Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Barrios

Radiografía familiar en Ciudad Alta

El Arciprestazgo realiza un estudio con una muestra de 750 entrevistas válidas, con un nivel de confianza del 95,5%

Radiografía familiar en Ciudad Alta

El Arciprestazgo de Ciudad Alta ha tomado en consideración la necesidad de realizar un estudio sobre las familias en Ciudad Alta para indagar sobre los cambios que experimentan, cuáles son sus demandas a las parroquias y si se está creando un proceso de alejamiento de la fe y de la Iglesia. Se pretende con ello elaborar un plan pastoral en favor de las familias, a través de los grupos parroquiales, de la coordinadora de pastoral familiar, y ha sido apoyado mayoritariamente por el Consejo Arciprestal Pastoral de Ciudad Alta (CAP). El encargado de llevar a cabo el trabajo ha sido Fermín Romero Navarro, director del Centro de Orientación Familiar de Canarias (COF) y experto en mediación familiar, quien, como resultado, ha escrito el libro Las familias a examen. Análisis sociológico-pastoral. Parroquias del Arciprestazgo de Ciudad Alta: Nuestra Señora de los Dolores, Sagrados Corazones, San Marcos, San Antonio María Claret, Espíritu Santo y Santa Isabel de Hungría, que consta de varias encuestas.

Romero recuerda que en 2014 y 2015 se celebró en la Iglesia católica un sínodo de obispos ordinario y extraordinario para hablar de la problemática y cambios en la familia actual. Además, Papa Francisco, en 2016, publicó una exhortación apostólica sobre la familia llamada Amoris Laetitia (la alegría del amor). Significa que la familia ocupó el lugar central en el Vaticano durante dos años. Esto llevó al Arciprestazgo de Ciudad Alta a tomar la decisión de realizar el estudio.

Al respecto, Romero explica que, redondeando, existen 15.000 núcleos familiares, unos 52.000 habitantes, correspondientes al grupo de barrios de Ciudad Alta que comprende el Arciprestazgo, no de todo el distrito, que acumula más de 100.000 habitantes y no ha sido objeto en su totalidad de la estadística. La unidad de análisis es el representante o la representante de los núcleos familiares en cualquiera de sus condiciones, ya sea casado/a, separado/a, divorciado/a, o viviendo en pareja. Se utilizó una muestra de 750 entrevistas válidas, con un nivel de confianza del 95,5%, y un nivel de error del 3,5%, según asegura Romero.

La encuesta consta de 47 preguntas que se organizan en torno a un conjunto de variables. El estudio tiene una finalidad, no tanto académica como pastoral. "Queremos ver la realidad familiar científicamente". La encuesta se aplicó en 2016, en su trabajo de campo, en los meses de marzo a junio. También hay que indicar que se trata de un muestreo probabilístico estratificado. Hay tres estratos: el de los alejados, el de los que tienen vinculación con la parroquia, y según sexos.

Aunque haya diferencias perceptibles en los cinco barrios estudiados: Escaleritas, Schamann, Altavista, La Minilla y Las Chumberas, Fermín Romero lo que ha hecho es un análisis de la globalidad. Por ejemplo, perfiles comunes desde el punto de vista socio-cultural-económico son: casi el 40% tiene estudios entre Primaria y FP de primer grado; entre el 51% y el 53% no trabaja; la tasa de paro es del 35,39%, dato que corresponde como se ha dicho sólo a las familias encuestadas y que no se puede extrapolar al distrito. El 42% tiene o vive un tipo de familia considerada por el estudio como "irregular", conformada por divorciados, separados, viviendo en pareja, familias monoparentales o reconstituidas. Desde el punto de vista religioso, el 45% de la población estudiada no manifiesta estar vinculada a las parroquias; el 46% no manifiesta ningún compromiso con sus respectivas parroquias; el 27,5% expresa que se ha distanciado de la Iglesia como institución; sólo asiste a la misa dominical el 16,2% y, en ocasiones especiales, el 40%. Los que asisten a las parroquias lo hacen, principalmente, para solicitar alguno de los tres sacramentos básicos: bautismo, primera comunión o las misas.

En cuanto a la problemática específica de la familia encuestada, esta se refiere, en primer lugar, a la relación de conyugalidad o de relación de pareja referida a la comunicación, satisfacción emocional y afectiva, a la convivencia. En segundo lugar, se relaciona con las funciones parentales y de relación con los hijos expresando la dificultad de actuación en criterios y pautas educativas. La tercera problemática se refiere a los conflictos y relaciones de tensión con los hijos de la nueva pareja. En cuarto lugar, las relaciones con el excónyuge o expareja y los hijos que se tienen en común.

Las conclusiones más significativas de la encuesta, o más bien, recomendaciones, son las siguientes: en primer lugar, estar abiertos a los nuevos signos de los tiempos, en el sentido de ver con ojos de fe tanto a la familia como a los nuevos tipos de familia. En segundo lugar, estar abiertos a los alejados que van en aumento, recibir por parte de las parroquias de manera comunitaria los resultados de la encuesta para concretar urgencias y propuestas pastorales. Colocar la lupa, el foco pastoral en aspectos socio-culturales-económicos importantes como la situación de pobreza y de carencias múltiples de la población de Ciudad Alta; en la problemática diversa y compleja de los nuevos tipos de familia; ayudar a fortalecer la conyugalidad y el mundo emocional de las parejas y sus funciones parentales; generar una pastoral adecuada a estas necesidades; estar alerta y prestos ante la ausencia tan llamativa de los jóvenes y de los alejados de la Iglesia; y cultivar el sentimiento de pertenencia a la parroquia.

Compartir el artículo

stats