Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Memorias (y II)

"Con la propuesta de mi padre habría habido equilibrio en el pleito insular"

"Me considero una persona liberal, de mente abierta; no soy socialista ni un retrógado", explica el dentista jubilado, socio emérito de la Real Sociedad Económica de Amigos del País

El doctor José Díaz-Saavedra, en su domicilio de Vegueta.

El doctor José Díaz-Saavedra, en su domicilio de Vegueta. JUAN CASTRO

José Díaz Saavedra de Morales, nacido en diciembre de 1934 en Las Palmas de Gran Canaria, concluye hoy el relato de su vida familiar y profesional. Casado con una francesa, dentista de profesión ya jubilado, estudioso de la historia canaria, Díaz-Saavedra es hijo del abogado y segundo alcalde de la capital con la II República Nicolás Díaz-Saavedra Navarro. Es el primero de su familia, con ramas de militares y juristas, que opta por la medicina. Aquí siguen sus memorias:

"Carmelo Dávila Nieto escribió un artículo de prensa con el título 'Faltó la propuesta de don Nicolás Díaz-Saavedra Navarro', y decía literalmente que "el 6 de julio del 36, en la federación patronal de comerciantes, bajo la presidencia de don Rafael Martín Fernández de la Torre, a la que asistieron los presidentes de la mancomunidades de cabildos de Las Palmas y de Santa Cruz de Tenerife. El abogado, exalcalde y exgobernador civil de Las Palmas, don Nicolás Díaz-Saavedra Navarro, en representación del Partido Republicano Federal que presidía don José Franchy y Roca, declaró que era partidario de un Estatuto de Canarias en el que primasen los aspectos políticos y administrativos sobre los fiscales, e insistió en la necesidad de la alternancia en la región canaria y propuso dos fórmulas, una alternativa y otra permanente, para la ubicación del Gobierno autónomo dos o tres años en Las Palmas y otros dos o tres años en Santa Cruz de Tenerife, o el Parlamento en Santa Cruz de Tenerife y el consejo o Gobierno autónomo en Las Palmas. Esta fórmula, que a mi parecer es la ideal, fue igualmente defendida por su hijo, el también abogado, diputado constituyente y gran amigo Nicolás Díaz-Saavedra de Morales...", decía el artículo. O sea, que había alternancia de las dos provincias para formar la autonomía. Pero esto está ahora que parece que se lo ha llevado todo Tenerife. Es imparable. Casi todos los presidentes han sido de Tenerife. Pones la televisión y todo se lo lleva Tenerife. En aquella época ya se hablaba del equilibrio político regional. Aquí siempre hay una lucha con el pleito insular. Con la propuesta de mi padre habría habido equilibrio. Su proposición se aprobó, pero pocos días después, con el alzamiento del 18 de julio, lo metieron en la cárcel".

Alianza Francesa

"La ciudad ha cambiado mucho. Antes Triana no era peatonal. Recuerdo que cuando pasaban las guaguas la gente se echaba para un lado para que no la atropellaran. Si no, se llevaban a la gente por delante. El tiempo libre lo dedico a la música, a la literatura o a ver televisión. Me gusta conectar con la televisión francesa. Estuve también en la Alianza Francesa de secretario. El Cabildo nos dio una casa magnífica en la bajada de la calle Buenos Aires, en la esquina. Allí tres o cuatro profesoras daban clases en francés. Antonio Cruz Caballero era el presidente de la Alianza Francesa en mi época, era un hombre buenísimo. Se murió y su mujer también, que era francesa. Ahora el hijo de Antonio es el presidente. Hicieron una semana de francofonía en Las Palmas con un montón de actividades para promover otra vez las cosas de Francia. Era primo del periodista Antonio Cruz Domínguez. En aquella época había una escuadra francesa que venía aquí y ya no viene, no sé por qué, supongo que porque antes había colonias francesas enfrente, en África, y ya no hay. Ahora son países independientes. Por eso ahora la flota francesa no pasa por aquí. Antes venían por la isla cada cinco minutos y había una gran fiesta en los barcos".

Profesión de vocación

"La gente con el tiempo se ha ido concienciando de que hay que tener una buena educación higiénico-bucal. Al principio la gente no se cuidaba, pero con el tiempo han ido comprendiendo que hay que cuidarse. La mía era una profesión en la que se ganaba buen dinero, pero había que tener vocación. Se ganaba bien y se gastaba bastante, se ahorraba poco. En el coche gastaba poco porque yo vivía en el tercer piso y trabajaba en el segundo. No cogía nunca el coche para ir al trabajo. El coche tenía quince años y la gente no se lo creía porque estaba prácticamente sin usar. Yo tenía el BMW en el garaje de los Jesuitas, un garaje fantástico. Solo usaba el coche los fines de semana cuando salía de paseo por ahí o a comer fuera. Estaba perfecto".

