Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pleno municipal La gestión de los servicios esenciales

El Tripartito salva de la reprobación a Álvarez pese al colapso en la limpieza

Dimite el segundo gerente que ha tenido el servicio en tres años

30

Pleno del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, el último de 2018

Ni el alcalde Augusto Hidalgo ni los concejales del gobierno Tripartito salieron en defensa de la edil de Sostenibilidad y Limpieza, Pilar Álvarez, frente a las críticas contra su gestión pero la salvaron con sus votos de la reprobación que exigieron los tres grupos de la oposición, en el pleno ordinario de ayer, a causa del colapso y otras deficiencias que están afectando al servicio por la falta de personal. La incapacidad para resolver las carencias de personal ha obligado al alcalde a negociar con los sindicatos un operativo especial, a costa de las libranzas de los fines de semana de los trabajadores, para retirar las basuras de las calles durante las fiestas navideñas.

Aún así, los trabajadores del servicio de limpieza advertían ayer que los barrios se van a resentir durante la próxima semana porque el 31 de diciembre vence el contrato de 143 barrenderos temporales y aún no se sabe cuando entrarán los 280 que se iban a incorporarse con la bolsa de trabajo convocada de urgencia a principios de mes. Esta misma semana ha renunciado a su cargo el gerente del servicio de limpieza, Agustín Villalba, nombrado hace un año y el segundo que ha optado por marcharse desde 2016.

La portavoz de Unidos por Gran Canaria (UxGC), Ángeles Batista, fue la encargada de reclamar la reprobación de Pilar Álvarez , a la que acusó de "intenciones maléficas" y le pidió que renunciara a su cargo para "recuperar la dignidad" de esta ciudad. "Los gerentes se van porque no pueden trabajar para usted", sostuvo la edil, al tiempo que pidió que se le prorrogue los contratos a los 143 barrenderos, que vencen el 31 de diciembre, y anule los expedientes de "nulidad" que pesan sobre ellos. "Usted lo ha hecho rematadamente mal y los sindicatos no la quieren como interlocutora. Su gestión ha sido un desaguisado y un despropósito. No ha conseguido cambiar la fórmula jurídica del Órgano de Limpieza en casi cuatro años. No ha hecho una a derechas porque ni siquiera el personal fijo está contento con su gestión", se despachó Batista.

La portavoz de Ciudadanos (Cs), Beatriz Correas, echó más leña al fuego y advirtió que la ciudad "se está convirtiendo en un estercolero, y no es un problema de los empleados públicos sino de una mala gestión". En el mismo sentido se pronunció la edil del Partido Popular (PP), Rosa Viera, que acusó a Álvarez de tener la plantilla bajo mínimos por su incapacidad para cubrir las vacantes, cuyo porcentaje supera el 50% de la plantilla, por los retrasos y defectos de las Ofertas Públicas de Empleo (OPE) y bolsas de trabajo convocadas. "El servicio es un caos; con más dinero que nunca tenemos peor gestión que nunca. Javier Doreste decía que existían disfunciones en el servicio, yo le llamo caos. Alcalde, debería reprobarla por el bien de esta ciudad y de los trabajadores". Álvarez se defendió apelando a la empatía, lo que provocó un murmullo reprobador por parte de los trabajadores que acudieron al pleno. Consideró que las críticas a su gestión responden a una estrategia de "posverdad" y a la "demagogia preelectoral". Tras escudarse en la herencia recibida, reconoció que tres años y medio después no ha sido capaz de culminar los diez procesos selectivos iniciados, con los que se pretende cubrir más de 362 vacantes en Limpieza Viaria, Recogida y Servicios Especiales. "Los objetivos se están cumpliendo. No pienso renunciar. Pido disculpas porque algunos de los errores los tenía que haber previsto", dijo.

Por otro lado, los tres grupos de la oposición criticaron también el establecimiento de un sistema de pluses de productividad para subirle el sueldo a los cargos directivos, que podrán incrementar sus salarios entre 10.00 y 15.00 euros y pasarían a ganar entre 73.000 y 68.000 euros brutos al año. Tanto Ángel Sabroso, portavoz del PP, como Beatriz Correas calificaron de "subida encubierta" la medida, que fue denominada por el edil de Recursos Humanos, Mario Regidor, como "experiencia piloto", para extenderla luego al resto de la plantilla a través de la evaluación del desempeño. "Esta subida encubierta", dijo Correas, "lo único que hace es alimentar el clientelismo y el amiguismo político". Sabroso instó al Tripartito a que sea valiente "y haga sin disimular ni engañar a nadie la subida de sueldo que está intentando desde hace año y medio. No hace falta este paripé absurdo. Sea valiente".

Ralons tiene el dinero pero no paga

  • "Queremos cobrar". Las demandas de las limpiadoras de los colegios públicos de la capital y sus representantes de UGT, que se concentraron en Santa Ana, se oían desde el interior del salón de sesiones. La empresa Ralons, concesionaria del servicio, aún no les ha abonado todavía la paga extra de Navidad, pese a que el Ayuntamiento le ingresó el pasado 19 de diciembre un total de 477.727 euros para hacer frente a las pagas de los más de 200 trabajadores. En el listado presentado por la concejala de Lourdes Armas se refleja que el Ayuntamiento ha pagado en tiempo y forma todos los meses del año, pese a que los trabajadores siguen sufriendo retrasos en el cobro de sus nóminas. Armas pretende sacar a finales de enero a concurso el servicio, que gestiona en precario desde hace más de un año la empresa del presidente de la UD, Miguel Ángel Ramírez.

Compartir el artículo

stats