Las lluvias que se registraron esta semana en Las Palmas de Gran Canaria dejaron al descubierto los desniveles del nuevo carril bici que se está construyendo en la calle Francisco Gourié. La vía se quedó salpicada de charcos en distintos puntos del recorrido que se está habilitando estos días. Tampoco aguantó bien el chaparrón el carril bici de Paseo de Chil, que también es de reciente creación y donde aparecieron desconchones en la pintura tras los chubascos.