Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El viaje más agitado del ´Navigator´

l crucero visita Gran Canaria tras sufrir una vía de agua por la que tuvo que ser reparado en Vigo

El viaje más agitado del ´Navigator´

El viaje más agitado del ´Navigator´

La entrada del Navigator of the Seas al Puerto de La Luz en torno a las 13 horas de ayer no fue la habitual. Los cruceros suelen aprovechar las horas de sol atracados para que sus pasajeros desembarquen y conozcan la Isla, pero la embarcación de la naviera Royal Caribbean tenía motivos para llegar tarde a su cita con el Archipiélago. Hace unos días, mientras atravesaba las procelosas aguas del golfo de Vizcaya, sufrió una vía en el casco y se vio obligado a realizar una escala de emergencia en el puerto gallego de Vigo para evaluar los daños y repararlos antes de continuar.

El percance tuvo lugar el pasado sábado, cuando por circunstancias que todavía se desconocen se rompió el eje del estabilizador de babor, esa especie de aleta que las embarcaciones llevan a ambos costados para paliar el balanceo del mar y evitar mareos de los pasajeros. El capitán anunció el denominado ´código Bravo´, según avanzó la revista Newsweeek. Este mensaje, que sirve para indicar la existencia algún peligro considerable a bordo del barco, puso en marcha el sistema de alarma y activó a la tripulación, que de acuerdo con un testigo presencial citado por la prensa británica trató de realizar una reparación de emergencia en alta mar durante dos horas.

El barco, que realizaba una travesía de 10 días con cinco escalas, se vio obligado a realizar un desvío con respecto a su ruta inicial y llegó el pasado domingo a la localidad de Vigo para ser sometido a una reparación más completa que solventara por completo el problema del estabilizador. Mientras tanto, los pasajeros del Navigator observaban con impotencia el cierre de algunas partes del barco, convertidas en zonas de exclusión, y se refugiaban en las redes sociales para desahogar su frustración enviando mensajes a la naviera para quejarse por la información sobre la nave, que consideran escasa, y las compensaciones económicas establecidas. La naviera les ofreció recibir el 25% de lo que pagaron por el viaje en crédito para gastar a bordo y otro 25% de descuento en el billete de otro crucero que adquieran en el futuro.

El barco llegó a la ciudad olívica a primera hora del domingo y fue sometido a una revisión subacuática de manera inmediata, de acuerdo con el Faro de Vigo. La primera inspección ocular sirvió para constatar que las reparaciones que necesitaba el Navigator lo mantendrían algo más de un día en la ciudad, por lo que el capitán difundió una nota en la que hablaba de "problemas técnicos que afectaban a la estabilidad de la nave" y animaba a los pasajeros a "disfrutar del maravilloso Vigo" recomendándoles algunas de las principales atracciones turísticas de la localidad.

Si todo hubiera salido según lo previsto, el barco tendría que haber realizado escalas en Funchal (Madeira), Tenerife, Gran Canaria, Lanzarote y Vigo antes de regresar al puerto de Southampton, desde donde había partido el 26 de octubre. Sin embargo, la avería obligó a la naviera a dejar que el Navigator of the Seas se saltara la escala del archipiélago portugués y la prevista en Lanzarote. La única que ha logrado realizar dentro del calendario es la de Gran Canaria -aunque con algunas horas de retraso- y este jueves tiene previsto visitar Santa Cruz de Tenerife antes de emprender la ruta de regreso, ya sin escalas, hasta el Reino Unido.

Compartir el artículo

stats