20% DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista a Luis Fernando Arencibia

"La población tiene que proteger su casa para prevenir los incendios"

"Se ampliará el periodo en el que se contrata personal extra para luchas contra los incendios a seis meses", asegura el jefe del Servicio de Medio Ambiente del Cabildo de Gran Canaria

Luis Fernando Arencibia, jefe del Servicio de Medio Ambiente del Cabildo, durante su conferencia de ayer.

Luis Fernando Arencibia, jefe del Servicio de Medio Ambiente del Cabildo, durante su conferencia de ayer. QUIQUE CURBELO

¿Qué particularidades se encuentran los bomberos a la hora de extinguir un incendio forestal en Gran Canaria?

Principalmente la interfaz urbana forestal. Existen una gran dispersión de casas y urbanizaciones, sobre todo en el Norte de la Isla y esto dificulta mucho las labores de extinción. Se necesitan derribar muchos medios, cada casa sería un autobombo para luchar contra el incendio. Y luego hay que hablar de la complicación a la hora de evacuar, porque las personas son lo primero que hay que defender. Es un tema social, tenemos que insistir en enseñar a la gente que es responsabilidad de cada uno tener su casa protegida, para evitar daños tanto en las viviendas como en ellos mismos.

¿Qué medidas de prevención tienen que tomar los ciudadanos?

Se centran en su propia casa principalmente. Cuidar su casa supone tenerla libre de vegetación en un perímetro de unos quince metros o superior para evitar males cuando llega un incendio. A la hora de una evacuación la colaboración es fundamental. Desde la dirección de extinción intentamos adelantarnos y procedemos a la evacuación y si la gente sale y protege su casa, se pueden ir con la tranquilidad de que su probablemente hogar no se quemará. Sin embargo hay casos en los que la gente desobedece y ya tienes que destinar más medios a una evacuación forzosa, llamar a Guardia Civil y demás.

¿Qué factores se tienen en cuenta a la hora de prevenir un incendio?

Tenemos unos medios destinados del Ministerio, Gobierno de Canarias y los propios Cabildos. Existe un plan Infoca que establece un poco quienes son los medios que actúan y cómo se organizan. Está todo documentado sobre, cuáles son las medidas que se deben tomar a la hora de extinguir un incendio.

¿Qué mejoras en la prevención se vana a ver en Gran Canaria después del último incendio de septiembre en la Cumbre?

Desde el Cabildo están aumentado las labores preventivas. Para el año que viene está previsto ampliar el personal que se contrata especial para labores de incendios de cuatro meses a seis meses. Es decir, se amplia desde finales de mayo hasta noviembre. Este personal nuevo no solo estará en labores de extinción sino también en campañas preventivas fuera del periodo más peligroso del verano. También hemos dado casi 60 charlas en zonas rurales concienciando a las personas de la importancia de la autoprotección. Otra labor importante, tenemos unos 50 pastores de ganado extensivo que están pastoreando unas 3.000 hectáreas de monte público con cabras y ovejas que reducen la carga de combustible. Por último la otra medida que adaptamos es, junto a la consejería de Soberanía Alimentaria, fomentar la actividad agrícola en terrenos abandonados.

¿Y los efectivos en el monte?

Nuestro personal hace labores de quemas prescritas a lo largo del invierno. Cerca de 100 hectáreas. Suponen unas zonas de seguridad por contar con baja carga.

¿Tienen previsto incluir nuevas tecnologías? Drones, por ejemplo.

En principio no, porque bueno, un dron en principio nos podría apoyar para visualizar y analizar el perímetro del incendio, ver hacia dónde va y por dónde se va a mover, pero no los hemos tenido en cuenta por ahora. En cuanto a otro tipo de materiales, desde hace unos años contamos con cámaras térmicas infrarrojas que complementan a las torres de vigilancia. Nos avisan de posibles focos de incendio con una mayor rapidez para actuar contra ellos.

¿Dónde están colocadas estas cámaras?

Están estratégicamente situados en el monte, en puntos con amplia visibilidad y cerca de las torres de vigilancia.

¿Qué se está haciendo para regenerar los daños que causó el incendio de septiembre?

El Ministerio de Medio Ambiente ha destinado 250.000 euros, el Gobierno de Canarias otros 500.000 euros. Ahora mismo hay unas trece cuadrillas trabajando en la zona, abriendo fajas y haciendo labores de restauración forestal y del suelo dañado. Además, el pasado domingo, con motivo del Día del Árbol, subieron más de mil personas para replantar cerca de 3.000 árboles.

¿Volverán a hacerse más campañas de reforestación en los próximos meses?

Continuaremos con campañas de voluntariado y luego con la contratación de personal externo. Pero hay que tener en cuenta del terreno quemado son pinos canarios, que son resistentes.

¿Se aprovechará para reforestar zonas que antes del incendio no tenían árboles?

En zonas de monte público no habrá problema y se hará. El problema es que buena parte de las zonas quemadas son terrenos privados, entonces tenemos que favorecer relaciones con los particulares para que les interese reforestar sus terrenos.

Compartir el artículo

stats