Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las videocámaras de seguridad no están conectadas al Cemelpa

UGT denuncia que nadie vigila las imágenes captadas en Santa Catalina y Molino de Viento

Las videocámaras de seguridad no están conectadas al Cemelpa

Las videocámaras de seguridad no están conectadas al Cemelpa

Las videocámaras de seguridad instaladas desde hace años en varias calles de Santa Catalina y en la zona de Molino de Viento, en Arenales, no están conectadas al Centro de Emergencias Municipal (Cemelpa) de La Paterna, que fue inaugurado de prisa y corriendo en mayo de 2015, poco antes de las últimas elecciones locales. El centro, que fue presentado como el futuro Gran Hermano de la capital dotado con un potente sistema informático que le permitiría convertirse en "los ojos y los oídos" de la policía, no ha sido conectado dos años después a las cámaras de videovigilancia porque sus sistemas son "incompatibles", según ha confirmado la directora general de Presidencia y Seguridad, Eulalia Guerra de Paz.

Las imágenes que captan estas seis videocámaras durante las 24 horas del día siguen emitiéndose en los monitores situados en el cuartelillo de la Policía Local del parque de Santa Catalina, pero nadie los vigila, denuncia el delegado sindical de UGT, José Antonio Alonso, quien añade que varios de estas pantallas ni siquiera funcionan por la falta de mantenimiento. Eulalia Guerra resta importancia a la desconexión con el Cemelpa y asegura que un agente se "encarga de visionar las imágenes grabadas" de las videocámaras, una afirmación que cuestiona Alonso, quien considera que lo lógico es que estuvieran conectadas al Cemelpa, en cuya sala hay siempre agentes que las pueden vigilar.

Guerra explica que todas las cámaras de videovigilancia de la ciudad están funcionando y todas tienen un seguimiento, lo "único que pasa es que no están incorporadas al sistema de video wall (mosaico de pantallas) del Cemelpa. Se ha intentado la conexión y no es sencilla, porque el sistema de las videocámaras de vigilancia" es distinto al que tiene el Cemelpa para visionar "todas las cámaras de tráfico de la ciudad. Son sistemas y operativos diferentes. No se ven en el Cemelpa, pero hay un policía responsable del visionado y análisis de lo que se grava. Todas esas imágenes se custodian y no hay ningún problema". El sistema informático del Cemelpa fue adjudicado el 31 de julio de 2014 a la empresa Indra Sistemas S. A. por 564.753 euros, que instaló un sistema informático que no tuvo en cuenta la conexión con las cámaras de videovigilancia. Guerra resta importancia al asunto e insiste que cumplen su función a pesar de estar desconectadas al Cemelpa.

José Antonio Alonso, por su parte, denuncia que los más de 100.000 euros que se invirtieron en la instalación de las vídeo cámaras no han servido para nada porque "no hay personal asignado a su vigilancia y sin mantenimiento".

El delegado sindical añadió que el problema con las cámaras es parecido al que ocurre con el sistema de alerta de los taxistas en caso de robo, que se desconectó desde que entró en funcionamiento el Cemelpa, porque la empresa que se encargaba de ello dejó de hacerlo. Por mucho que pisen la alarma los taxistas conectados a ese sistema, la policía no lo oye.

Según Alonso, "de las seis pantallas conectadas a las videocámaras que hay en las oficinas de la Policía Local de Santa Catalina, sólo se ven cuatro, pero no hay nadie asignados a ella. Están como quien tiene una tele encendida. Tampoco hay ninguna empresa de mantenimiento que las arregle. Se les ha vendido una seguridad a los vecinos que no tienen. Esas imágenes se tendrían que visionar en el Cemelpa, donde siempre hay cinco o seis policías, que pueden controlar si ocurre algún robo u otro incidente. Pero si nadie las mira, no se puede hacer nada". Recuerda que cuando se pusieron en marcha hace más de cinco años, los monitores servían de ayuda a la unidad especial encargada de controlar el trapicheo, "pero ahora nadie lo mira y a lo mejor no vale tanto actualizar el sistema y conectarlas".

Por otro lado, Eulalia Guerra aseguró que se han pedido dos nuevas cámaras de videovigilancia para las calles Pelayo y Colombia, que están en trámite de autorización por la Delegación del Gobierno. Añadió que además de esas d os que se han pedido, en dos meses se instalarán en la zona dos cámaras de tráfico, que "también sirven para visionar todo lo que ocurre en la calle y es una garantía más para los vecinos que se quejan de inseguridad en la zona, aunque no hay un aumento de incidencias". Y estas sí se podrán ver en el Cemelpa. Las de Triana aún no se han instalado, aunque están ya autorizadas.

Compartir el artículo

stats