Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Puerto renuncia a instalar una lonja de pescado en el Muelle Pesquero

El local que iba a ser destinado a este servicio alojará los nuevos vestuarios de los estibadores

El presidente de la Autoridad Portuaria, Juan José Cardona, durante su primera reunión con los estibadores.

El presidente de la Autoridad Portuaria, Juan José Cardona, durante su primera reunión con los estibadores. LP/DLP

El proyecto para instalar una lonja en el Muelle Pesquero con la que recuperar parte de las mermadas descargas de pesca fresca en el Puerto de La Luz tendrá que esperar. La Autoridad Portuaria va a ceder el local donde estaba previsto que se prestara este servicio, en la desocupada planta baja del edificio que en la actualidad acoge las oficinas de la Sociedad Anónima de Gestión de Trabajadores Portuarios de La Luz (Sagep), para instalar en él los vestuarios de los estibadores.

El edificio que actualmente utilizan los trabajadores portuarios, en la calle 22 de mayo de 1986 de La Isleta, formó parte en 2017 de una permuta entre la Autoridad Portuaria y el Gobierno de Canarias. Por ella, la comunidad autónoma obtenía la propiedad de este inmueble que ya venía usando en su mayor parte el Servicio Canario de Empleo -a excepción de los vestuarios- a cambio de una parcela en la zona franca de Arinaga destinada a la después frustrada concesión a Petrosigma para instalar un depósito de combustibles. Una vez certificado el cambio de propiedad, el plazo límite para la mudanza es el próximo mes de diciembre, de acuerdo con el gerente de la Sagep, Nicolás Lorenzo, quien señala que la concesión del nuevo espacio será temporal, por un plazo de cuatro años.

La sociedad de estiba ya había trasladado sus oficinas a mediados de la pasada década desde el inmueble de La Isleta a la planta alta del edificio del Muelle Pesquero y desde entonces los trabajadores portuarios venían reclamando unos vestuarios dentro del recinto de La Luz. "Nosotros siempre hemos dicho que nuestras instalaciones deberían estar más cerca de nuestra zona de trabajo, pero sin meternos en qué zona, porque eso no nos corresponde", indica el vicepresidente de la Asociación Sindical de Estibadores Portuarios, Maximiliano Díaz, quien destaca el papel del presidente de la Autoridad Portuaria, Juan José Cardona, en la resolución de una petición que venían realizando desde hace años: "Es la primera propuesta que le hacemos y se la ha tomado en serio", subraya.

El propio Cardona asegura que "cumplir con los propietarios" del inmueble de La Isleta implica "buscar una alternativa para los estibadores y en el propio edificio de la Sagep hay un recinto" que considera apto. "En el puerto hay 28.950 metros cuadrados de terminales de frío aptos para acoger almacenamiento de pesca", alega.

Todos los actores vinculados con el sector coinciden en señalar que las descargas de pesca se han hundido en los últimos años como consecuencia de los tratados internacionales con los estados ribereños del Atlántico medio africano. En 2007 fueron gestionadas en La Luz 4.348 toneladas de pesca fresca. Una década después, a finales de 2017, el cómputo anual cayó hasta 701 toneladas. El puerto se ha enfocado durante este tiempo a otros tráficos, como el de los servicios a la industria offshore, los contenedores o el abastecimiento de combustible, aunque también ha habido intentos para recuperar a través de negociaciones directas con países como Mauritania, una labor histórica en las Islas.

El pasado mes de abril se llegó a anunciar, de hecho, el cierre de un acuerdo con este país para realizar descargas de unas 2.000 toneladas anuales. Sin embargo, el Ejecutivo mauritano suspendió la firma pocas semanas después, prácticamente coincidiendo en el tiempo con el relevo en la presidencia de la Autoridad Portuaria de Las Palmas, alegando para ello problemas de agenda.

No existe por el momento nueva fecha fijada para la rúbrica de un acuerdo que permitiría traer a La Luz aproximadamente el 5% del pescado fresco que se consume anualmente en el Archipiélago, aunque no era la única opción para dar vida a la lonja del Muelle Pesquero. En el tiempo de Luis Ibarra al frente del Puerto también se interesó por hacerse cargo de ella la Cooperativa de Pescadores de San Cristóbal, como solución a las "calamidades" que en palabras de su presidenta, Dolores Guedes, pasan en la actualidad. "Para nosotros habría supuesto puestos de trabajo y también rescatar la Cofradía del Puerto de La Luz", lamenta, a la vez que aclara que no tiene críticas hacia los estibadores. Entre sus planes para el espacio se encontraba también la creación de "un restaurante o una pescadería en condiciones", añade.

Ibarra, durante cuya presidencia se proyectó esta lonja sin que llegara a ponerse en marcha, asegura que el Plan de Empresa ya incluye una partida para adaptar el espacio a ese uso y que su puesta en marcha solo estaba pendiente de "ver si Mauritania finalmente se incorporaba o gestionarla de otro modo". El que fuera presidente de la Autoridad Portuaria hasta el pasado mayo asegura estar "sorprendido" por la decisión y reclama una rectificación: "Espero que el Puerto subsane el tema, porque un vestuario se puede colocar en cualquier otro sitio", concluye.

Compartir el artículo

stats