Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fiestas Fundacionales Hija Predilecta

"El paisaje siempre se puede volver a construir"

Coautora de la Ciudad de la Justicia y la rehabilitación de las Casas Consistoriales

Magüi González frente al Gabinete Literario.

Magüi González frente al Gabinete Literario. JOSÉ CARLOS GUERRA

Nadie diría que entre las casas del barrio de San Cristóbal se esconde una vivienda galardonada con el Premio canario de Arquitectura y finalista de los FAD, uno de los reconocimientos más importantes en España en construcción e interiorismo. Pero así es; La casa Ruiz es una muestra de lo importante que es edificar mimetizándose con el paisaje y pensando en sus habitantes. La arquitecta que la diseñó, Magüi González, ha sido nombrada Hija Predilecta en esta edición.

No es la única obra con la que la arquitecta ha dejado huella en la ciudad, pero sí la que más satisfacciones le ha dado. "El sitio era maravilloso porque muy pocas veces tienes un escenario como ese: el mar delante. Y, por otro lado, porque era para un artista y sintonice con él. En arquitectura es muy importante que entiendas al cliente, qué es lo necesita, cuál es su forma de vida, y que él te entienda. A veces la gente sabe lo que quiere, pero no cómo. Y ahí está el arquitecto para conseguir ese sueño".

La arquitecta, que ha rehabilitado las Casas Consistoriales junto Antonio J. Sosa, la biblioteca y la sala de exposiciones del Gabinete Literario, y construido la Ciudad de la Justicia (también con Sosa), la plaza de los Derechos Humanos y el aparcamiento subterráneo, el centro artístico La Regenta, el centro comercial de Escaleritas y 30 viviendas de protección oficial en Juan Grande; entre otros proyectos, se mueve como pez en el agua entre la obra nueva y la restauración, aunque considera que devolver la vida a un viejo edificio "es especialmente gratificante". "Tiene algo de mágico porque se trata de recuperar, de revivir algo".

Un proceso, sin embargo, delicado porque es dialogar entre lo viejo y lo nuevo, y que la profesora de Proyectos Arquitectónicos de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) realiza con tiento, "sin imponer a priori nada, intentando que todo fluya y viendo lo que me va pidiendo el edificio".

Magüi González pertenece a una de las primeras promociones de la Escuela, a la que llegó por sus habilidades con el dibujo.

A la arquitecta le gusta caminar por la ciudad. Sin dirección aparecen las ideas y, con la observación, los problemas que plantear a sus alumnos. Y en ese discurrir se pregunta: "¿por qué esta ciudad siempre está quitando terreno al mar?".

"El paisaje siempre se puede volver a construir; en vez de playas artificiales porque no se hacen actuaciones modélicas como La Laja. Ese modelo se debería estar repitiendo en todos los barrios como espacio de esparcimiento", señala la diseñadora, mientras se pregunta por qué no hay una política de rehabilitación del espacio público de Vegueta. "En el caso del Guiniguada se resolverían muchos problemas si se logra hacer un gran parque lineal que conecte el barranco hasta Tarifa. Volver a recuperar el cauce sería costoso pero hay modelos viables si se elimina el tráfico".

Magüi González se muestra crítica con la reposición de vivienda que se está haciendo en la ciudad porque vuelven a un modelo "ya fracasado del bloque repetitivo y con mínimo espacio libre para sus residentes" cuando asegura que ya hay ejemplos más imaginativos en altura. "Un jardín o una terraza lo veo fundamental en viviendas pequeñas para no sentirse encerrado y poder tener un desahogo. Los interiores deben ser flexibles para adaptares a las distintas composiciones familiares".

La arquitecta sostiene que cada ciclo de vida requiere unas dimensiones de casa "salvo que un o tenga una mansión en Vegueta, las casas no duran toda la vida".

Compartir el artículo

stats