Compañerismo, reencuentro generacional, identidad con un proyecto y mucha música. Estos son los principales ingredientes de la fiesta anual que la comunidad educativa del colegio San Ignacio de Loyola, centro de los Jesuitas en Las Palmas, celebró la semana pasada en la capital grancanaria. Una cita que reunió a más de 450 personas entre ex alumnos y profesores y que coincide con el centenario de una institución que "es un pequeño referente de la sociedad canaria", según destaca un comunicado. El multitudinario encuentro, organizado por la Asociación de Antiguos Alumnos, contó con los sones de Última Parada (varios de los integrantes estudiaron en el colegio) y la agrupación cubana Aseres. Todo ello, aderezado con un suculento ágape de la mano de la Derspensa del Sabor y una entretenida rifa solidaria a favor de los fines sociales como las becas de comedor.