Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fiestas Fundacionales Hija Predilecta

"Yo soy reflejo de esta tierra"

La voz del grupo Mestisay confiesa que en las Salesianas la alentaron a conseguir su sueño

Olga Cerpa.

Olga Cerpa. LA PROVINCIA/DLP

La noche de San Juan tendrá este año un cierre especial en la playa de Las Canteras al margen de los tradicionales voladores. Olga Cerpa y el grupo Mestisay serán los encargados de poner la dinamita musical a la velada más mágica del año y de la ciudad con motivo de su fundación. No se apuren si la cantante Olga Cerpa no llega a en punto a su compromiso (22.30 horas en la plaza Saulo Torón); que seguro que lo hará, pero, sí es así, razones hay para disculparla. El motivo es que horas antes recibirá en el Auditorio Alfredo Kraus el título de Hija Predilecta de Las Palmas de Gran Canaria . Una distinción que para la artista ha sido "una grata sorpresa" por inesperada, según reconocía esta semana a través de email.

Nacida en el barrio de San Juan, Olga Cerpa mamó desde pequeña la música popular que tiempo después ha sabido trasmitir con aires frescos en una veintena de discos y en diversas producciones musicales dentro y fuera de su tierra. Un trabajo reconocido internacionalmente con la nominación en 2014 a los Grammy latinos con 'Mujeres con cajones' en la categoría de mejor álbum folclórico junto a las cantantes Albita y Eva Ayllón. "A mí me pasaba como a las folclóricas antiguas (ríe), ya desde muy, muy pequeña vivía para la música. Tuve la inmensa suerte de estudiar en el Árbol Bonito, de las Salesianas, y de encontrarme allí con gente maravillosa, como sor Flora Araña, recientemente fallecida, que creyó en mí y que me enseñó, me alentó, me ayudó y me animó a seguir mi sueño", recordaba.

Su sueño no era otro que el de ser cantante, y lo consiguió. "Si no hubiera sido cantante pues sería cantante frustrada porque creo firmemente que era mi destino. Para bien y para mal, cuando tienes una vocación tan marcada solo puedes conseguirlo o fracasar; nunca hubo plan B", subrayaba la cantante, que ha recibido hace pocos días el premio Ser Canario y dos galardones en los Premios Canarios de la Música por Jallaos.

Llegó a formar un grupo -Tabona- pero sería con Mestisay (1986) con quien alcanzaría la conexión con el público. Con ellos lleva más de tres décadas. "Han sido muchos años en los que ha ido cambiando nuestra manera de entender esta profesión. Hemos explorado mestizajes nuevos, a veces con más fortuna que otras, pero siempre en una trayectoria de búsqueda y de apuesta. El balance es más que bueno, porque está siendo una vida intensa y auténtica, con sus éxitos y sus fracasos". Sin esa unión, reconoce que sería "una buena cantante pero con escasa singularidad". Y lo explica. "Decir Mestisay es decir Manuel González. Y teniendo en cuenta que la carrera de una cantante se sustenta sobre un repertorio, yo soy musicalmente hablando lo que ese repertorio ha definido. Manuel-Mestisay ha sido la idea, el concepto, las canciones. Probablemente sin eso yo sería una buena cantante pero con escasa singularidad, que al final es lo que te puede hacer destacar".

Amistad, lealtad y confianza ciega han sido las claves de esta unión fructuosa musicalmente hablando, aunque la trayectoria haya sido "muy zigzageante". "Después de tantos años, también aprendes a superar momentos de discrepancias o de diferencia de parecer".

Mestisay es hoy un referente musical para los isleños y para los que miran hacia Canarias. Un título que, según la artista, no es una carga, sino un compromiso. "Es un compromiso feliz adquirido desde la libertad. Siempre he defendido que lo que te singulariza es precisamente tu origen, tu entorno cultural de procedencia. Canto como canto porque soy de donde soy. Y me enorgullece que se destile en todo lo que hago esa raíz. Canarias es un lugar único, por su historia, por su enclave geográfico, por su cultura. Esta tierra habla, pinta, come, ama y canta de una manera especial. Y yo solo soy reflejo de eso".

