Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La obra más importante de Néstor se traslada a Mata por el cierre del museo

El centro volverá a abrir en 2019, ganará espacio expositivo y tendrá cafetería y una tienda

En las tripas del Bodegón.

En las tripas del Bodegón. ELVIRA URQUIJO/EFE

Los cuadros del Poema del Mar y el Poema de la Tierra de Néstor se trasladarán a partir del próximo 16 de diciembre a la fortaleza de Mata, donde será expuesta junto a una treintena de las obras más importantes del artista. La rehabilitación del Pueblo Canario, iniciada hace unas semanas, obligan a cerrar el Museo Néstor y así permanecerá durante al menos un año y medio, un periodo de tiempo que será aprovechado para ampliar su espacio expositivo, conectarlo con la calle León y Castillo, donde tendrá otra entrada y descubrir y realzar la arquitectura de Miguel Martín-Fernández de la Torre, que plasmó en todo el conjunto arquitectónico del Pueblo Canario la idea de su hermano Néstor.

El museo que reabrirá sus puertas en 2019 será muy diferente del que se cierra ahora. "Va a cambiar tanto cualitativa como desde el punto de vista cuantitativo. Se va a modificar la iluminación, la temperatura. Tendrá una cafetería y una tienda en la zona donde estaba la oficina de la OMIC y todo aquello que demanda un museo del siglo XXI", destaca el director del espacio, Daniel Montesdeoca, que lamenta que no se haya aprovechado el cierre de la pinacoteca para restaurar las series pictóricas más famosas del pintor simbolista, pero aseguró que "hay una presión social para seguir viendo la obra de Néstor".

El alcalde Augusto Hidalgo, que visitó ayer las obras de rehabilitación del Bodegón del Pueblo Canario, junto a los concejales de Urbanismo, Javier Doreste, y de Turismo, Pedro Quevedo, expresó su esperanza de que la totalidad de la actuación, que tendrá un coste de 2,7 millones, esté terminada a finales de 2018. "Estamos", afirmó el regidor, "ante un momento histórico. Después de sesenta años sin prácticamente intervenciones en este espacio, que es uno de los iconos turísticos de esta ciudad, hemos hecho una apuesta decidida para iniciar la rehabilitación" . Ese abandono, dijo, ha provocado importantes daños en su estructura.

En estos momentos está en marcha la primera fase, que consiste en el arreglo de las humedades, las cubiertas y los trabajos para asegurar la estabilidad estructural de todo el conjunto. Esta fase costará 500.000 euros. El concejal Javier Doreste recordó que ya se ha sacado a concurso la segunda fase de la obra, que consistirá en la conservación, consolidación y restauración de las dos plantas y accesos al Bodegón.

Punto de encuentro

"El objetivo", resaltó Doreste, "es volver a abrir el Bodegón en septiembre" del próximo año, porque este espacio es "fundamental como punto de atracción y como zona de encuentro de los ciudadanos con su historia y su cultura". Se eliminarán las barreras arquitectónicas para garantizar su accesibildad para todo el mundo. El concejal Pedro Quevedo añadió que ya se está preparando el pliego para sacar a concurso la gestión del restaurante. "El Bodegón", sostuvo, "es la vida de este espacio. Vamos a hacer hasta la cocina para que el espacio se mantenga tal y como lo estamos recuperando. Estamos absolutamente orgullosos de recuperar este espacio, icono de la arquitectura neocanaria y eje central del parque Doramas y el hotel Santa Catalina. Estamos recuperando ahora el abandono de 60 años". Añadió que la ocupación de los locales que rodean el patio central del Pueblo Canario "será posterior" a la apertura del restaurante y se mostró convencido de que la "actividad y el dinamismo" que le dará el establecimiento a la zona aumentará el interés por instalar tiendas de artesanía y otros productos en el lugar.

El canon anual de 600.000 euros que percibirá el Ayuntamiento por la concesión del hotel Santa Catalina, que acaba de obtener la cadena Barceló, permitirá según Hidalgo dotar de personal a la sociedad Hotel Santa Catalina, que hoy sólo maneja 23.000 euros anuales, para gestionar todo el conjunto arquitectónico y, sobre todo, para inyectar los recursos que necesita el Museo Néstor y aumentar su presupuesto.

El Museo Néstor recibe en la actualidad entre 220.000 y 250.000 euros anuales, una cantidad que no llega ni a la mitad de los 600.000 euros que percibe la Fundación Chirino, de carácter privado, del Ayuntamiento. El dinero que percibe el Museo Néstor apenas permite pagar la seguridad, la limpieza y el proyecto pedagógico.

Compartir el artículo

stats