El consejero de Economía, Industria, Comercio y Conocimiento del Gobierno de Canarias, Pedro Ortega, anunció el pasado 7 de mayo en una comisión del Parlamento canario que el Ministerio de Industria ha incluido la nueva subestación eléctrica, que sustituirá a la de la Cícer de Guanarteme, en el nuevo anexo del documento de Planificación Eléctrica que se está elaborando. La inclusión de la nueva instalación en el anexo II del documento de planificación estatal permitirá iniciar, aunque no es vinculante, los trámites de autorización administrativa, según afirmó Ortega.

El Ministerio de Energía ha incluido la nueva subestación, tras las gestiones realizadas por la Consejería de Economía, a petición del alcalde de la capital grancanaria, Augusto Hidalgo. El concejal de Urbanismo, Javier Doreste, indicó que este es el paso que faltaba para que Endesa inicie el traslado de la subestación a otro lugar de la ciudad. El Ayuntamiento ha ofrecido desde hace varios años dos parcelas alternativas para la reubicación, una situada en La Torres y otra por debajo del hospital Negrín. El Ayuntamiento solicitó en 2017 a Endesa el abandono de la subestación, en cumplimiento de la sentencia firme del 15 de julio de 2015, que considera que la instalación es ilegal y además no se puede legalizar porque nunca tuvo licencia para desarrollar la actividad, y un segundo fallo de 2017, que rechazó el recurso de Endesa contra la resolución del Ayuntamiento para que paralizara la actividad y volvió a confirmar la ilegalidad de la instalación.

Según informó Doreste, en septiembre de 2017 hubo una reunión, a iniciativa del alcalde Augusto Hidalgo, entre Endesa, Red Eléctrica, el Ayuntamiento y el anterior viceconsejero de Industria del Gobierno canario, para iniciar el procedimiento con el Ministerio de Energía y desbloquear el traslado. "En marzo pasado nos reunimos con el nuevo viceconsejero de Industria, Gonzalo Pieranvieja. Estamos trabajando desde septiembre en el desbloqueo de este tema, porque Endesa se escudaba en ello para no iniciar el plan de traslado. Industria intermedió con el Ministerio para que esa instalación entrara en los planes eléctricos, porque sin esa autorización no se puede producir el traslado", reconoció el concejal.

Doreste añadió que la mudanza la tienen que hacer Red Eléctrica y Endesa. "Red Eléctrica, que es la que tiene las líneas no ha puesto ningún problema para trasladarse y esta autorización del Estado mete presión a Endesa, que ya no puede poner como excusa la carencia de permiso. El Ayuntamiento ha buscado dos solares que estuvieran en las líneas del mapa eléctrico de Gran Canaria y todavía no nos han respondido cual es la ubicación que quieren. Con la autorización del Gobierno ya no tienen ninguna excusa para no irse", sostuvo el edil.

Fuentes de la Viceconsejería de Industria aclararon, sin embargo, que desde que el Gobierno de España autorice la planificación estatal eléctrica que incluya la nueva subestación, el traslado se prolongará por un periodo de tiempo que rondará "entre cinco y diez años. Una vez que se autorice, se tiene que elevar dicha autorización a la aprobación de la Comisión Nacional de Mercados y Competencias. Y se tienen que sentar Red Eléctrica y Endesa para abordar el proyecto de traslado, realizar un proyecto de ejecución e iniciar todos los trámites ambientales, territoriales, etc.".

La Asociación Ciudadana Recuperar la Cícer, cuyas denuncias consiguieron que el TSJC dictara varias sentencias declarando la ilegalidad de la subestación de Guanarteme, ha planteado otro recurso para que sea el Ayuntamiento el que se encargue de realizar el traslado de la subestación y cumplir la ejecución de la sentencia y luego le exija el pago del coste de la operación a las compañías eléctricas.

Por su parte, el secretario local de Coalición Canaria (CC) en Las Palmas de Gran Canaria, Luis Suárez resaltó la iniciativa del Gobierno canario, a través de un comunicado, en el que critica al edil Javier Doreste, porque "ordenó la paralización de la actividad de la subestación de Guanarteme sin disponer de una alternativa que asegure el suministro eléctrico que cubre" la instalación. Según Suárez, la central da respuesta a cerca del 25% de la demanda total de la ciudad y es el nudo de alimentación principal de la capital grancanaria. Dos años después de ordenar la paralización, el Ayuntamiento no ha hecho nada".