Su trayectoria la avala para opinar sobre la música popular que se hace ahora. "Tengo el sentimiento dividido. Por una parte creo que tenemos los músicos mejor preparados de nuestra historia. Pero, salvo muy honrosas excepciones, creo que se están repitiendo demasiado patrones de formaciones, de repertorio, de maneras de cantar la música popular, que alejan a mucha parte del público, especialmente a la gente más joven, de la música de raíz. Hay una deficiencia de originalidad, de apuesta, de riesgo, de propuestas con personalidad".

La cantante Olga Cerpa (1962) vivió de niña en el barrio de San Juan y, en las Salesianas, descubrió su talento para la música. Lleva más de tres décadas unida a Mestisay, formado en 1980 por Manuel González. Más de una veintena de discos y varias producciones de teatro musical avalan a la artista. Entre ellos, En busca de Valentina, Querido Néstor, Poeta en la Isla, Atlántico Radio y Canciones del Sur. Jallaos, su último trabajo, está teniendo una gran acogida y ha sorprendido al grupo. "La popularidad de un tema se alcanza cuando la gente lo canta de forma espontánea sin saber a lo mejor ni cómo se llama quien lo hizo; y eso está pasando con la canción 'Esa musiquita'.

RECUERDOS

  • "De niña el colmo de la aventura era llegar al Puerto": "En mis recuerdos hay varias ciudades en una. Por una parte, el barrio -San Juan-. Aquel era un microcosmos muy particular, muy familiar. Los chiquillos nos criábamos entre una tribu de vecinos y familias que se ayudaban entre todos a sacar adelante a los más pequeños. Y todo el barrio era nuestro, desde la Portadilla hasta la Batería. Todas eran nuestras laderas. Y después estaba la ciudad baja: Vegueta, Triana. Eso era lo de ´salir´. El colmo de la aventura era llegar al Puerto, a las Alcaravaneras o las Canteras, al Parque Santa Catalina. Eso ya era lo más de lo más, porque cuando eres niño las distancias son enormes". Son los recuerdos que tiene la cantante Olga Cerpa de su infancia y adolescencia en Las Palmas de Gran Canaria. Paisajes que, según ella, "conformaban mi mundo, con el mar como horizonte" que veía desde la azoteas del risco de San Juan. "Me parecía entonces, y aún ahora, una perspectiva maravillosa de la ciudad", confiesa. La intérprete del grupo Mestisay, que vive durante meses fuera de la Isla, asegura que echa de menos muchas cosas de su ciudad natal. "La luz, que es única y maravillosa, la manera de hablar, los olores, lo sabores, la alegría de vivir que se respira en sus calles".

PERFIL

  • Más de una veintena de álbunes: La cantante Olga Cerpa (1962) vivió de niña en el barrio de San Juan y, en las Salesianas, descubrió su talento para la música. Lleva más de tres décadas unida a Mestisay, formado en 1980 por Manuel González. Más de una veintena de discos y varias producciones de teatro musical avalan a la artista. Entre ellos, En busca de Valentina, Querido Néstor, Poeta en la Isla, Atlántico Radio y Canciones del Sur. Jallaos, su último trabajo, está teniendo una gran acogida y ha sorprendido al grupo. "La popularidad de un tema se alcanza cuando la gente lo canta de forma espontánea sin saber a lo mejor ni cómo se llama quien lo hizo; y eso está pasando con la canción ´Esa musiquita´.

RETOS DE LA CIUDAD

  • Ser más visible fuera del Archipiélago: La cantante piensa que Las Palmas de Gran Canaria tiene "muchos y muy complicados retos que gestionar" como ciudad teniendo en cuenta que "hay muchas en una". La intérprete de En busca de Valentina cree que "hay que pensar en los barrios", aunque considera que se trata de un ejercicio "muy difícil" dado que hay que empezar por "entender y conocer" a los mismos. "Hay que recuperar muchos más espacios para los peatones, que somos todos, aunque en otros momentos seamos conductores", sostiene la voz del grupo Mestisay, que concluye que "hay que hacer mucho más visible esta maravillosa ciudad fuera de las Islas".

Compartir el artículo

stats