Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El suministro de combustible cae por la crisis de Aegean y fallos en una gabarra

La multinacional se lleva de La Luz dos de sus tres buques mientras se acoge a la ley estadounidense de bancarrotas para contener el desplome de sus títulos

El suministro de combustible cae por la crisis de Aegean y fallos en una gabarra

El suministro de combustible cae por la crisis de Aegean y fallos en una gabarra

La caída del avituallamiento de combustibles en el Puerto de La Luz, que en octubre se dejó un 18,94% en relación con el mismo mes del año pasado, se debió a dos factores sin conexión cuya combinación ha acabado por afectar a la evolución positiva que había mostrado el recinto capitalino en este apartado durante los últimos tiempos.

El primero es la complicada situación que atraviesa la multinacional Aegean, que disponía de tres gabarras de suministro -este procedimiento, el del bunkering en fondeo, es muy habitual en el Puerto de La Luz-. La compañía anunció en octubre su decisión de acogerse al capítulo 11 de la ley de bancarrotas estadounidense para tratar de contener el desplome de sus títulos que tuvo lugar en junio. Ese mes se inició una auditoría de la compañía en la que se han detectado pagos por mercancías nunca entregadas, contratos inflados y precios fraudulentos en relación con la construcción de una terminal en los Emiratos Árabes, según publicó hace algunas semanas el diario financiero Wall Street Journal.

El hecho de acogerse a la ley de bancarrotas permitirá a la compañía iniciar un proceso de reestructuración de la mano de uno de los mayores traders mundiales de materias primas relacionadas con la energía, Mercuria, aunque la situación ya se siente en puertos como el de La Luz, donde la compañía venía operando con normalidad. La compañía ha recortado gastos y de acuerdo con fuentes portuarias ha sacado de La Luz dos de las gabarras con las que trabajaba: una de ellas se ha marchado a Santa Cruz de Tenerife fletada por Cepsa y la otra está de regreso en el Mediterráneo.

El segundo factor que ha influido de manera negativa en la evolución del suministro de combustibles en el Puerto ha sido la avería de otra de las gabarras que habitualmente prestan servicios de bunkering en las zonas de fondeo habilitadas por la Autoridad Portuaria. Las mismas fuentes señalan que desde hace dos meses una de las Spabunker tiene un motor averiado y para moverse por el puerto necesita que un remolcador la transporte, lo que ralentiza las operaciones debido a la alta ocupación de este tipo de buques para otras maniobras habituales en la operativa portuaria.

Desde la Autoridad Portuaria de Las Palmas se insiste en que la situación, que ha provocado el desvío de algunos buques a puertos cercanos para abastecerse de combustible, es puramente coyuntural y se solventará pronto. Por un lado, desde Aegean se ha asegurado al ente que en el primer trimestre de 2019 llegará otra gabarra a La Luz y por otro se confía en que las piezas necesarias para reparar el motor de la embarcación estropeada lleguen a lo largo de este mes.

El avituallamiento en La Luz, que acumula cuatro meses consecutivos por debajo del nivel alcanzado en 2017, se mantiene aun así en cabeza del sistema estatal. Entre enero y octubre desde el recinto capitalino fueron suministradas 2.162.649 toneladas (un 0,25% menos que en los diez primeros meses del año pasado).

A pesar de estos datos negativos, la imparable caída de su gran competidor en este apartado, el Puerto de Algeciras, le permite conservar el primer puesto: el recinto del oriente gaditano, que lucha contra la competencia del petróleo libre de impuestos que Gibraltar suministra a pocos kilómetros en la misma bahía, ha perdido un 13,90% de cuota de mercado durante este año con un total de 2.059.468 toneladas.

Compartir el artículo

stats