Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Puerto Estadísticas históricas de La Luz

Seis décadas de crecimiento en el Puerto de La Luz

La digitalización de los anuarios realizada por Puertos del Estado permite comprobar la evolución del recinto capitalino año a año

El crecimiento del Puerto de La Luz en las últimas décadas ha sido espectacular. El recinto capitalino, que nació a finales del siglo XIX por el impulso de los hermanos León y Castillo y de las compañías inglesas que ya veían en Gran Canaria un hub logístico, recibió un gran impulso a partir de mediados de la década de 1960, cuando las flotas pesqueras asiáticas llegaron al Archipiélago y el canal de Suez fue clausurado como consecuencia del conflicto árabe-israelí. Tiempo después, la Isla se posicionó en las rutas marítimas internacionales de transporte de mercancías con la introducción del contenedor como estándar logístico en un comercio cada vez más globalizado. En épocas más recientes, La Luz ha buscado nuevos tráficos relacionados con el mantenimiento y las reparaciones (ahí están los barcos de la industria petrolífera offshore) o el turismo de cruceros. Todos estos cambios en las tendencias tienen su reflejo en los datos estadísticos que Puertos del Estado recopila en sus anuarios desde 1958. La reciente digitalización de estas memorias permite repasarlos con detenimiento tomando como referencia un año de cada década.

1958

A finales de la década de 1950 el Puerto aún no había vivido el boom de la pesca, pero ya era el primero de España en este tráfico, con 56.983 toneladas. Sus dimensiones también eran mucho más pequeñas que en la actualidad, pero aun así contaba con ocho remolcadores y 82 gabarras y ganguiles. Los muelles e instalaciones le daban un valor de 970 millones de pesetas en condiciones de funcionamiento.

1968

Suez ya era un canal cerrado al tráfico marítimo, algo que se notó en La Luz, que recibió 1.000 barcos más que el año anterior. Por Gran Canaria pasó además el mayor barco recibido en los puertos españoles en los cinco años anteriores, el Marinula, un petrolero que demostraba la importancia que adquirieron las Islas con la crisis árabe-israelí. Su puesto como principal recinto para el tráfico pesquero se había reforzado en los años anteriores con la llegada de los barcos japoneses y coreanos, por lo que las toneladas se multiplicaron por cuatro con respecto a 10 años antes hasta 239.781. La Luz no solo era el principal en estos apartados; también en avituallamientos, con tres millones y medio de toneladas.

1978

El cambio de régimen coincidió en La Luz con otra fase expansiva. El Reina Sofía crecía hacia el sur mientras el Puerto acometía también la construcción del conocido como pantalán de Cory por 32 millones de pesetas. Se mantuvo como el primer recinto español en pesca, que seguía aumentando hasta 302.370 toneladas (un 21% del total del sistema portuario) y en avituallamiento. Los contenedores ya habían hecho su aparición y crecían vertiginosamente: entre 1975 y 1978 su cuota aumentó desde el 13,3% al 21,3% aunque aún con solo 64.184 unidades TEU. Las cinco grúas pórtico que por aquel entonces ya estaban instaladas en el Puerto ayudaban a gestionar esta mercancía.

1988

El avituallamiento de combustibles, tradicional punto fuerte de La Luz, caía un 6,7%, por encima de la media del sistema: ya no había restricciones en Suez y los barcos que se abastecían en la Isla ya habían retomado sus rutas habituales. Lo que sí crecía era el tráfico de contenedores: a pesar de que aún se mantenía en cantidades relativamente pequeñas, ya alcanzaba las 155.000 unidades anticipando una eclosión que aún estaba por llegar. En los 20 años transcurridos desde 1968 a 1988, el recinto duplicó su línea de atraque al pasar de 6.264 a 11.355 metros.

1998

Diez años después, el Puerto estaba enfrascado en la construcción de la terminal de contenedores del muelle León y Castillo, algo que a la larga haría crecer exponencialmente estos tráficos. En cualquier caso, el número de unidades TEU ya rozaba el medio millón (solo ese año, el crecimiento fue del 28%).

2008

A finales de la pasada década, La Luz ya contaba con 15 grúas pórtico, lo que le permitió gestionar 1,2 millones de TEU. La Autoridad Portuaria acometía durante esos años obras como el cierre del muelle naciente del León y Castillo o la segunda fase de La Esfinge. El Puerto se consolidaba en contenedores, pero también en un nuevo tráfico, los buques turísticos: de los 860.710 pasajeros que pasaron ese año por el recinto capitalino, 244.692 eran cruceristas. Los 2,1 millones de toneladas de avituallamientos no permitían superar a Algeciras, que ya suministraba 3.1 millones.

2016

La memoria más reciente disponible muestra un reflejo de La Luz en la actualidad, con un gran crecimiento en el tráfico de pasajeros, tanto de línea regular (1.108.666) como de cruceristas (615.485). Los contenedores muestran a lo largo de esta década una estabilización en torno al millón de TEU, aunque las obras previstas en un futuro permitirán casi triplicar la capacidad de las terminales.

Compartir el artículo

stats