Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un empresario vende un caserón en Cano para hacer un hotel emblemático

El nuevo alojamiento turístico, que está pendiente de licencia, ha sido diseñado por Javier Haddad

Un empresario vende un caserón en Cano para hacer un hotel emblemático

Un empresario vende un caserón en Cano para hacer un hotel emblemático

La calle Cano estrenará un hotel emblemático a finales del próximo año. Al menos, esta es la intención del propietario del edificio, situado en la calle Cano, número 21, que ha puesto en venta el caserón para su remodelación y explotación como alojamiento turístico. En el caso de que no aparezca un comprador que esté dispuesto a ponerse al frente de esta aventura, se encargará de gestionarlo el actual dueño del inmueble.

El proyecto, que ha sido diseñado por el estudio Onda Arquitectura, liderado por el arquitecto Javier Haddad, está pendiente de que el Ayuntamiento conceda la licencia, pero según el propietario, la rehabilitación ya cuenta con el visto bueno de los técnicos. Fuentes de Urbanismo confirman que la concesión del permiso de construcción es inminente.

Se trata de un caserón de dos plantas que fue diseñado en 1891 por el arquitecto Laureano Arroyo y está catalogado con una protección parcial, lo que significa que el propietario debe respetar la fachada y la primer crujía del inmueble, que está deshabitado desde hace más de 20 años. La reconversión en hotel permitirá darle nueva vida a este inmueble, en cuya planta baja se explotaba hasta hace poco tiempo la tienda de moda Corina.

Haddad explica en su proyecto de remodelación que la fachada del inmueble, de estilo ecléctico, es "probablemente de las más atrevidas de su entorno, con un ancho de crujía [la zona que está justo detrás de la fachada] de poco más de cinco metros que se restaurará con su diseño original".

"La distribución interior, sin embargo, ha sufrido muchas modificaciones y añadidos a lo largo de su vida, dejándolo casi irreconocible frente a la planta original", señala el arquitecto, que añade que a todo ello se unen problemas estructurales, de mantenimiento y accesibilidad, lo que hace necesaria una remodelación.

12 habitaciones

El hotel tendrá 12 habitaciones dobles distribuidas en tres plantas, que se organizan en torno a un patio interior, típico de los antiguos caserones de Triana y Vegueta y que según Haddad "funciona muy bien con el clima canario". Todas las habitaciones dan a este patio, lo que dará como resultado "una estancia más tranquila y sosegada". También está previsto instalar un chill out en la azotea.

El objetivo del propietario, que prefiere permanecer en el anonimato, es iniciar la obra de remodelación a finales de este año. "En menos de un año estará construido. La esperanza nuestra es que a finales de 2019 ya esté funcionando", destaca el dueño, que aclara que el hotel no tiene todavía nombre definitivo. "De momento le hemos puesto Hotel Cano 21", pero no se descarta que se cambie la denominación.

Javier Haddad es autor, junto a Ramón Checa y Luis González, de la pasarela Onda Atlántica del istmo de Santa Catalina. También ha diseñado varias tiendas de Apple en Europa, entre ellas la de la Puerta del Sol, en Madrid.

El edificio de Cano, que tiene 548 metros cuadrados construidos, se comercializa a través de idealista.com, donde se vende por 850.000 euros. El propietario explota a pocos metros, en la calle Travieso, tres viviendas vacacionales desde el pasado 12 de abril, un negocio que, asegura, está funcionando de maravilla, bajo el nombre de Loft MCH Canarias. El nuevo hotel emblemático se sumará, cuando abra sus puertas a finales de 2019, a los numerosos proyectos hoteleros que se están poniendo en marcha o lo harán en breve tiempo en el casco histórico de la ciudad.

Aunque comenzó timidamente hace unos cinco años, el fenómeno de reconvertir los viejos caserones en pequeños hoteles emblemáticos o viviendas turísticas se ha incrementado en los tres últimos años, impulsado por el aumento del turismo en la capital grancanaria y las nuevas costumbres de muchos viajeros, que prefieren alojarse en los cascos históricos y conocer más de c erca su patrimonio y su cultura.

La oferta alojativa de Vegueta y Triana aglutina en estos momentos siete casas emblemáticas y cuatro hoteles urbanos, así como un extenso listado de viviendas y apartamentos turísticos.

A estos establecimientos se unirán dentro de poco una decena de proyectos que están pendientes de licencia o de la redacción del proyecto. Entre ellos figuran la transformación del caserón de San Bernardo, esquina Viera y Clavijo, y la rehabilitación de la Casa del Deán, un caserón del siglo XVI en estado ruinoso, que serán rehabilitados para acoger apartamentos turísticos.

Compartir el artículo

stats