Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dos fondos de inversión pujan por el centro comercial El Mirador de Eroski

El grupo de distribución vasco recibe ofertas de General de Galerías Comerciales y de Eurofund

Dos fondos de inversión pujan por el centro comercial El Mirador de Eroski

El Grupo Eroski ha recibido dos ofertas para vender El Mirador de Jinámar, el centro comercial que la cadena de distribución vasca explota desde 2010 a las afueras de Las Palmas de Gran Canaria.

Fuentes conocedoras de la operación han confirmado que Eroski negocia desde julio con dos fondos de inversión interesados en comprar los 50.000 metros cuadrados de la superficie, Eurofund y General de Galerías Comerciales, que han ofrecido hasta 46,6 millones por el inmueble.

Las empresas han rechazado hacer declaraciones porque la operación no está cerrada, pero revistas especializadas en el sector inmobiliario como EjePrime han adelantado la existencia de las negociaciones, incluso atribuyen a Galerías Comerciales una mejor posición en la puja para hacerse con uno de los mayores parques comerciales de Canarias.

General de Galerías Comerciales es una sociedad de cotización anónima de inversión en el mercado inmobilario (socimis), que gestiona seis parques y centros comerciales, entre ellos Las Dunas y Nevada Shopping (Granada), La Cañada (Marbella), Mediterráneo y Gran Plaza (Almería) y Mataró Parc (Barcelona). Tiene su sede en Madrid y está presidida por Tomás Olivo, un murciano situado entre los más ricos de España, con importantes bolsas de suelo en el Sur y complejos residenciales en el Caribe, entre otras propiedades. Al parecer ha puesto sobre la mesa 45 millones frente a los 46,6 que ofreció en julio Eurofund.

Las fuentes consultadas confirman que las propuestas de adquisición existen, pero las enmarcan en los tradicionales tiras y aflojas de las negociaciones con varios competidores, entre otros motivos porque todavía no hay nada cerrado con la empresa de Tomás Olivo.

Carrefour y Día

El grupo de distribución vasco, que pertenece a la Corporación Mondragón, ha ejecutado durante los últimos años un plan de reestructuración financiera en el que ha priorizado la venta de activos. Así, en 2015 vendió 144 supermercados a la cadena Día por 140 millones, la mayoría situados en Madrid y en Andalucía, mientras que en 2016 traspasó a Carrefour una treintena de hipermercados , ocho galerías comerciales y 22 gasolineras adyacentes por 205 millones.

En esa última transacción se especuló con que el hipermercado de El Mirador estaba incluido en el lote vendido al grupo francés de alimentación, pero finalmente se quedó fuera de la operación.

Ahora no se negocia la venta del hipermercado por separado, sino de todo el centro comercial, incluida la planta destinada a la alimentación, que fue la primera abierta por Eroski en Canarias y la única que tiene en las islas. Esa distancia con la Península, donde la compañía vasca tiene sus centros logísticos de distribución y el grueso de sus negocios, así como el plan de venta de activos anunciado para mejorar la deuda, es lo que aboca a la venta del centro comercial.

El Mirador fue inaugurado el 26 de noviembre de 2010, con un total de 50.00 metros cuadrados en los que se distribuyen 120 tiendas, entre ellas firmas importantes como Zara, con más de 2.000 metros cuadrados, H & M, Cortefiel o Primark, esta última con un local de 5.000 metros, el espacio más grande que la empresa irlandesa gestiona en el Archipiélago.

En la construcción de la superficie comercial, con el arquitecto Enrique Martín Gago y la empresa multinacional de ingeniería Eptisa, participó el empresario canario Ambrosio Jiménez, promotor también del centro comercial Las Terrazas, que está ubicado en la costa de Telde, muy cerca de Jinámar y de la superficie ocupada por su hermano mayor, El Mirador.

La distribución del centro comercial, que está situado en el Mirador del Valle, se asemeja desde la autovía GC-1 a la terminal de un aeropuerto. Allí, en lo alto de Jinámar, se distribuyen sus dos plantas y 4.000 aparcamientos. En su ejecución, incluida la urbanización privada que acoge el inmueble, se invirtieron unos 100 millones de euros.

Además de la actuación en la parcela privada, de 180.000 metros cuadrados, se hicieron más de cinco kilómetros de infraestructuras públicas para conectar y comunicar el centro con la GC-1.

También se expropiaron 150 viviendas en el Mirador del Valle, con el traslado de los vecinos a otras zonas para hacer realidad el que está llamado a convertirse en el mayor parque comercial de España cuando su ejecute su última fase.

Compartir el artículo

stats