Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fred. Olsen adquiere un catamarán que tendrá su base en el Puerto de La Luz

El 'Leonora Christina' se convertirá en el buque más grande de la naviera

Fred. Olsen adquiere un catamarán que tendrá su base en el Puerto de La Luz

La naviera Fred. Olsen adquirió recientemente un nuevo catamarán, el Leonora Christina, que se convertirá en el barco de mayor capacidad de su flota. Este buque, con espacio para 1.400 pasajeros, 340 turismos y 40 camiones, estará basado a finales de 2018 en la nueva terminal de pasajeros que la compañía espera estrenar este año en el Puerto. El director de la flota de la empresa, Juan Ignacio Liaño, apostilló sobre la posibilidad de abrir nuevas líneas desde la capital grancanaria, que la compañía "nunca ha descartado nuevas rutas, pero aún es pronto y no hay ninguna decisión tomada al respecto". Y es que la embarcación permite conectar no sólo con destinos cercanos como Morro Jable, Puerto del Rosario o Arrecife, sino también con la costa marroquí.

La histórica compañía de origen nórdico compró a finales del pasado año la embarcación, que con sus 113 metros de eslora le convierten en el segundo de mayor longitud de la flota sólo por detrás del Benchijigua Exprés, que realiza la ruta entre el puerto tinerfeño de Los Cristianos y San Sebastián de La Gomera, que cuenta con 126,70 metros de longitud. Sin embargo, la envergadura del nuevo catamarán hace que sea el de mayor capacidad. Así, mientras el Benchijigua puede transportar 1.291 viajeros y 341 coches; el Leonora Christina, que será rebautizado con un nombre canario que empiece con la letra b como es costumbre en la naviera; tiene capacidad para 1.400 personas y 390 vehículos.

Las cifras del nuevo buque doblan las del Bonanza Exprés, que actualmente cubre la línea entre La Luz y Morro Jable. Este último navío puede transportar a 717 pasajeros y 271 coches, con una velocidad máxima de 38 nudos, más de 70 kilómetros por hora. En este sentido, la nueva embarcación puede alcanzar los 40 nudos de velocidad (74 kilómetros por hora).

Sobre la inversión realizada para adquirir la nueva unidad, el director de operaciones se limitó a declarar que se hizo según su precio de mercado. Fuentes del sector aseguraron que si bien su construcción tuvo un coste de 60 millones de euros, en la actualidad su cotización asciende hasta aproximadamente 85 millones de euros.

Liaño confirmó que la intención de la naviera es ampliar la capacidad desde la capital grancanaria. Y es que ya la ruta que ahora cubren entre el muelle Grande y Morro Jable no ha parado de crecer en los últimos años. La compañía ya precisó que cuando Naviera Armas operaba en solitario, en 2010, el movimiento de pasajeros se cifraba en 265.000 y 72.000 turistas. Seis años después, una vez que en 2012 la compañía con sede en Santa Cruz de Tenerife comenzó a unir ambas Islas, esta cifra aumentó hasta los 520.000 viajeros y los 200.000 turismos.

Una de las posibilidades en su apuesta por el Puerto se encuentra en la puesta en marcha de nuevas rutas ya que el Leonora Christina abre nuevas opciones al tener autonomía para conectar la capital con puertos marroquíes como Agadir o Tarfaya. Sin embargo, Fred. Olsen aún no ha tomado decisión alguna al respecto. Por ahora, el primer paso dado es la nueva terminal de pasajeros que se creará en el espacio que actualmente explota entre el muelle Grande y el pantalán de Cory, con el objetivo de usar el edificio de Fransari como estación donde realizar el embarque de los pasajeros y habilitarles una sala de espera. El objetivo es que esta infraestructura sustituya a los actuales contenedores, que hacen las funciones de oficina, y las marquesinas para el descanso de los viajeros.

El Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria de Las Palmas confirmó en su última sesión la concesión de la superficie, aunque por un tiempo de cinco años, inferior a los 35 que solicitaba la naviera. La explicación se encuentra en la inversión, que se reduce a 560.000 euros y que sólo permite la cesión suelo durante ese tiempo. A pesar de ello, Fred. Olsen continuará adelante con su proyecto de convertir el espacio en su estación y pretende comenzar las obras de adecuación del edificio de Fransari "cuanto antes", declaró Juan Ignacio Liaño.

La compañía quiere agilizar los trámites administrativos para dar comienzo a las mejoras del inmueble. La intención es abrir antes del verano, aunque Liaño reconoció que ve difícil conseguir este objetivo por lo que prevé que la inauguración de la nueva terminal se produzca a lo largo del presente año para así mejorar los servicios.

Compartir el artículo

stats