Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una red de sendas a los barrios culmina el paseo por el Guiniguada

Urbanismo creará diferentes rutas con miradores para unir el cauce del barranco capitalino con las poblaciones de las laderas

Una red de  sendas a los barrios culmina el paseo por el Guiniguada

Una red de sendas a los barrios culmina el paseo por el Guiniguada

El barranco Guiniguada a su paso por el término municipal de Las Palmas de Gran Canaria se convertirá en un auténtico pulmón para la ciudad con una amplia red de senderos para ir a pie o en bicicleta. El Ayuntamiento planea desarrollar una serie de caminos por todo el cauce y desde este hacia los barrios colindantes. Actualmente ya existe una senda entre el área medioambiental de El Pambaso y El Maipez, próximo al Jardín Canario. La continuación del mismo, hasta el límite con Santa Brígida, está ya presupuestado. El siguiente paso será crear al menos seis vías por las laderas que bordean este tajo natural, un proyecto que está en fase de estudio.

La principal novedad radica en una serie de senderos que unirán barrios como Lomo Apolinario o Almatriche, en las cornisas del barranco, con el cauce del mismo. Para su trazado utilizarán en muchos casos sendas que han utilizado los propios vecinos de esta zona de forma histórica, según recalcó Javier Doreste, concejal de Urbanismo de la capital.

Los técnicos municipales están trabajando sobre el terreno para determinar qué caminos podrán ser acondicionados. No obstante, los esfuerzos se centrarán en buscar cómo maximizar la seguridad del firme para evitar cualquier tipo de peligro. Además, se realizará una exhaustiva labor de limpieza de las laderas e intentarán eliminar la flora introducida, entre la que destacan el rabo de gato o el pártago, cuyos frutos son venenosos.

La red comienza ahora en el complejo medio ambiental de El Pambaso, próximo a San Nicolás. Uno de los posibles caminos unirá las inmediaciones de estas antiguas fincas de plataneras con lo alto de la barriada de San Francisco, en El Risco.

El siguiente sendero unirá el alto del Lomo Apolinario con el cauce poco antes del cruce que conduce a La Matula. Además, Urbanismo quiere rehabilitar el final de la calle Pino Apolinario hasta Casablanca III, de tal manera que ambos barrios queden unidos por un camino de cornisa en la trasera de los colegios Sagrada Familia y San Vicente de Paul. Según Doreste, su intención es dar prioridad a esta última vía para dotarla de servicios.

Otro de los itinerarios enlazará el Lomo de la Cruz, en lo alto del tajo, con el barrio de la Albiturría y a su vez este con el fondo del cauce. Esta senda ayudará a dinamizar unos enclaves con un urbanismo informal. Doreste adelantó que dentro de las actuaciones previstas se asfaltarán las deficitarias vías que cruzan la Albiturría. El único acceso en coche con el que cuenta es una carretera estrecha y con un pavimento muy deteriorado.

Barranco arriba, la red de senderos unirá Almatriche Alto con el fondo del Guiniguada. En este caso, la ruta aprovecha viejos caminos vecinales entre fincas que parten de la calle Fuente Morales. Esta calzada toma el nombre del antiguo manantial del barranco del que abastecía a buena parte de la capital grancanaria a principios del siglo XX. El aula de la naturaleza que se levantó en su lugar lleva más de una década abandonada a la espera de nuevos proyectos tras aparcarse este año su conversión en albergue.

El último de los senderos proyectados en los márgenes partirá del Dragonal hasta las inmediaciones del Jardín Canario. Esta será la única ruta de las planteadas en la periferia del barranco que no conectará con el itinerario ya restaurado por el Ayuntamiento a principios del pasado año.

Los siete kilómetros que separan El Pambaso de El Maipez se complementarán con un nuevo tramo que va a superar los tres kilómetros. Se trata de una ruta que enlazará este punto con el límite municipal de Santa Brígida a través del cauce. Su coste será de 327.431 euros a cargo del Plan de Cooperación del Cabildo grancanario con los Ayuntamientos y entrará en licitación en los próximos meses. "Con todo, queremos crear un amplio corredor verde para el disfrute de la ciudadanía, además de darle más potencial como oferta turística", indicó el concejal de Urbanismo.

En función de las disponibilidades del terreno, se valorará también la construcción de miradores o merenderos en los distintos senderos. Además, Urbanismo ha iniciado conversaciones con los dueños de varias antiguas fincas para que estas no supongan ningún un escollo en la iniciativa.

El proyecto incluye la restauración del ecosistema de flora y fauna de las laderas del Guiniguada. En el paraje están representados los pisos de vegetación en transición del basal al termófilo. En la zona alta predomina el acebuche con pequeños palmerales y dragonales. La phoenix canariensis es el árbol de mayor presencia en el curso bajo, una zona donde se entremezclan entre las especies arbustivas endémicas el tajinaste blanco, pero también en menor medida el cardón o el balo.

El director del Jardín Canario, Juli Caujapé, señaló que el proyecto del Guiniguada es "una idea magnífica para poner en valor y divulgar el conocimiento de la flora y fauna de la zona". Además, de que es un espacio donde existen endemismos "interesantes que muchos ignoran que existen junto a la ciudad".

Compartir el artículo

stats