Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los vecinos del Canódromo quieren evitar que terminen las torres

El Supremo admite a trámite un recurso de Avecalta para impugnar el Plan General de 2012 que permite finalizar la construcción

Los integrantes de la Asociación de Vecinos Ciudad Alta (Avecalta) quieren evitar que se terminen de edificar las dos torres del Canódromo. Ambos edificios se proyectaron con 14 plantas, cada uno, y un total de 120 viviendas. Realia, constructora y promotora de la obra, paralizó los trabajos a comienzos de la crisis económica que se desató en 2008. Mientras, el colectivo vecinal lleva desde 2003 envuelto en un proceso judicial contra los distintos planes urbanísticos de la capital que han permitido la construcción de las denominadas torres del Canódromo.

Como novedad en el caso, la sección primera de la sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo ha admitido a trámite el recurso de casación interpuesto por los vecinos de Ciudad Alta contra la sentencia que dictó el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) en octubre del año pasado. La intención del colectivo con este recurso es impugnar el Plan General de Ordenación de 2012 (PGO) de Las Palmas de Gran Canaria, que avala los citados edificios en Schamann.

"Nuestro objetivo es que el TSJC anule el PGO de 2012, porque las determinaciones que tiene para el barrio de Schamann ya fueron declaradas ilegales por el Tribunal Supremo en su momento", estiman los vecinos. Fue en 2014 cuando el Supremo falló a favor del colectivo vecinal.

En aquella ocasión se anuló el Plan Especial del Canódromo del año 2003 y el PGO del año 2000, ambos permitían que parte de la antigua pista de carreras de galgos de la capital fuera suelo urbanizable. Dicho ordenamiento se incluyó en el PGO de 2012, vigente en la actualidad. Por este motivo la constructora podría a día de hoy, legalmente, terminar la obra.

Por otro lado, los vecinos de la zona instan al Consistorio capitalino a cancelar la licencia urbanística. De no hacerlo, Realia podría reanudar la construcción de dichas torres. "La licencia caducó hace siete años, por eso le decimos al Ayuntamiento que declare la caducidad de la misma porque la constructora no quiere construir, pero el Consistorio se niega a hacerlo", afirman desde Avecalta.

"No entiendo por qué, si quieren defender el interés general de la ciudad, no lo hacen; es la única manera que la ciudad no pierda y no tengan que pagar indemnización a Realia", exponen.

De esta manera, el colectivo vecinal quiere por todos los medios intentar que no se construyan edificios en esa parcela. Mientras, esperan que los tribunales vuelvan a darles la razón tal y como ocurrió hace tres años. De esta manera, el Supremo analizará si está justificado el cambio de planeamiento que se realizó en tiempos de José Manuel Soria para una parcela donde se pretendía poner un parque.

Compartir el artículo

stats