20% DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Parque Romano se renueva para un millar de usuarios diarios

Los aparatos biosaludables serán sustituidos por nuevas máquinas de musculación

Un grupo de chicos, ayer, mientras practican deporte en el Parque Romano.

Un grupo de chicos, ayer, mientras practican deporte en el Parque Romano. JOSÉ CARLOS GUERRA

Los deportistas que acuden al Parque Romano podrán disfrutar pronto de "un gimnasio al aire libre". Así lo informó ayer el concejal de Deportes del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Aridany Romero, quien explicó que el Instituto Municipal de Deportes (IMD) tiene previsto ampliar la zona de acondicionamiento físico y sustituir los aparatos biosaludables actuales por casi una veintena de máquinas de musculación. El enclave por el que "pasan a diario entre 800 y 1.000 personas" contará también con nueva cartelería que especificará los diferentes tipos de usos del espacio, "tal y como han demandado muchos usuarios", según señaló el edil.

Esta iniciativa, que salió a licitación la semana pasada, cuenta con un presupuesto de 161.545,31 euros que serán financiados "con las bajas del Plan de Cooperación del Cabildo", apuntó Romero. Aquellas empresas que estén interesadas en llevar a cabo esta actuación disponen hasta las 12.00 horas del próximo martes 10 de julio para presentar sus ofertas, tal y como se puede leer en la página de Geursa. Una vez se produzca la adjudicación, el tiempo estimado para la ejecución de los trabajos es de dos meses.

Según se recoge en la memoria del proyecto, la intervención constará de tres acciones diferenciadas: la ampliación y demolición de las soleras de hormigón existentes en el área de fitness, la reposición de los aparatos de gimnasia y la implantación de 24 señales verticales a lo largo de todo el parque. En lo que a la primera de ellas se refiere, el concejal contó que se ganarán unos cien metros aproximadamente de zona de acondicionamiento físico que se prologará desde su ubicación actual hasta la trasera de la terraza Tao. El área será adecuada a los condicionantes mínimos de seguridad para lo que se instalarán diferentes tipos de pavimentos amortiguadores dependiendo de la altura máxima de caída que tengan los distintos aparatos.

Las máquinas, precisamente, ganarán presencia dentro del Parque Romano al pasar de la casi decena que hay ahora a unas 17. Además, los actuales dispositivos biosaludables serán sustituidos por otros de musculación ya que a pesar de ser "un espacio de uso público, el parque es más o menos de especialización donde acuden muchas personas para entrenar o preparar oposiciones", apostilló Aridany Romero para justificar el cambio. De este modo, esta zona se convertirá en "una especie de gimnasio al aire libre" en la que los aparatos contarán con un sistema de anclaje antirrobo.

Por último, también se retirará la señalética actual a la que reemplazará la nueva cartelería que visualizará tanto las distancias parciales cada 100 metros a lo largo de los 1.000 que tiene la pista, así como definirán el uso del espacio a través de carteles en los que se podrán leer: zona de encuentro, acondicionamiento físico, consejos y estiramientos, parque de perros, rocódromo, parquin de bicicletas o expresión ciudadana, entre otros. En total, se instalarán 24 señales verticales de seis tipos distintos en función de su finalidad, además de dos tótems de aluminio en cada extremo del parque.

Compartir el artículo

stats