Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rincones Playeros La Puntilla

Un oasis entre barcas

Los usuarios consideran que La Puntilla es como un balneario natural en el mar. Las barquillas embellecen la playa, pero suele haber mal olor y basura debajo de ellas

17

Rincones de Las Canteras | La Puntilla

Todas las mañanas mientras el sol de la Puntilla intenta perder la timidez para dejarse ver de entre las nubes, Juan López Sánchez y su pandilla de amigos se preparan para estirar y calentar antes de darse un buen remojón. Los integrantes del grupo puntillero son, la mayoría, jubilados que acuden a la zona para "caminar, nadar, pero sobre todo, charlar" porque reconocen que se hallan en la mejor etapa de su vida, en la que están disfrutando de todos los placeres. Uno de esos grandes regocijos es ir a La Puntilla. Juan López, con 81 años, viene todos los días desde Telde y explica que él se obliga a salir de su casa por salud, pero que siempre ha sido de los que piensan que "la vida es para vivirla y no para esconderse del mundo. La playa es lo mejor y no me quejo de nada, me gusta todo". El teldense confiesa que lleva toda una vida yendo a ese punto de la costa y que ya conoce a los dueños de las barcas y pescadores de La Puntilla, los cuales, incluso, le confían sus pequeña y singular embarcación de madera para depositar la toalla, la mochila y demás bártulos playeros.

También, hay quienes prefieren venir andando desde el área del Hotel Astoria solo porque el agua del mar está mucho más calmado pues, para ellos, es una playa tradicional que lo tiene todo: tranquilidad, calorcito y entretenimiento.

Con el cielo cubierto, casi por completo, Gema Cárdenes muestra preocupación por el cuidado de su piel poniéndose crema protectora para no achicharrarse. Ella es de Tafira, pero pasea por el sector casi todos los días. Le encanta nadar sin riesgo, leer en la calma y ver a los niños jugar. Añade que para ella La Puntilla es lo más saludable para el cuerpo. y considera que tener el mar aquí es una suerte porque, dice, es como "un balneario marino de cinco estrellas".

Los lugareños confiesan que las barquitas hacen de la playa un encanto, y la definen como un espacio donde se puede conectar con la naturaleza y de experimentar la sensación de libertad. Las vistas, desde La Puntilla, inspiran la imaginación de muchos afortunados.

Compartir el artículo

stats