Música y paseos

"Me gustaba mucho la música clásica y las excursiones fantásticas al campo con un grupo de amigos muy buenos. Íbamos a las presas y a subir y bajar montañas. Éramos 30 o 40 personas que caminábamos al aire libre. A veces íbamos en guagua hasta un sitio, caminábamos una partida de kilómetros y luego nos recogía en otro lugar. Caminábamos horas y horas por todos los senderos, bajando de la montaña donde está el radar. Yendo a Tirajana por el camino de las presas. El paisaje era muy bonito. Había uno que nos guiaba. Estuvimos haciendo senderismo cinco años y ahora los veo por ahí, algunos se mantienen bien".

Vecino de Kraus

"Me ha gustado siempre París, he estado mucho ahí y he vuelto a viajar cuando he podido, pero al final me he quedado aquí en la isla. Allí está la familia de mi mujer. Me gusta el arte y la música. Voy a conciertos en el Auditorio o al Pérez Galdós. Yo pertenezco a la sociedad de conciertos de los dos sitios. También voy al Paraninfo de la Universidad, aunque a la gente no le gusta ir por allí porque la calle es muy estrecha y resulta incómodo caminar con los coches pasando al lado. Pertenecí una época a la sociedad de ópera como socio, pero luego lo dejé. La ópera es fantástica y de mucha categoría. Yo conocí a Alfredo Kraus y lo vi muchas veces en Madrid porque también vivía curiosamente en el Paseo de La Habana. Él vivía por allí, lo veía pasar en coche con su mujer y lo saludaba".

Sin teléfono móvil

"A veces veo los partidos de fútbol y a Nadal al tenis. Fantástico. A la Unión Deportiva Las Palmas también la sigo. Me gusta leer pero ahora, con la poca memoria que tengo, me cuesta más retener lo que leo. Yo leía de todo, de historia, novelas, de todo. Antes compraba los periódicos franceses, pero ahora no puedo porque tengo que repetir y leer de nuevo. Tengo que leer tres o cuatro veces el periódico para enterarme bien. El periódico francés me lo leía antes de cabo a rabo. Sacaba las tijeras y recortaba las noticias y las agendas para ver las exposiciones cuando viajaba a Francia. Hoy también se puede ver por Internet, pero yo no tengo. No tengo ni teléfono móvil. Allí enfrente en la Real Sociedad Tomás me dice en broma que la policía me está buscando por no tener teléfono móvil. Sigo yendo a las reuniones de la real Sociedad Económica. Seguimos apoyando cosas y personas para recomendarlas al cabildo o al ayuntamiento. De política no hablamos mucho en la Real Sociedad, aunque a mí sí me interesa la política. Voy a alguna conferencia que dan en la Fundación Negrín. Me considero una persona liberal, de mente abierta. No soy socialista ni un retrógrado.

Tanta gente gorda en EEUU

"Además de a Francia también he viajado a Estados Unidos, donde tenía unos primos en Florida. De allí fuimos a Nueva York. Me dijeron que me trajera el traje blanco de verano para Florida, pero después en Nueva York estaba nevando. Para ir a Florida bastaba con ir con una camisa y un pantalón, pero en Nueva York tuve que comprarme un abrigo porque hacía frío. De EE UU me llamó la atención ver a tanta gente gorda montada en bicicleta. No sabía cómo podía aguantar la bicicleta con aquella gente tan gorda encima. En Estados Unidos comen mal, la obesidad es un problema gordo, nunca mejor dicho. Los familiares de Florida tenían en la nevera botellas con líquidos azules, rojos y demás colores. Cada cinco minutos se tomaban un vaso de refresco y no caminaban nada en la calle. Están gordos".

La natalidad y la nieta

"Veo amigos con bastón y yo nunca en la vida lo he usado. Yo todos los días paseo por la Avenida Marítima y cruzo por el túnel 'cacoso', al que llaman así porque está siempre muy sucio. Luego paso otro túnel, voy a Vegueta y bajo yo solo caminando. Tengo una nieta y creo que no va a tener más hermanos. En todos lados hay cada vez menos niños, el índice de natalidad ha disminuido drásticamente. La sustitución de los españoles va a ser por moros y negros. En España, y especialmente en Canarias, hubo un tiempo en que las tasas de natalidad eran muy altas, pero ahora son muy bajas. Antes todo el mundo tenía cinco chiquillos y ahora nada. Mi nieta va al colegio francés del sur de la isla que se hizo en recuerdo del doctor Verneau, el francés que estuvo en el Museo Canario. Allí van 700 alumnos y hacen muchas cosas francesas. La abuela también le dicta en francés. Me gusta más la cultura francesa que la inglesa, pero a mi hermano Nicolás era al revés, era anglófilo. Sabía inglés perfectamente y siempre andaba con anglófilos. Publicó un libro dedicado a Saint-Saëns".

Compartir el artículo

stats