Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Luz es el segundo puerto del país que más visados tramita

La Polícia Nacional emite más de 4.000 permisos al año

La Luz es el segundo puerto del país que más visados tramita

La Luz es el segundo puerto del país que más visados tramita

El Puerto de La Luz es el segundo recinto nacional en emisión de visados. Así lo confirmó el inspector jefe del puesto fronterizo situado en el edificio de la Autoridad Portuaria, Emilio de Gracia Vilalta, que destacó el gran volumen de trabajo que desempeñan los funcionarios destinados en el Puerto debido a los numerosos cambios de tripulación que realizan los armadores en la capital grancanaria debido a su situación geográfica. Sólo Barcelona supera el número de operaciones gracias a la gran cantidad de cruceros que escogen la ciudad condal en sus rutas por el Mediterráneo.

De Gracia resaltó que la amplia diversificación del recinto portuario permite que cada vez lleguen más embarcaciones en busca de diferentes servicios. Si en el pasado era el tránsito de pescado el que movía gran parte de las tripulaciones, ahora son las embarcaciones relacionadas con la extracción de petróleo y el importante incremento de cruceristas lo que ha sustituido la emisión de visados. Asimismo, las buenas comunicaciones aéreas directas con las principales ciudades europeas y algunas del continente africano también ayudan a que los armadores escojan Las Palmas de Gran Canaria para realizar los cambios de tripulaciones.

El inspector jefe apuntó que en el puesto del Puerto, en el que están destinados una veintena de policías nacionales, controlan la entrada de polizones, los puertos deportivos de toda la Isla, y el embarque y desembarque de los buques. En este sentido, De Gracia apostilló que la tripulación de los barcos tienen la posibilidad de desplazarse hasta diez kilómetros de distancia del Puerto. "Si quieren ir más allá tienen que pasar por la oficina y nosotros decidimos si lo autorizamos o no".

Algo parecido ocurre con los cruceros. Tanto los turistas como la tripulación tienen permisos para realizar excursiones, aunque, como señaló el agente, si no se presentan a la salida del ferri el consignatario tiene que informar de inmediato de lo ocurrido. En ambos casos, las consignatarias aportan al cuerpo de seguridad estatal toda la información de las personas que viajan en el interior de las embarcaciones desde 48 horas antes de su llegada.

Otra de las funciones de este departamento dependiente de la Jefatura Superior de Policías de Canarias es el control de la entrada y salida de embarcaciones de recreo. "El de los barcos que llegan a todos los puertos deportivos", detalla el también inspector Eduardo Caudet, ya sea en la capital grancanaria o en el sur de la Isla. Caudet agrega que las Islas la última frontera de Europa para aquellos navíos que se dirigen a África o al continente americano, y la primera en la ruta contraria. Por ello, los ocupantes tienen que regularizar su situación. "Si no lo hacen no podrán abandonar la Isla porque no está registrada su entrada o salida", apunta.

La Policía Nacional también se encarga de atender el arribo de polizones en buques, especialmente a bordo de cargueros. En este sentido, De Gracia asegura que primero tienen que comprobar su estado de salud. "Si dicen que son menores hay que trasladarlos al hospital para que le hagan una prueba" con la que determinar su edad. En otros muchos casos se devuelven al buque, que tiene la obligación de llevarlo hasta el país en el que embarcaron. Para ello se informa a los siguientes puertos para que controlen el traslado.

El inspector jefe destaca "la profesionalidad" del equipo que compone este puesto ya que gestiona una gran cantidad de trabajo burocrático las 24 horas.

Compartir el artículo

stats