Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La mayor empresa de Gibraltar quiere servir combustible en el Puerto

Peninsula Petroleum solicita a la Autoridad Portuaria licencia para operar en La Luz

La mayor empresa de Gibraltar quiere servir combustible en el Puerto

La mayor empresa de Gibraltar quiere servir combustible en el Puerto

La sociedad Peninsula Petroleum ha solicitado a la Autoridad Portuaria de Las Palmas el otorgamiento de una licencia para poder comenzar a abastecer de combustible a los buques que recalan en el Puerto de La Luz, según confirman fuentes portuarias conocedoras de la operación. La petición, que en estos momentos está siendo tramitada por el organismo, supondrá la incorporación de un nuevo operador a un servicio comercial en el que el recinto capitalino ocupa el primer lugar del sistema estatal a pesar de los últimos altibajos.

Aunque Peninsula Petroleum solicite ahora la autorización para poder prestar este servicio de manera directa, no es una empresa nueva en el Puerto de La Luz. La compañía, que tiene su origen en Gibraltar, lleva instalada en Canarias desde el año 1999, pero hasta ahora había operado siempre como trader, es decir, como intermediario en la compraventa de los hidrocarburos que después son suministrados a los buques por los operadores autorizados. En su caso, Petrocan.

Durante años, Peninsula Pe-troleum almacenaba sus productos en las instalaciones de esta filial regional de Cepsa, aunque en los últimos tiempos ha ocu- pado el tancaje del que disponía la petrolera Ducar, de acuerdo con las mismas fuentes. Con la licencia que han solicitado podrá operar directamente suministrando combustible a barcos en el Puerto y no como lo venía haciendo hasta el momento, a través de Petrocan.

Peninsula Petroleum llegó a Canarias en una de sus primeras expansiones tras ser creada en 1996 por una de las principales familias de negocios de la colonia británica del sur peninsular. Los Bassadone se encuentran al frente de Gibunco, el mayor grupo empresarial privado de Gibraltar -también presente desde hace años en el Puerto de La Luz- con intereses en sectores como el transporte marítimo, la ingeniería naval o el negocio inmobiliario, además del suministro de combustible.

Tras su creación, la compañía cruzó rápidamente el Estrecho para instalarse en la ciudad autónoma de Ceuta y saltó también a Panamá en sus primeros años. A partir de 2001, Peninsula Petroleum estableció una red de oficinas de reventa y desde entonces su volumen anual de toneladas suministradas ha crecido de manera estable: si en el año 2000 servían 557.346 toneladas, en 2017 superaban los 14 millones.

El desembarco completo en Canarias coincide con el plan de negocios a cinco años que el director de Peninsula Petroleum, John A. Bassadone, describió en una entrevista concedida al diario londinense the Guardian en 2015. En aquella ocasión anunció los planes de la empresa para establecerse como suministradora directa en puertos en los que cuenta con una cartera consolidada de clientes, pero en los que hasta el momento solo actúa como intermediaria. Desde entonces ha consolidado su posición en Panamá, pero también en otros enclaves estratégicos en el transporte marítimo global como los puertos de Houston, Algeciras, Amsterdam, Rotterdam y Amberes.

La decisión de establecerse en Gran Canaria coincide con un momento en el que el Puerto de La Luz ha superado a Algeciras hasta recuperar un primer puesto como 'gasolinera del mar' de España que ya había alcanzado décadas atrás, durante el cierre del canal de Suez, aunque diversas circunstancias han frenado el crecimiento que el recinto capitalino había experimentado en los últimos dos años.

El Puerto descendió en octubre un 18,94% en avituallamientos en relación con el mismo mes de 2017, lastrado sobre todo por los problemas financieros que atenazan a la multinacional de origen griego Aegean -que se ha llevado de la Isla dos de las tres naves con las que abastecía a buques en fondeo, aunque se prevé que traiga una de vuelta- y por los fallos mecánicos de otra gabarra, que ha de ser remolcada para operar debido a problemas en el motor.

Compartir el artículo

stats