Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un habitual de La Luz realiza sondeos petrolíferos en aguas del Sáhara

El 'BGP Prospector' encabeza una flotilla a 250 kilómetros al Sur de Gran Canaria

Un habitual de La Luz realiza sondeos petrolíferos en aguas del Sáhara

El buque BGP Prospector lleva dos semanas realizando sondeos sismográficos en aguas del Sáhara Occidental, a unos 250 kilómetros al sur de Maspalomas. La nave, habitual del Puerto de La Luz, partió de Gran Canaria el 1 de febrero y desde entonces encabeza una flotilla compuesta por otras tres embarcaciones que navegan en el interior del bloque petrolero de Bojador, ubicado mar adentro a unos 200 kilómetros del cabo homónimo y cerca del límite con la zona económica exclusiva española.

El BGP Prospector y sus acompañantes se mueven a una velocidad en torno a los cinco nudos repitiendo una y otra vez una trayectoria ovalada de unos 40 kilómetros de diámetro en paralelo a la costa. Estos movimientos son los habituales que se realizan durante un sondeo sismográfico para cubrir la mayor extensión posible de suelo oceánico y comprobar de este modo la presencia de hidrocarburos bajo el lecho. Este tipo de trabajos no implica perforaciones en los fondos del mar, pero los efectos que puedan tener sobre parte de la fauna marina los impulsos sónicos que son lanzados desde las embarcaciones son objeto de debate en la comunidad científica.

El barco no actualizó durante los primeros días de travesía su sistema de identificación automática (AIS, por sus siglas en inglés), tal y como pudo comprobar este periódico en numerosas ocasiones durante esas fechas. Esta tecnología, que permite localizar la posición exacta de un barco, es también una salvaguarda de cara a evitar percances con otras embarcaciones. La situación cambió a partir del 9 de febrero, cuando un helicóptero de Salvamento Marítimo tuvo que rescatar a uno de los tripulantes del BGP Prospector y trasladarlo hasta el hospital Doctor Negrín de Las Palmas de Gran Canaria por una emergencia médica. Desde ese día está activo el AIS del barco.

La zona en la que el BGP Prospector trabaja estos días, el bloque petrolero de Bojador, cubre una superficie marítima de 22.268 kilómetros cuadrados. Marruecos, que desde 1975 controla de facto el territorio saharaui, otorgó en 2016 a dos petroleras, la estadounidense Kosmos y la británica Cairn (a través de su filial Capricorn), la licencia para realizar trabajos en la zona y de hecho el mismo barco realizó los primeros sondeos en la primavera de 2017. Sin embargo, el pasado 6 de febrero, cinco días después de que la flotilla comenzara a mapear los fondos, la Oficina Nacional de Hidrocarburos y Minas (Ohnym) anunció la renuncia de las dos empresas al permiso.

El comunicado de la Ohnym no indicaba fechas exactas para la retirada y aclaraba que Kosmos "supervisará los trabajos de adquisición sismológica y el tratamiento e interpretación de la sísmica 3D hasta la entrega del informe final" a la administración marroquí. La ambigua redacción de esa nota de prensa ha llevado a diversos actores del conflicto a especular con la posibilidad de que estos sean los últimos trabajos de Kosmos antes de abandonar la zona.

La explotación de los recursos petrolíferos del Sáhara Occidental está condicionada por la disputada soberanía del territorio, abandonado por España en 1975 sin haber culminado su descolonización. En 2002 Naciones Unidas emitió una opinión legal según la cual las prospecciones que no sean realizadas en coordinación con la población saharaui violan las leyes internacionales, aunque su texto ha sido interpretado de formas muy distintas.

Compartir el artículo

stats