Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fiestas Fundacionales Hijo Predilecto

"Mi madre tiró la toalla cuando vio a los fans"

El benjamín de los premiados es jugador online profesional en la liga americana

Alfonso Aguirre Rodríguez en Santa Mónica, donde vive actualmente.

Alfonso Aguirre Rodríguez en Santa Mónica, donde vive actualmente. LA PROVINCIA/DLP

El jugador de e-sports Alfonso Aguirre Rodríguez romperá el sábado la tónica de los títulos de Hijas e Hijos Predilectos y Adoptivos de la ciudad. Y no solo por su corta edad -tiene 24 años- , sino también por el ámbito en el que se le premia: el deporte online. El benjamín, que no podrá estar en el acto que se celebrará en el Auditorio Alfredo Kraus por estar compitiendo - es jugador profesional de League of Legends-, afronta, sin embargo, el reto de romper moldes con madurez. "Es un honor ser reconocido por tu trabajo, da igual la edad", responde desde la ciudad californiana de Santa Mónica (EEUU), donde compite en la liga más importante del mundo: la americana.

Mithy, como así se le conoce, se inició en el deporte electrónico profesional - conocido por e-sports- tras jugar como amateur y haber crecido con los videojuegos en un mundo ya conectado a la red 2.0. "Jugaba online a juegos competitivos, eso es básicamente eSports. Resultó que uno de esos juegos movía mucho dinero y me pude dedicar a ello", explicaba esta semana en una entrevista via email. En la actualidad, el joven está fichado profesionalmente por la empresa creadora de League of Legends (Riot Games), un juego de estrategia y acción mítico creado en 2009 y que ha recibido el premio Bafta a uno de los mejores videojuegos. Sus campeonatos, con equipos de diversos países y en los que se juegan cientos de dólares en premio, tienen ya más audiencia que el baloncesto o el rugby americano, según los expertos.

Hasta llegar a la liga más internacional del mundo, Alfonso ha tenido que solventar algún bache. El principal de todos el de convencer a sus padres que se iba a dedicar a los juegos online profesionalmente. "Mi padre lo vio como una oportunidad desde el principio pero a mi madre le costó más. Ella quería que terminase primero la carrera universitaria; fue una batalla convencerla. Creo que se convenció cuando vino a verme a la universidad en Inglaterra y habló con mi tutor y el director del curso. Después de eso, y tras ver a algunos fans que me reconocían y pedían autógrafos, tiró la toalla", confesaba, mientras recordaba las reprimendas "por pasar horas y horas delante del ordenador" y no aplicarse en los estudios.

"En casa hubo muchos problemas típicos de un niño que está todo el día en el ordenador. No me dedicaba al 100% al colegio porque tenía siempre el juego en mente. Pero como nunca llegue a suspender y al menos, según mi madre, no estaba en la calle con drogas y me tenía controlado porque mis amigos iban y venían con los portátiles a casa, la cosa se superó", explicaba. Curiosamente será su madre Alicia Rodríguez la que recogerá la distinción en su nombre de manos.

Posteriormente, compitió con equipos amateur hasta que llegó su fichaje internacional. Un asunto nada complicado según Alfonso porque al competir por Internet todo el mundo puede conocer tu nivel. "Lo más importante acaba siendo la continuidad y el crecimiento, que los otros vean que tu vas siempre a mejor. Con el tiempo acabas entrando en la escena profesional", dice.

Su jornada laboral comienza a las 8 de la mañana. Un paseo de veinte minutos, desayuno y "al gimnasio, psicoterapia o fisio según toque". Después, atiende emails, entrevistas, fans, habla con los amigos, la familia, hasta las 10.30 horas en que juega. "Jugamos un bloque de tres partidas, después de cada una de ellas nos sentamos con el cuerpo técnico y analizamos durante veinte minutos nuestros fallos y hablamos sobre lo que podemos mejorar". Después, una hora de descanso para comer y de nuevo un bloque de tres partidas hasta las 19.30 horas.

"Por lo general, después de cenar y descansar una horita suelo practicar por mi cuenta hasta las 22.30 horas. A esa hora me voy a mi habitación e intento seguir un ritual antes de dormir: escucho música, leo y practico meditación para conseguir un sueño mejor ya que durante la temporada hay mucho estrés y a veces me cuesta dormir". Para los que crean que esto no es un trabajo contesta: "Tengo una relación laboral, donde hay un contrato, me pagan y pago mis impuestos, además hago trabajar a otros profesionales para mi asesoramiento y mi bienestar". El jugador aconseja a los padres que tengan un hijo aficionado a los e-sports que dialoguen con ellos antes de cortarle alas. "Si es muy bueno pueda dedicarse a ello; siempre dejando una puerta abierta o un plan B para volver a sus estudios".

RECUERDOS

  • De la piscina al club de Tenis en Maspalomas: Los recuerdos de infancia del joven premiado están unidos al Sur de la Isla, a Sonnenland, donde la familia tenía la residencia hasta que se trasladaron a vivir a la capital. "Vivía en el sur y estaba siempre en la piscina con una pandilla de amigos de mi edad y en el club de tenis Tenis Center, en Maspalomas. Luego durante la adolescencia nos trasladamos a la ciudad para estar más cerca del colegio donde estudiaba", rememoraba escueto vía email. A más de 9.000 kilómetros de distancia de casa, Alfonso echa de menos a los amigos y la familia. "Cuando estaba viviendo en Europa, echaba de menos el buen tiempo de la Isla, pero ahora no porque el clima de Santa Mónica es muy parecido". También añora la mentalidad isleña "de trabajar para vivir y no vivir para el trabajo; es algo que suelo admirar ya que me da mucha perspectiva. La filosofía de vida en las grandes ciudad que ya he visitado es muy distinta".

PERFIL

  • La estrategia de un bachiller: Alfonso Aguirre Rodríguez nació en Las Palmas de Gran Canaria en el año 1994. El joven se inicio en el deporte online con los videojuegos de playmobil y de estrategia que tuvo en su niñez y adolescencia. Una afición que no abandonó mientras cursaba Bachillerato inglés. Comenzó primero a jugar en competiciones amateur y hace unos años fue fichado profesionalmente. En la actualidad, el joven vive en la ciudad californiana de Santa Mónica (EEUU) compitiendo en la League of Legends. Juega en el equipo Solomid - Top 11 en el Mundial 2017- de la liga americana.

RETOS PROFESIONALES

  • "Mi prioridad es mi crecimiento personal": "Nutrir mi crecimiento personal es mi única prioridad hoy en día", afirma el jugador online Alfonso Aguirre sobre sus expectativas profesionales. El joven reconoce que podía dedicarle más tiempo y esfuerzo a ser un personaje público dado el tirón que tiene ser miembro de la liga americana, pero las redes sociales no son lo suyo pese a que es consciente que la gente joven disfruta con lo que él hace. "Podría estar esforzándome mucho más en ser un personaje público pero la verdad es que no le encuentro el gusto a las redes sociales y a esa forma de vida. Así que, por ahora. mi objetivo en la vida es seguir haciendo lo que me gusta hasta que deje de gustarme". El joven asegura que mientras tanto ahorra dinero para que "cuando no sepa qué quiero hacer pueda ser independiente, y mientras descubro qué es lo que quiero, pueda hacer mi vida".

Compartir el artículo

stats