Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mi profe es 'youtuber'

Hace un año que Alberto García Álvarez enseña a sus alumnos de 1º y 2º de ESO del Colegio San Isidoro matemáticas a través de vídeos que sube a la web del centro

Mi profe es 'youtuber'

Mi profe es 'youtuber'

Alberto García Álvarez irradia tal energía que podría encender una bombilla fundida. Y eso que cada día su despertador suena a las 4.30 horas para comenzar con la jornada laboral que reparte entre la arquitectura y la docencia. "Lo importante es la actitud", asegura mientras garabatea en un folio la fórmula que Víctor Küppers, un famoso coach, ha creado al respecto: V= (c+h) x A. O lo que es lo mismo, "el conocimiento y la experiencia suman, pero se multiplican si uno tiene actitud". Una premisa que él ha hecho suya y que ha conseguido contagiar a sus alumnos del Colegio San Isidoro a través de internet. ¿Cómo? Enseñándoles matemáticas por Youtube.

Hace cuatro años que García Álvarez se incorporó al claustro del centro escolar que fundó su propio padre en Escaleritas hace 56 años, los mismos que tiene él, y que ahora dirige junto a sus tres hermanos. Desde entonces no ha cejado en la idea de "hallar una herramienta que fuese cercana a los estudiantes" que, además, le permitiera ser su profesor también en casa. Su inquietud se vio resuelta el pasado curso cuando descubrió el sistema Flipped Classroom o Aula Invertida por el que los alumnos reciben previamente una base teórica sobre un tema para trabajarlo posteriormente en clase. En este caso, los distintos conceptos llegan al alumnado de 1º y 2º de ESO a través de vídeos que no superan el minuto y medio en el que García les explica desde cómo despejar una incógnita en una ecuación de primer o segundo grado (dependiendo del curso), a cómo se hacen las potencias o se calcula el máximo común divisor o el mínimo común múltiplo, entre otras muchas cosas.

"Yo les aviso con antelación de los vídeos que tienen que ver y dos o tres días después tratamos el tema en cuestión en la clase donde, sobre todo, se resuelven dudas o se trabaja en grupos pequeños porque los chicos ya saben de antemano cómo se hacen los ejercicios". Una técnica que ha calado "muy bien" entre sus pupilos hasta tal punto que gracias a ella y a las plantillas de ejercicios que les entrega para que trabajen las distintas lecciones ha logrado que en apenas un año las notas hayan de aprobados y suspensos a notables y sobresalientes, según asegura el docente. "Mi meta es que los chicos aprendan y saquen buenos resultados".

Otras de las ventajas del Flipped Classroom es que los estudiantes pueden visionar tantas veces como necesiten el material al que pueden acceder a través de la web del colegio donde actualmente hay colgados un total de 42 vídeos. En todos ellos se puede ver al propio Alberto García Álvarez impartiendo las lecciones de manera directa y visual para ayudar a la comprensión de la materia. Un trabajo extraescolar al que tanto él, como su cuñada Mercedes, que es quien se encargó de grabar, le han dedicado muchos domingos en los que ambos acudían al San Isidoro para elaborar el material que García tiene intención de aumentar y renovar con el tiempo, "porque hay que reciclarse".

Por ahora, tan solo las matemáticas acaparan este espacio que también está enlazado con Youtube, si bien la idea es que poco a poco sean más asignaturas y más cursos los que se sumen a esta iniciativa que el próximo día 8 cumplirá ya un año. "Yo sobre todo estoy contento porque los alumnos vienen a clase motivados", asegura el profesor mientras enseña con orgullo en el ordenador de su casa el registro de visitas que también le llegan desde Latinoamérica al Aula Invertida y que han llegado a rozar las 5.500, con los picos más elevados los días previos a los exámenes.

Pero los vídeos no son la única herramienta que los estudiantes tienen a su disposición para resolver dudas. Desde que empezó este curso, García Álvarez también realiza tutorías por videoconferencia a través de la página Appear.in en la que pueden participar hasta ocho personas a la vez. "A esto le dedico dos o tres horas los martes y jueves de cada semana para que los alumnos, por turnos según los cursos, me puedan preguntar todo aquello que no entiendan", explica quien se inspiró para llevar a cabo este sistema en la famosa Universidad de Harvard donde, según leyó en el periódico, se interactúa de esta manera con los estudiantes. "Esto también se hace en muchas universidades de España", apostilla. Algo que también ocurre en otros colegios con el Flipped Classroom, si bien en Las Palmas de Gran Canaria son solo tres centros escolares, contando con el San Isidoro, los que abanderan el vanguardista método educativo.

Y es que otra cosa que Alberto García no puede evitar es estar constantemente en la búsqueda de nuevas formas de enseñar con el único objetivo de estimular a los jóvenes que tiene como pupilos. Para ello no duda en convertirles en profesores por un día o traer a sus padres, a quienes tiene al tanto del rumbo de las clases por Whatsapp, a que les imparta alguna lección. Porque si algo se puede hacer ya, "¿para qué dejarlo para el curso que viene?".

Compartir el artículo

stats