Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Luz pierde en 2016 la mitad de la facturación en reparaciones navales

La caída del petróleo reduce la demanda de trabajo

El Puerto de La Luz ha perdido la mitad de la facturación en reparaciones navales en los dos últimos años. Un hecho que según aseguró ayer el presidente de la Asociación de Reparadores Navales (ARN) de la capital, Vicente Marrero, se debe "a la crisis" del precio del petróleo. El también dirigente del Clúster Marítimo explicó que "en términos concretos el sector tiene una capacidad de facturación de 300 millones anuales" y que los mejores ejercicios hasta la fecha han sido de 2013 a 2015, "un año que fue especialmente bueno", resaltó.

"Nosotros somos los herederos de la tradición de reparación naval que se inició con los famosos viajes de Cristóbal Colón", apuntó el presidente de la ARN. En lo que a la aportación a la economía de la actividad se refiere, Marrero comentó que el sector marítimo y marino supone entre un 6% y un 7% al Producto Interior Bruto (PIB), mientras que el de las reparaciones navales está entre el 1,5 y el 2% del PIB. "El Puerto es clave porque estamos en una situación geográfica extraordinaria y prestamos todos los servicios que los barcos necesitan. Quiero recordar que un barco es como una pequeña ciudad que demanda de todos los servicios. Y nosotros contamos con todos y los que no tenemos los traemos", aseveró antes de añadir que en La Luz "hay capacidad para movilizar del orden de 1.500 trabajadores".

El representante de los reparadores navales destacó la importancia de un sector que sigue siendo puntero dentro del enclave portuario, a pesar de que "la crisis del petróleo" haya reducido el número de trabajos de reparaciones navales desde el pasado 2015. "El precio del crudo todavía está determinando las políticas de reparación y de explotación de las plataformas", apostilló en relación a la leve mejoría en el ámbito del sector offshore en este ejercicio económico.

"Las expectativas que teníamos a finales del año pasado es que en el segundo semestre de este se alegraran un poco y, efectivamente, hemos visto algún síntoma pero no como lo esperábamos". Y es que Marrero apuntó que todavía están a la espera de las decisiones de los grandes productores petroleros. "Entre ellos se encuentra Estados Unidos y aún desconocemos lo que piensa Donald Trump sobre las prospecciones".

Las declaraciones del presidente de la ARN llegaron durante la visita que la entidad organizó ayer por las instalaciones de Rodritol, Zamakona Yards y Astican, donde se encuentra en proceso de reparación el ferri de Naviera Armas, Volcán de Tamasite, que el pasado viernes chocó contra el dique Nelson Mandela. Un recorrido en el que estuvieron presentes representantes de las empresas, así como el consejero de Desarrollo Económico, Energía e I+D+I del Cabildo de Gran Canaria, Raúl García Brink, y el concejal de Ciudad de Mar, José Eduardo Ramírez. La iniciativa, promovida por el Clúster Marítimo mostrar el trabajo marítimo que se realiza en el Puerto y que también tendrá su representación en la próxima Feria Internacional del Mar (Fimar) para la que el colectivo ha dispuesto unas jornadas sobre la navegación del siglo XXI.

Fimar, que se celebrará del 12 al 14 de mayo en el Muelle de Santa Catalina y el entorno de la Plaza de Canarias, está organizado por el Ayuntamiento capitalino, la Autoridad Portuaria y, por segundo año consecutivo, por el Ejecutivo insular. "Queremos mostrar todos los recursos que tenemos en la Isla en el sector azul de la economía", comentó García Brink quien destacó que esto por primera vez se hará bajo la marca Best in Gran Canaria que reúne a varias empresas en el evento que el año pasado congregó a 40.000 personas, según Ramírez. El edil recordó que en esta ocasión la feria contará con un "mayor número de actividades en la lámina de agua", entre las que se podrá disfrutar de una muestra de barcos jolateros.

Compartir el artículo

stats