El Consejo de Ministros aprobó en su reunión del pasado viernes un Real Decreto que actualiza la normativa relativa a la consignación de buques para, según indica el Ministerio de Fomento en un comunicado, "mejorar el tráfico comercial marítimo en España".

El objeto de este nuevo marco legal para el sector es dotar de mayor transparencia y aclarar las obligaciones de los consignatarios, así como la forma de dar cumplimiento a las mismas, de acuerdo con el departamento que dirige José Luis Ábalos.

La norma crea, además, un registro de agentes consignatarios, de carácter público y administrativo, que se constituirá como una base de datos informatizada y accesible. De acuerdo con el Ministerio, la herramienta facilitará por una parte el acceso de armadores y navieros a estos servicios y, por otra, mejorará el control del cumplimiento de las obligaciones por parte de las Administraciones Marítimas y Portuarias. Asimismo, su activación "dota de mayor transparencia a las obligaciones de los consignatarios y se aclaran sus funciones y su forma de funcionamiento", añade el comunicado.

La misión de los consignatarios se centra en el desarrollo de las gestiones que requiere un buque en puerto, actuando en nombre del armador o naviero. Su presencia es obligatoria en el caso de buques extranjeros y para naves españolas en los casos en los que el armador o naviero no disponga de medios en el puerto de escala.

Este Real Decreto se traducirá en un mejor servicio de los agentes consignatarios, lo que en definitiva redundará en una mejora del tráfico marítimo y de su seguridad, de acuerdo con el Ejecutivo.