Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Greenpeace critica la falta de vigilancia y control de la flota pesquera africana

Un informe denuncia prácticas ilegales en los caladeros de los países al sur del Archipiélago

Greenpeace critica la falta de vigilancia y control de la flota pesquera africana

Greenpeace ha emitido un informe en el que critica la debilidad en la gestión de la pesca en África Occidental. "La insuficiencia en las capacidades de control y vigilancia, la limitación de los recursos humanos y la falta de transparencia" facilitan el mantenimiento en la región de prácticas de pesca ilegales, no documentadas y no reglamentadas, según denuncia la organización ambientalista.

El informe ha sido elaborado a partir del trabajo de campo realizado a lo largo de la pasada primavera por los miembros de la organización a bordo del buque Esperanza, que precisamente se encuentra estos días en el Puerto de La Luz consignado por el Grupo Stier para ser sometido a labores de mantenimiento rutinarias. Durante los 20 días que duró la travesía por aguas de Cabo Verde, Mauritania, Senegal, Guinea Bissau, Guinea y Sierra Leona, el barco inspeccionó un total de 37 naves dedicadas a la pesca industrial, de las que 17 contravenían la normativa de aplicación para el sector. Nueve eran de bandera china, cuatro comorenses, dos senegalesas, una italiana y otra surcoreana.

La organización constata en el documento la importancia crítica que tienen los ecosistemas marinos -y los recursos que surgen de ellos- en los países de la región, pero también reconoce que aunque la relevancia socioeconómica de la pesca está en aumento "el estado de esos ecosistemas y recursos continúa degradándose rápidamente". A este respecto cita cuatro motivos principales: la sobrepesca, la pesca ilegal, la falta de vigilancia y la ausencia de cooperación entre los países en cuyas aguas se realizó el estudio.

Greenpeace detalla en su informe que la falta de una gestión adecuada no es un problema que se limite a un solo país, sino que afecta a toda la región. Menciona en este sentido la ausencia de transparencia tanto en los acuerdos de pesca -solo aquellos firmados con la Unión Europea son de acceso público- como en la armonización de las distintas legislaciones nacionales, que suelen imponer sanciones diferentes para un mismo tipo de infracción.

Para hacer frente a esta situación Greenpeace propone varias recomendaciones en torno a cuatro puntos fundamentales: mejorar la recolección de datos que permitan basar las decisiones de gestión pesquera en criterios científicos, fortalecer la monitorización, el control y la vigilancia, incrementar la transparencia y la participación de los agentes no gubernamentales e implementar cambios institucionales coherentes que afecten tanto a las entidades de la región como a aquellos estados cuyas flotas faenan en la zona.

Entre las medidas concretas incluidas en el informe se encuentran el refuerzo de la cooperación efectiva -a través de los recursos pesqueros compartidos, por ejemplo- y la imposición de penas que resulten más efectivas al ser disuasorias, no discriminatorias, no negociables y armonizadas entre los diferentes estados. También se propone la incorporación de los estados de la región a la Iniciativa de Transparencia de la Pesca (FITI, por sus siglas en ingles).

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats