Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los taxistas exigen la subida de la tarifa para unificar el precio en toda la ciudad

Movilidad encarga un estudio para establecer en cuánto se incrementa

Los taxistas exigen la subida de la tarifa para unificar el precio en toda la ciudad

El Ayuntamiento de la capital grancanaria estudia una subida del precio del taxi para compensar la aplicación de la tarifa urbana a toda la periferia del municipio, un objetivo que se ha marcado la Concejalía de Movilidad para que los vecinos de las zonas más alejadas de la ciudad, como Jinámar, Marzagán, Las Mesas o Tenoya, entre otras, paguen lo mismo que el resto. La Asociación de Trabajadores Autónomos de Autotaxis (ATAT) y las cooperativas de San Cristóbal y de Las Palmas, que aglutinan a la mayoría del sector, han enviado una carta al concejal de Movilidad, José Eduardo Ramírez, en la que le advierten de que "no están dispuestos a ampliar la tarifa urbana" a más barrios periféricos de la ciudad, "hasta que exista un compromiso por escrito" para subir las tarifas. Los taxistas exigen una subida mínima del kilómetro en 17 céntimos, que pasaría de 63 a 80 céntimos, y que la hora de espera suba a 14,50 euros.

El sector no ve mal la unificación de las tarifas, pero exige un incremento del precio del kilómetro, que les permita compensar el coste de los viajes a las zonas más alejadas del municipio. Francisco Reyes, presidente de la ATAT, argumenta que si se aplicaran las tarifas urbanas en vigor, "con el precio del kilómetro más bajo de toda España", los taxistas perderían dinero en las carreras de los núcleos de la periferia, porque muchas veces tienen que volver vacíos, al ser zonas con pocos vecinos. Por ello, piden "un estudio económico serio" que establezca cuanto hay que subir la tarifa para obtener "una rentabilidad óptima".

La bajada de bandera interurbana cuesta 3,15 euros de día y 3,45 euros de noche, frente a la urbana, que está cifrada en 2,40 euros por el día y 3 euros por la noche. El kilómetro urbano, por su parte cuesta 63 céntimos de euro, mientras que el interurbano diurno cuesta 1,10 euros, casi el doble, y el nocturno, 1,26 euros. También hay diferencias entre la hora de espera urbana (13,72 euros) y la interurbana (15,05 euros). "Está claro que hay que hacer un estudio para subir los precios, porque con la tarifa actual tendríamos pérdidas", sostiene Francisco Reyes, quien señala que la unificación de las tarifas con otros municipios urbanos que entró en vigor hace unos meses, ya provoca que se pierda dinero en los recorridos largos, porque el kilómetro está un céntimo más barato. Reyes plantea además la necesidad de que el Ayuntamiento adopte la decisión antes de octubre para que los titulares puedan actualizar sus taxímetros con las nuevas tarifas antes del 1 de enero de 2018, cuando se prevé que entre en vigor la aplicación de una sola tarifa.

El director general de Movilidad, Heriberto Dávila, señala que el gobierno tripartito intenta que la tarifa urbana llegue a la totalidad del municipio y añade que la intención de su departamento es abrir "un proceso de negociación y de participación" porque establecer "una única tarifa, obligará a hacer algunas modificaciones al alza en los precios actuales, a través del coste del kilómetro. Para ello, los técnicos harán un estudio, en el que se consultará al sector".

Ese estudio evaluará cuanto sería necesario subir el kilómetro. "El objetivo es que la tarifa urbana llegue a todo el municipio, para lo que apelamos a la solidaridad de todos lo vecinos. La decisión no se ha tomado aún y está pendiente de un estudio y de la negociación con el sector", resalta Dávila. Al respecto considera que la mayoría de las asociaciones aceptan la unificación de la tarifa en la ciudad, "siempre y cuando se toque un poco el precio del kilómetro".

Por otro lado, los taxistas reclaman también al Ayuntamiento que busque los "recursos económicos" necesarios para iniciar cuanto antes el rescate de las 630 licencias que sobran, según el estudio de vialidad del taxi que encargó Movilidad. Ese rescate se puede hacer, señalan la ATAT y las cooperativas, "mediante acuerdos con otras administraciones, si es preciso, de la misma forma que se hizo en Santa Cruz de Tenerife. Si allí se pudo hacer, aquí también ha de ser posible. Hasta que no haya un compromiso claro en ese sentido, no nos sentaremos para hablar de la regulación del sector".

Compartir el artículo

stats