Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Urbanismo saca a concurso un mirador en San Nicolás que conectará con Mata

Antes de iniciar las obras se harán sondeos para buscar más restos de la antigua plataforma defensiva de la Punta de Diamante

22

Vista desde el futuro mirador de el Castillo de San Francisco

La Concejalía de Urbanismo de la capital grancanaria acaba de sacar a concurso, a través de la empresa Geursa, la instalación de un mirador en San Nicolás, en la zona de la antigua plataforma defensiva conocida como Punta de Diamante. La obra consiste en crear una plaza, desde la que residentes y turistas puedan disfrutar las vistas de la ciudad y conectar la parte alta del barrio con el Castillo de Mata. Con la intervención se pretende revitalizar el barrio y recuperar y potenciar el lugar y sus características, mejorar su conexión con la ciudad baja, revalorizar un lugar olvidado desde el que se puede divisar una imagen global de la ciudad e integrarlo en las rutas turísticas de la ciudad, así como poner en valor los elementos relacionados con el patrimonio histórico.

Antes de iniciar las obras, se llevarán a cabo una serie de catas para buscar más restos relacionados con el antiguo fortín del siglo XVI, que jugó un importante papel en la defensa de la ciudad, junto a la fortaleza de Mata. La comisión insular de Patrimonio del Cabildo de Gran Canaria condicionó la instalación del mirador a la preservación de los restos de la fortificación. La actuación tiene un precio inicial de 523.214 euros. Esta obra forma parte del conjunto de miradores que tiene previsto realizar el concejal de Urbanismo, Javier Doreste, en las montañas de la ciudad, como la de Altavista, un actuación que fue adjudicada a finales del pasado mes.

Según recuerda el arqueólogo Julio Cuenca Sanabria en el informe sobre la actuación, durante las excavaciones realizadas en 2005 se pudo comprobar que en la Punta de Diamante y Plataforma de San Francisco existen "vestigios arqueológicos visibles y otros que están sepultados". Por ello, el proyecto del mirador prevé realizar siete catas de tres por tres metros en la base de la Punta de Diamante y en diferentes tramos de la Muralla, que llega hasta casi la altura de la Punta de Diamante. "Lo que se pretende es comprobar la existencia o no de posibles restos de excavaciones que se encuentren sepultadas por diversas obras", explica Cuenca, que aclara que en el proyecto se han incluido las partidas necesarias para acometer una intervención arqueológica, antes de las obras del mirador, en el caso de que los sondeos previos sean positivos. Fue precisamente la excelente visión de buena parte de la ciudad desde la montaña de San Francisco lo que llevó a los militares y autoridades del siglo XVI a construir una fortificación en la zona. Inicialmente se pensó en una gran fortaleza, una idea que no prosperó porque se necesitaba mucho dinero, pese al terrible ataque y saqueo de la ciudad por el almirante holandés Van der Doez en 1599. Según Cuenca, la Punta de Diamante es el único vestigio que se conserva del sistema defensivo que protegió la ciudad entre los siglos XVI y XIX, junto al Baluarte de Mata, la Muralla, que llegó a tener 70 metros de longitud, la Fortaleza del Paso Angosto o Castillo de San Francisco, a las que se añade la torre de San Cristóbal y La Luz.

El mirador se instalará en una superficie de 1.200 metros cuadrados. Esta primera fase de las obras contempla dos plataformas diferenciadas, una primera situada en la zona asfaltada de la calle Sierra Nevada, y una segunda, tres metros por debajo de la anterior, donde se encuentran las trazas-muros de la Punta de Diamante, en la coronación de la ladera. La actuación prevé restaurar lo que queda de la plataforma defensiva y también los restos del arranque de la antigua Muralla, que tenía continuidad desde la Punta de Diamante hasta Mata. Ahora se pretende restaurar el tramo derruido en una fase posterior. El sendero de conexión unirá la calle Sierra Nevada con una vía de servicio de acceso al Castillo de Mata, en el entorno de las Cuevas del Provecho. El sendero seguirá el trazado de la Muralla, mediante una escalera con resaltes, puntos de pausa y paradas.

Compartir el artículo

stats