Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El 'Diambogne', de Senegal a Zamakona

El ferri entra en la zona de varada del astillero Repnaval para completar su recuperación. Fue embestido hace un año en aguas del puerto de Dakar

3

El ' Diambogne', de Senegal a Zamakona

La industria de reparaciones navales presente en el Puerto de La Luz vuelve a demostrar su relevancia en el entorno geográfico del Atlántico medio. El astillero Repnaval, propiedad de Zamakona, repara estos días en varada el ferri Diambogne, una embarcación de bandera senegalesa que el pasado verano sufrió un accidente en aguas del puerto de Dakar. Los trabajos permitirán recuperar el buque para que vuelva a prestar sus servicios habituales de pasajeros y mercancías entre la capital senegalesa y la región meridional de Casamanza.

Aunque es ahora cuando ha entrado a la zona de varada, en realidad el Diambogne lleva en algunos meses en el Puerto de La Luz. Llegó a la Isla a finales del pasado mes de enero procedente de Dakar y desde entonces ha permanecido atracado en el muelle anejo a las instalaciones de Zamakona en el arranque del muelle Reina Sofía, donde durante este tiempo ha sido sometido a las primeras labores de reparación, para las que no era necesario realizar los trabajos en seco. El accidente, según denunció el propietario del ferri, provocó en el buque daños de consideración.

El suceso tuvo lugar hace prácticamente un año, el 29 de julio de 2017. Aquel día, mientras estaba atracado en el Puerto de la capital senegalesa, el ferri sufrió el embiste del buque de carga rodada Grande Nigeria, cuyos amarres se habían soltado.

Como consecuencia del choque también cedieron los amarres del Diambogne y el agua comenzó a entrar en el casco hasta la sala de máquinas, que acabó anegada por completo. La disparidad en las dimensiones de los dos buques acentuó los daños: el ferri tiene 75 metros de eslora y otros 15 de manga frente a los 213 de eslora y 32 de manga del buque que chocó contra él.

El Consorcio senegalés de actividades marítimas (Cosama), propietario del Diambogne, reclamó inmediatamente a la naviera Grimaldi, responsable del Grande Nigeria, el pago de los daños causados a su buque. De acuerdo con sus cálculos, estos ascendían a 2.700 millones de francos CFA (unos cuatro millones de euros). La reclamación llegó a los tribunales del país africano y el ocho de agosto del año pasado la corte superior de Dakar ordenó la incautación inmediata del Grande Nigeria como garantía hasta que por parte de sus propietarios se aseguró la asunción de los gastos de reparación.

La reparación del Diambogne que realiza ahora Repnaval-Zamakona resulta crucial para garantizar la conectividad de la región de Casamanza, separada del resto del litoral senegalés por el territorio del vecino estado de Gambia y habituada a las conexiones marítimas con el resto del país. El ferri, que había entrado en servicio en el año 2015 junto a su gemelo Aguène, tarda unas 14 horas en recorrer los más de tres centenares de kilómetros que separan Dakar de la capital regional, Ziguinchor. Puede transportar a 200 pasajeros y 13 vehículos.

Compartir el artículo

stats