre símbolos y objetos utilizados por los masones durante sus reuniones.

"La idea de la exposición es normalizar nuestra situación como personas". Así lo indica Yarob Tilouni Yosef, diputado gran maestro de la Logia Provincial de Canarias, encargado de recorrer la muestra con La Provincia. La ley sagrada -guía de la verdad y la justicia-, la escuadra -símbolo del recto proceder- y el compás -símbolo del arte de respetar los límites- son las "tres grandes luces" que, según Tilouni, acompañan siempre a los masones. En la muestra se ve una Biblia pero ello no significa que los masones tengan que ser cristianos. Así lo puntualiza el Diputado, quien subraya que la masonería tiene un respecto absoluto a todas las religiones. "Para ser masón de la Gran Logia de España hay que creer en un Ser Supremo, da igual que sea cristiano, judío o musulmán; un Ser Superior que nosotros llamamos el Gran Arquitecto del Universo", indica, mientras afirma que la presencia de la Biblia no es otra que el que la mayoría de los canarios masones son cristianos.

El que esté abierta por el Evangelio de San Juan tampoco es un baladí. El apóstol es el patrón de los masones. Y, otra curiosidad más, la palabra masón tiene su origen en la palabra francesa maçon, que significa albañil. Una definición que tiene que ver con sus orígenes -los constructores de la Edad Media- y de ahí la escuadra y el compás, distintivos de la masonería.

"Como gremios tenían sus secretos para tallar la piedra, hay cientos de bóvedas que no tienen ningún tipo de mortero ni cemento, eran obras de arte y de ingeniería que hacían con estas herramientas. La escuadra la utilizaban para que los ángulos fueran rectos y el compás para hacer los círculos o esferas", cuenta Tilouni, quien hace un símil con ellas para entender porque son emblemas de la organización. "Los masones nos consideramos piedras brutas, que nos tenemos que tallar, quitar todo lo malo para ser piedras perfectas porque entendemos que tenemos que serlo como elementos que construimos la sociedad, que , para nosotros, es un templo".

Los visitantes de la muestra se encontrarán también con una reproducción de un título de honor de la II República, otorgado al historiador palmero Antonio Pestana Rodríguez, el 9 de julio de 1928, por la Logia Abora número 2 de la Gran Logia de Canarias por su labor y que durante la dictadura estuvo escondido en un tubo de plomo en la casa familiar. Una historia que da fe de la persecución que tuvieron los masones durante décadas en nuestro país.

En la exposición, en la que se podrá conocer la historia de la masonería y de sus diversas ramas a través de diversos paneles, también se puede ver la indumentaria que llevan a las reuniones. Entre las prendas, un mandil que, en función del color y de si tiene levantada una pestaña, determina si el que lo lleva es aprendiz, maestro o venerable.

El representante de la Gran Logia Española en Canarias, cuyo Gran Maestro es Gerald Ruben, subraya el carácter universal que tiene la masonería especulativa o filosófica, de la que ellos descienden. Este sentido universal se destaca también en la exposición, ya que los objetos, vestimentas y rituales que se utilizan en Canarias son los mismos en muchas partes del mundo.

"Lo mismo que se están viendo se puede ver en Londres, en Nueva York y en Lima. Tenemos una constitución que la respetamos en todas las partes del mundo; nuestras palabras y toques con los que nos podemos reconocer en todas las partes del mundo", expone el Diputado, que puntualiza que "no somos una sociedad secreta; eso sí, somos discretos".

Compartir el artículo

stats