Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Puerto resuelve los recursos por la parcela de Gramelcan

La Luz Market y Astilleros de Santander reclamaron tras ser rechazados sus proyectos

El Puerto resuelve los recursos por la parcela de Gramelcan

La pelea por la concesión de la antigua parcela que ocupaba Gramelcan en el muelle Reina Sofía podría desatascarse este jueves en el consejo de administración de la Autoridad Portuaria de Las Palmas, donde se dará cuenta de la resolución de los recursos de alzada interpuestos por La Luz Market y Astilleros de Santander en contra de la mesa de licitación, del 14 de noviembre pasado, que rechazó sus proyectos de obras.

Al concurso público abierto para la concesión de este dominio portuario se presentaron cinco empresas. Las dos ya mencionadas además de Hidramar, Hamilton-Tecnavin y Gramelcan, en unión con Gesport y Astilleros Ría de Avilés. En juego, una parcela de 8.076 metros cuadrados en el muelle Reina Sofía.

Las empresas podrían, no obstante, acudir a un contencioso si no estuvieran de acuerdo, aunque desde el Puerto se confía en que acepten la resolución para agilizar los trámites de concesión, tal y como ha venido ocurriendo en los últimos años en asuntos de este tipo. Sobre todo, porque se trata de la última parcela en el muelle Reina Sofía, que precisamente alarga este año su superficie de atraque para dar más cabida a los pesqueros y plataformas petrolíferas que llegan a La Luz para ponerse a punto. La concesión de la parcela portuaria se otorgaría por un plazo máximo de 35 años.

El Puerto de Las Palmas especificaba, no obstante, en el pliego de condiciones del concurso público que la parcela debía tener como destino la reparación naval, y/o terminal polivalente, incluidos los graneles sólidos no alimentarios y excluidos los contenedores.

Hasta entonces, la parcela había estado ocupada por la empresa Gramelcan, dedicada al tráfico de graneles sólidos, incluido el cemento. Pero la Autoridad Portuaria de Las Palmas decidió sacarla a concurso público ante la finalización de la concesión -septiembre de 2017- y las ofertas que había sobre la mesa sobre dicha superficie.

El Puerto no accedió, sin embargo, a la solicitud que en 2016 le hizo la empresa de ampliar su actividad a la reparación naval dada la caída del negocio en la construcción por la crisis económica.

Debido a la importancia que en los últimos años tiene el Puerto como lugar de avituallamiento y reparación de las plataformas petrolíferas, la Autoridad Portuaria decidió incluir esta industria en el pliego de condiciones del concurso ya que la normativa urbanística de esa zona - área funcional 3- permitía la puesta en marcha de "industrias en todas sus categorías".

En la exposición de motivos, la Autoridad Portuaria de Las Palmas afirmó que se quería dar un "uso más eficiente y racional" a la parcela para mejorar los servicios y posicionar competitivamente a La Luz "en aquellas actividades que resultarán mejor adaptadas a las características físicas del muelle y su explanada adyacente". De ahí que fuera posible que la superficie fuese utilizada para la reparación de plataformas y buques offshore dado que se trataba del único muelle en el puerto con "abrigo suficiente, gran calado y suficiente ancho de explanada disponible junto a la zona de maniobra".

En diciembre de 2016 el consejo de administración de la Autoridad Portuaria de Las Palmas dio el visto bueno para la convocatoria de un concurso público sobre la parcela, de una longitud de 195 metros y de 41,41 metros de ancho, que se convocó el 2 de junio de 2017.

En un principio, Gramelcan, que desvió su actividad a Arinaga, no se iba a presentar al concurso público, pero finalmente optó en compañía de la canaria Gesport y de la asturiana Astilleros Ría de Avilés acudir a la convocatoria.

La mesa de licitación del 14 de noviembre de 2017 desestimó los proyectos que habían presentado La Luz Market y Astilleros de Santander, y ambas empresas presentaron recursos.

El consejo de administración de la Autoridad Portuaria de Las Palmas también deberá resolver la solicitud de extinción, por renuncia, de la concesión otorgada a la entidad Petrosigma en el puerto de Arinaga, en la zona de servicio. Dicha petición va por segunda vez a este órgano de administración. La empresa desestimó ocupar la parcela, de unos 40.199 metros cuadrados y 834,18 metros cúbicos de canalizaciones, que se le habían otorgado en diciembre de 2016 para almacenamiento y suministro de productos petrolíferos en la Zona Franca.

Compartir el artículo

stats