Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Puerto busca en Europa soluciones contra la polución del aire y del agua

La Autoridad Portuaria instala una cabina para medir la contaminación y un sistema modular para limpiar las aguas usadas por los buques

El Puerto busca en Europa soluciones contra la polución del aire y del agua

El Puerto busca en Europa soluciones contra la polución del aire y del agua

La Autoridad Portuaria de Las Palmas ultima durante estos días dos proyectos con los que aspira a mejorar tanto la información disponible sobre la contaminación del aire generada por los buques y las industrias del Puerto de La Luz como la limpieza de las aguas de lastre de los barcos. Lo hace de la mano de la Unión Europea a través de sendos proyectos Interreg en los que colabora con instituciones de la región macaronésica y del arco atlántico para instalar distintos sistemas de medición y filtrado con los que obtener información que en un futuro sirva para implantar cambios en la operativa portuaria e incluso modificar las normativas internacionales sobre polución.

El primero de los proyectos, conocido como Ecomarport, está encabezado por Plocan y en él participan la ULPGC, Puertos Canarios y diversas instituciones azorianas, madeirenses y caboverdianas, además de la Autoridad Portuaria. Realizará a partir del primer trimestre de 2019 una monitorización de la contaminación del aire en el Puerto con una cabina que será colocada en la azotea de la sede de la Autoridad Portuaria. A través de este dispositivo se comprobará la presencia de compuestos como el dióxido de carbono, los óxidos de nitrógeno o las partículas en suspensión y se tratará de averiguar cuáles son sus fuentes de procedencia. En el caso de instalaciones como las de La Luz, pueden estar en la quema de combustible de los propios barcos, pero también de las industrias de reparación presentes en el Puerto, las grandes grúas de las terminales de contenedores o el tráfico rodado de vehículos por las vías que atraviesan el recinto.

Hasta ahora, los únicos datos existentes sobre contaminación ambiental en el Puerto estaban basados en modelos estadísticos estimatorios a partir del estudio de los buques que pasan por sus aguas y del tipo de combustible que queman, pero no se disponía de información real y directa como la que sí hay, por ejemplo, sobre la contaminación del agua. Con los resultados será posible establecer un plan estratégico que recoja las mejoras necesarias para reducir la presencia de compuestos y de ese modo mejorar la calidad del aire que se respira en Las Palmas de Gran Canaria.

La otra iniciativa en la que se ha embarcado la Autoridad Portuaria busca mejorar el tratamiento de las aguas de lastre a raíz de la reglamentación dictada por la Organización Marítima Internacional (OMI). Las aguas de lastre son usadas por los buques para mantener la estabilidad cuando navegan vacíos de carga y al ser devueltas al mar a distancias que llegan a ser oceánicas pueden provocar la importación de especies invasoras de microorganismos que afecten a la biota local.

La normativa de la OMI impone a las embarcaciones que salgan de astillero la instalación de sistemas de filtrado, pero la adaptación de cada unidad de la flota puede costar hasta tres millones de euros, por lo que a través de este proyecto en el que también participan Portugal, Francia, el Reino Unido, Irlanda y los Países Bajos se busca encontrar soluciones igual de efectivas pero más económicas. En el caso de La Luz, está previsto que llegue a la Isla un dispositivo desarrollado por los astilleros holandeses Damen que permite realizar el tratamiento con rayos ultravioleta que eliminan la presencia de microorganismos y que en caso de demostrarse efectivo en cuanto a personal y tiempo de trabajo -la tecnología en sí ya ha sido certificada por el gobierno holandés y la propia OMI- puede permitir crear un nuevo sector de negocio similar a los que ya existen para el tratamiento de las aguas sucias de la sentina.

El sistema de Damen se instala dentro de un contenedor de casi 14 metros que puede operar a pie de muelle colocándolo en un camión o a flote, sobre una gabarra. El dispositivo estará en Gran Canaria durante un mes, tiempo durante el que se espera realizar al menos una operativa diaria, de acuerdo con César Martín, técnico del área de Innovación de la Autoridad Portuaria. En el caso de que los resultados sean positivos, los socios del proyecto propondrán a la OMI flexibilizar la normativa para permitir que la limpieza de las aguas de lastre también pueda ser realizada de este modo.

Compartir el artículo

stats